Dinero

Marta Ortega llevaba meses rodándose como presidenta de Inditex

Desayunos a diario con el director financiero, visitas a tiendas por todo el mundo, control personal de los rankings de ventas para ajustar pedidos…

photo_camera Amancio Ortega.

Marta Ortega ocupará la presidencia de Inditex, la compañía que fundó su padre, Amancio Ortega, en 1963. Es el relevo que el fundador del gigante textil tenía en la cabeza desde hace años. De hecho, encargó a su hija mayor hace varios meses ir rodándose discretamente para el puesto.

Inditex ha anunciado este martes una revolución en su cúpula, con el nombramiento como presidenta de Marta Ortega en sustitución de Pablo Isla, que llevaba al frente del grupo 10 años y que ha sido el artífice de la transformación digital de la compañía.

El nombramiento de Ortega supone culminar el relevo generacional iniciado entonces por el fundador de Inditex, dejando ahora en manos de su hija la gestión del imperio.

Marta Ortega llevaba meses cobrando mayor protagonismo mediático. “Siempre estaré donde la empresa me necesite más”, declaró en septiembre en una entrevista con el diario estadounidense The Wall Street Journal.

Marta Ortega no ha tenido un cargo

Fuentes de Inditex en la sede central de Arteixo (La Coruña) a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, explican que la hija de Amancio Ortega no ha tenido hasta ahora un cargo definido en Inditex, no es miembro del consejo, ni vicepresidenta del grupo, ni presidenta ejecutiva de alguna filial, ni directora general de ningún departamento.

Sin embargo, aseguran que su perfil ha ido creciendo sin parar en los últimos meses y afirman que una de las señales más evidentes fue el paso al frente que dio con la citada entrevista.

Marta Ortega asumirá la presidencia de Inditex en abril después de catorce años trabajando en distintos destinos y departamentos del gigante textil. Tras estudiar en un internado suizo y en la European Business School de Londres, su primera inmersión profesional en el grupo fue en el Zara Kids Road de la capital británica.

Meses rodándose como presidenta

“Son cambios relevantes, muy meditados”, declaró el todavía presidente, Pablo Isla, este martes en rueda de prensa ante los medios de comunicación. “Llevamos tiempo preparando esta transición de manera discreta, como solemos hacer las cosas en Inditex”, explicó.

De hecho, las fuentes del gigante textil consultadas por ECD explican que Marta Ortega “llevaba meses rodándose como presidenta”. Admiten que ahora se entienden internamente algunos movimientos discretos de la hija del fundador. El empresario gallego ha acabado ejecutando un plan que tenía en su cabeza desde hace años.

 

Aseguran que el ascenso se produce a iniciativa de Amancio Ortega y del actual presidente de la compañía, Pablo Isla.

Desayunos con el director financiero

Antes de su nombramiento, Marta Ortega ocupaba un puesto sin nombre oficial desde el que se dedicaba a supervisar los diseños y la comercialización de la ropa de mujer, así como a gestionar la imagen de la marca.

Hasta el punto de que llegó a afirmar el pasado mes de septiembre en The Wall Street Journal que no sabía “nada de las grandes cifras”. “Ni siquiera queremos hablar sobre ellas”, señalaba. “En nuestro trabajo diario no es algo que nos preocupe”.

Sin embargo, fuentes internas de la compañía aseguran que la recién designada presidenta se ha reunido todas las mañanas en los últimos meses con el director financiero y de operaciones de Zara, Miguel Díaz, y todo su equipo. Insisten en que se ha tratado de desayunos diarios.

Visitas a tiendas por todo el mundo

Además, la hija de Amancio Ortega ha ido visitando en los últimos meses tiendas de Inditex por todo el mundo y se ha encargado incluso de supervisar el ‘merchandising’ de la marca.

Ha programado visitas semanales a los establecimientos, especialmente a los de Zara, porque su obsesión “es estar muy cerca del producto”. Inditex cuenta con una red de más de 6.600 tiendas por el mundo.

Marta Ortega habla perfectamente inglés, francés y se defiende en italiano. “Acude a cada inauguración de establecimiento que puede, sea en Roma o en A Coruña”, afirman en la compañía. Recuerdan que la última vez que se le vio en público fue hace dos semanas en la apertura de Zara Home Kids en A Coruña.

Control de los rankings de ventas

Por si esto fuera poco, según fuentes internas, otra de las responsabilidades discretas que ha asumido la hija de Amancio Ortega en los últimos meses de ‘rodaje’ para llegar a la presidencia ha sido el control de los rankings de ventas.

Afirman que el objetivo de la ejecutiva ha sido identificar casi en tiempo real los diseños más vendidos y poder así reajustar los pedidos.

Ha creado un ‘Comité de Veteranos’

Entre los cambios aplicados por la multinacional no hay ningún fichaje externo. Son todo movimientos con hombres y mujeres “de la casa”. Se ha diseñado un relevo importante pero sin estridencias, y en el que predomina la continuidad, destacan a Confidencial Digital fuentes del sector.

Sale Pablo Isla y entra Marta Ortega, quien estará apoyada por el nuevo consejero delegado ejecutivo, Óscar García Maceiras. La nueva estructura organizativa incorpora un ‘Comité de Veteranos’, compuesto por directivos procedentes de distintas áreas corporativas y con una larga trayectoria en el grupo.

Óscar García Maceiras, hasta ahora secretario general y del consejo, se convertirá en CEO de Inditex con efecto inmediato, en sustitución de Carlos Crespo, que pasará a ser director general de operaciones.

El recién creado Comité de Dirección estará formado por Carlos Crespo, director general de Operaciones; Pablo del Bado Rivas, director general de Pull&Bear; Miguel Díaz Miranda, director financiero y de operaciones de Zara; Ignacio Fernández Fernández, director general de Finanzas de Inditex; Javier García Torralbo, director general de E-Commerce de Zara; Begoña López-Cano Ibarreche, directora general de Personas de Inditex; Beatriz Padín Santos, directora de Mujer de Zara; Jorge Pérez Marcote, director general de Massimo Dutti; y Óscar Pérez Marcote, director general de Zara.

Consolidar la transformación digital

Hay que recordar que 2020 fue el año más duro para Inditex en toda su historia debido a la pandemia. A pesar de tener las tiendas cerradas durante gran parte del ejercicio, la compañía cerró con un beneficio de 1.106 millones de euros, un 70% menos frente a los 3.639 de un año antes. Las ventas del grupo alcanzaron los 20.402 millones.

Fuentes del sector explican a ECD que el mayor reto de Marta Ortega será ahora consolidar la transformación digital y logística del grupo, que lleva años desarrollando una compleja arquitectura digital que reposa sobre una plataforma propia (Inditex Open Platform) que permite, entre otras cosas, preparar los pedidos online en las propias tiendas.

Este modelo salvó a Inditex durante el confinamiento, ya que le permitió crecer en las ventas online y usar las tiendas físicas (que no podían abrir al público) como punto de reparto.

Almeida recalca la “necesidad” de recordar el Holocausto para que “no vuelva a suceder”

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable