Dinero

Los supermercados empiezan a utilizar la Inteligencia Artificial para reducir un 40% el desperdicio de alimentos

Las grandes superficies calculan un ahorro de entre 1,5 y 2 millones de euros gracias a una aplicación que anticipa la demanda real de productos

photo_camera Los supermercados empiezan a utilizar la Inteligencia Artificial para reducir el desperdicio de alimentos

La apuesta por la tecnología y la digitalización de los procesos ha entrado en la realidad de las grandes cadenas de supermercado. Las grandes superficies han comenzado a utilizar la Inteligencia Artificial para reducir el desperdicio de alimentos hasta en un 40%.

Tal y como explica Enric Quintero, CEO y fundador de Datarmony, empresa especializada en la Inteligencia Artificial y puntera en esta nueva tendencia “una gestión eficiente del stock es fundamental en la reducción de gastos”.

La compañía ya colabora con famosas empresas en nuestro país y aunque reconocen que el ritmo en el resto de Europa va más acelerado que en España, saben que esta tendencia llega a nuestro país para quedarse.

En el caso de los supermercados, la cadena Noruega Meny ha reducido un 40% su desperdicio en alimentos. En el caso de España, esta empresa ayuda a la eficiencia y a evitar producir mas restos innecesarios en empresas como Alcapravo.

Según explican desde la compañía a ECD, la inteligencia artificial sirve no solo para ahorrar costes sino para que los procesos sean más eficientes.

En España se desechan más de 1 millón de toneladas de alimentos cada año

Tal y cómo indica Quintero “el tema del desperdicio no es algo puntual, los supermercados son conscientes de que existe un problema”.

Según el Ministerio de Agricultura, en 2021 se desecharon hasta 1,2 millones de toneladas de alimentos y desde el mismo departamento calculan que cada español tira a la basura 28 kg de comida al año.

Aunque el grueso del desperdicio se produce en las grandes superficies y cadenas dedicadas a los alimentos, Quintero recuerda la importancia de tener un consumo responsable.

El impacto de estas técnicas, sin embargo, va más allá de la reducción de costes. Por un lado, continúa el experto, se pueden desarrollar algoritmos que ayuden a optimizar rutas de transporte o a implementar métodos de almacenaje más eficientes, y, por otro, se reduce el impacto medioambiental.

¿Cómo se hace?

Datarmony ha puesto en marcha un algoritmo y una aplicación que, tras medir exhaustivamente la demanda, indica a estas superficies cuantos productos se van a vender, sin necesidad de que adquieran más y se vean obligados a desecharlos al final de la jornada.

“Hacemos una previsión de la demanda de productos frescos y vemos en tiempo real que tendencias de consumo predominan”, indica Quintero.

 

También se tienen en cuenta, indican desde la compañía, factores de contexto, como los meteorológicos o el día de la semana.

El sistema es sencillo, explica: “tenemos una formula que nos permite hacer una simulación para ver qué desperdicio puede haber y ayudamos a reducirlo hasta en un 40%”.

Desde la compañía indican que una cadena de aproximadamente 100 sucursales pueden conseguir un ahorro de entre 1,5 y 2 millones de euros netos, incluyendo los costes de la propia empresa.

Regulación legal

En España, ya hay un marco regulatorio cuyo objetivo se basa en producir cada vez menos desechos en la comida. En verano se aprobó el Proyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario. Ahora, con la cesta de la compra cada vez más cara y unos consumidores cada vez más cautos a la hora de gastar en productos frescos surge esta opción.

Aunque esta ley ya estaba en marcha en otros países europeos, con su entrada en España se comenzarán a aplicar multas si se lleva a cabo una producción irresponsable o desecho de comida de manera innecesaria, así que, indican desde Datarmony “ya sea por ser conscientes del problema y querer atajarlo, o por evitar multas, cada vez más cadenas de supermercados van a intentar reducir el desperdicio de alimentos”, termina diciendo.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes