Dinero

Los empresarios se plantan ante el Gobierno: exigen tener libertad para bajar los sueldos

Solo aceptan que se prohíban los despidos como durante la pandemia porque a cambio existe el mecanismo extraordinario de los ERTE

photo_camera Pedro Sánchez.

Los empresarios se plantan ante el Gobierno y exigen tener libertad para poder bajar los sueldos. Solo aceptan que se prohíban los despidos como ya ocurrió durante lo peor de la pandemia porque existe la alternativa de los ERTE para poder acogerse en caso de que la empresa afronte dificultades económicas.

Por lo pronto, el Consejo de Ministros aprobará este martes un paquete de medidas para paliar el impacto desatado por la invasión rusa de Ucrania, que incorporará, entre otras decisiones, la limitación del precio de los alquileres para evitar actualizaciones abusivas ante la escalada de la inflación y el veto a los despidos objetivos que aleguen causas económicas relacionadas con la crisis provocada por la guerra.

También se ampliará la cobertura del Ingreso Mínimo Vital para llegar a más familias vulnerables. Pero lo que no ha logrado la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, es incorporar al decreto anticrisis la prohibición a los empresarios de bajar sueldos.

Un asunto que, según han explicado fuentes del Gobierno, Pedro Sánchez ha preferido dejar para la negociación del pacto de rentas con la patronal y los sindicatos, que siguen debatiendo sobre el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC).

Plante de los empresarios

Sin embargo, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes de la CEOE, los empresarios se han planteado ante el Gobierno.

Han rechazado cualquier posibilidad de establecer algún límite adicional a los ya existentes para bajar los salarios en una empresa. Han exigido tener total libertad para poder bajar los sueldos en tiempos de crisis.

El Ejecutivo no ha llegado a precisar cómo limitaría las bajadas salariales. En la actualidad hay dos vías para modificar las condiciones salariales: la conocida como el “artículo 41” de modificación sustancial de condiciones laborales -en la que la empresa debe negociar la medida con la representación legal de los trabajadores-.

También existe la inaplicación de un convenio sectorial, más orientado a poner en suspenso un incremento salarial pactado u otras mejoras.

Aceptan prohibir despidos

En cambio, la patronal ha planteado menos batalla contra la prohibición de ejecutar despidos objetivos motivados por la actual crisis derivada de la guerra en Ucrania y su impacto en la economía.

 

Recuerdan que ya se hizo con la pandemia de Covid, cuando el Gobierno prohibió las extinciones de contrato fundamentadas en la crisis sanitaria.

Las patronales, que ya rechazaron férreamente esta medida durante la pandemia, han preferido no evaluar ahora la medida hasta que no sea firme y esté sobre la mesa. Algo que todo parece indicar que ocurrirá este martes en el Consejo de Ministros.

El real decreto ley de 27 de marzo, de medidas laborales para combatir los efectos de la pandemia, introdujo la prohibición de despedir de manera objetiva motivada en la crisis sanitaria. Así, esa norma indicaba que la fuerza mayor y las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción en las que se amparan las medidas de suspensión de contratos y reducción de jornada que se habían aprobado días antes (el 17 de marzo) “no se podrán entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo ni del despido“.

A cambio, las empresas recuerdan que pueden recurrir ya -sin necesidad de que los tenga que activar el Consejo de Ministros- a los ERTE habituales por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP) que, desde la reforma laboral, tienen nuevos requisitos, si bien estos cuentan ahora con menos ayudas para las compañías.

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable