Dinero

Un millón de españoles no se beneficiarán de la bajada de la luz tras pasarse de la tarifa regulada al mercado libre en el último año

Las eléctricas lanzaron agresivas ofertas a los clientes para que se cambiaran y ahora han quedado fuera del recorte del Gobierno

Factura de la luz.
photo_camera Factura de la luz.

A falta de que se concreten los últimos detalles técnicos, España y Portugal han arrancado a Bruselas un pacto clave para rebajar la factura de la luz de hogares y empresas. Sin embargo, un millón de españoles no se van a poder beneficiar de esta bajada tras haber aceptado una oferta de las eléctricas en el último año.

Por lo pronto, España y Portugal podrán limitar el precio del gas que utilizan las centrales térmicas para generar electricidad, una medida que arrastrará al conjunto del sistema eléctrico a niveles mucho menores que los registrados en los últimos meses, según el Gobierno. 

En cambio, las eléctricas explican que esta medida no afectará casi en absoluto a nivel de precios, solo afectaría si se desengachara la PVPC del mercado internacional porque eso solo ocurre en España; como se hizo en Portugal y no tienen ese problema. Además de fomentar las energías renovables que son mucho más baratas, y eso es ahora a lo que aseguran que se dedican las compañías.

Pero no todo son buenas noticias. La reforma del mercado eléctrico que el Gobierno ha pactado con Bruselas para contener la escalada de los precios de la electricidad excluye a casi dos terceras partes de los puntos de suministro que hay en España.

De este modo, cerca de 20 millones de clientes, de los alrededor de 30 millones que existen, no verán reflejada de inmediato el recorte de la tarifa que prevé implementar el Ejecutivo, y que espera que se haga efectivo en el recibo del mes de mayo.

Fuentes del sector eléctrico matizan a ECD que ese 80% de la demanda eléctrica no se beneficia del supuesto beneficio del tope del gas, entre otras cosas porque si tuviera que tomar el precio de la PVPC con tope de gas, tendría que pagar mucho más. Es decir, los precios que tienen contratados son muy inferiores a lo que se calcula de la PVPC con tope de gas.

La rebaja, que se estima entre 20 y un 30%, se limitará a aquellos usuarios que tengan contratada la tarifa regulada PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), a la que están acogidos menos de 10 millones de clientes, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Un millón de clientes excluidos

El alivio en la factura regulada por el Gobierno se producirá después de que más de 1,25 millones de usuarios abandonaran en 2021 el PVPC para pasar al mercado libre. En 2020, de acuerdo con los datos de la CNMC, había en España 11 millones de consumidores acogidos al PVPC, de los 29,8 millones que había en total.

En consecuencia, al cierre del año pasado la cifra se situaría en unos 9,75 millones. El trasvase del último ejercicio duplicó el volumen que se había registrado en los años precedentes: 575.000 en 2020 y 660.000 en 2019.

 

Este incremento se contextualiza en el alza del recibo de la luz de aquellos contratos indexados al precio del mercado de contado, como es el caso del PVPC. En concreto, alcanzó el 45% en 2021 frente a 2020, lo que en términos monetarios implica 229 euros anuales para un consumidor medio.

Una subida que contrasta con aquellos usuarios acogidos a un precio fijo en el mercado libre por uno o más años, aunque en las comercializadoras explican que los nuevos contratos que se han pasado de la PVPC al mercado libre siguen siendo más bajos que si se aplica el tope de gas señalado por la Comisión Europea.

Aceptaron las ofertas de las eléctricas

El impulso del traspaso de clientes del mercado fijo al libre se enmarcó en el último año además en las potentes ofertas lanzadas por las comercializadoras eléctricas.

Ahora, sin embargo, la rebaja que promueve el Gobierno no tendrá efectos sobre estos contratos hasta su finalización, si bien a medio plazo -renovaciones o nuevos- cabe esperar que la presión a la baja que ejerza el PVPC propicie igualmente menores precios.

Sin embargo, las eléctricas han amenazado con cobrar a esos clientes la compensación por el tope al gas. En las compañías responden que es el Gobierno el que pretende imputarle esa cantidad al 80% de la demanda que tiene precios fijos, y no ellas. 

En cualquier caso, si el incentivo de los últimos meses era para que los clientes pasasen del mercado regulado al libre, no se descarta ahora que esta dinámica dé un giro de 180 grados.

En el sector destacan que las gasistas y petroleras han obtenido un enorme beneficio extraordinario en el último año, mientras que las eléctricas lo han visto considerablemente disminuido en España.

Películas, series y documentales de estreno en Netflix España en Junio de 2022

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?