Dinero

Pedro Sánchez abre la puerta de los ministerios económicos a Podemos

El PSOE ha trasladado a Irene Montero que esta vez no habrá vetos en las carteras de Trabajo, Industria y Vivienda

María Jesús Montero, Isabel Celaá y Nadia Calviño.
photo_cameraMaría Jesús Montero, Isabel Celaá y Nadia Calviño.

La exigencia de Podemos de estar al frente del Ministerio de Trabajo fue una de las principales razones del fracaso de la investidura en julio, al negarse el PSOE a ceder una cartera que Pedro Sánchez consideraba clave. Ahora, sin embargo, el presidente está dispuesto a abrir la puerta de varios departamentos económicos a la formación morada.

A la espera de la formación de Gobierno, el temor más extendido en las principales empresas del país es que se configure un Ejecutivo que amenace la estabilidad económica, en un momento en el que asoman los indicadores de desaceleración, cuando no de estancamiento, y en un contexto internacional desalentador.

Un descontrolado aumento del gasto que ponga en riesgo la reducción del déficit y los altos niveles de deuda, junto con la posibilidad de una subida de impuestos y cambios en la legislación laboral, tienen alarmados a los grandes empresarios.

De los pocos detalles que se van conociendo sobre ese hipotético gobierno de coalición del PSOE con Podemos, se da por hecho que Pablo Iglesias será vicepresidente y que su partido ocupará tres ministerios “sociales”. Está por ver si, además de Nadia Calviño como vicepresidenta económica, Carmen Calvo mantiene la vicepresidencia política.

“¿Meterá mano Iglesias en la economía?”

A diferencia del anterior intento de investidura, Pedro Sánchez y su equipo económico en La Moncloa no han conseguido esta vez rebajar la inquietud que ha generado en las cúpulas empresariales el principio de acuerdo con Unidas Podemos.

Entonces, Sánchez quiso despejar cuanto antes las incertidumbres de los grandes empresarios, y para eso fue muy claro en el mensaje que les trasladó: “Pablo Iglesias no mandará ni meterá mano en la economía”.

Sin vetos en los ministerios económicos

En cambio, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las negociaciones, Sánchez se muestra abierto ahora a que dirigentes de Unidas Podemos ocupen varios ministerios del área económica.

Por lo pronto, en el entorno del presidente sólo confirman que los ministerios considerados de Estado (Defensa, Interior, Exteriores y Justicia) seguirán estando en manos del PSOE.

Entre las ofertas de Moncloa se levanta esta vez el veto a Trabajo y tampoco existe una especial resistencia a que Podemos asuma Industria o Vivienda. Las principales dudas radican, no obstante, en Hacienda o Fomento.

“Que Calviño supervise no tranquiliza”

Pese a que las competencias de estos ministerios se encuentren bajo la supervisión directa de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, no supone una garantía que haya contribuido a tranquilizar en este momento a las cúpulas empresariales, según reconocen a ECD fuentes empresariales.

El mensaje ha llegado a varias patronales y a destacadas compañías del Ibex 35. El balance general es que los presidentes de grandes empresas aplauden el compromiso de Pedro Sánchez con la estabilidad económica, pero les inquieta su intención de incluir a miembros de Podemos en varios departamentos económicos.

“Que un banco o una eléctrica tenga que negociar determinadas políticas con miembros de Podemos puede resultar complicado, si no modulan su posición actual”, advierten en uno de los principales bancos españoles.

Trabajo, el eslabón que frustró un acuerdo

Hay que recordar que la negociación de un gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos tras el 28 de abril fracasó definitivamente a finales de julio por un desacuerdo en las competencias de Trabajo.

Uno de los pocos puntos en los que hubo entendimiento entre las formaciones fue en la vicepresidencia social para Irene Montero. Sin embargo, el desacuerdo en las competencias de distintas carteras frustró el pacto.

El partido de Pablo Iglesias reclamó en un primer documento al PSOE cinco ministerios, entre los que se encontraban Hacienda, Transición Ecológica y Trabajo. Con el paso de los días, Unidas Podemos rebajó sus pretensiones y se mostró dispuesto a renunciar a Hacienda. La batalla se trasladaba así a Trabajo y a Transición Ecológica.

Iglesias renuncia a Transición Ecológica

Después, Unidas Podemos hizo pública en agosto una nueva oferta al PSOE, con cuatro propuestas de estructura de Gobierno en la que reclamaban, en todas ellas, al menos uno de los dos ministerios que en Moncloa calificaban como “irrenunciables”: el de Trabajo y el de Transición Ecológica.

Pese a ello, la formación morada asumía que Transición Ecológica nunca irá a parar a sus manos porque es una cartera “de nueva creación” por la que “apostó el PSOE”. No obstante, insistieron “hasta el final” por Trabajo.

Desde la coalición afirmaban entonces que esa cartera, actualmente dirigida por Magdalena Valerio, es una “obsesión” para Pablo Iglesias, quien considera vital tener “todas las competencias” de Trabajo para poder desarrollar su propio programa de gobierno.

En una entrevista en la Cadena SER, Iglesias insistió a principios de septiembre en que había renunciado a su aspiración de controlar el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, a cambio de dirigir únicamente las políticas activas de empleo.

“Si se añaden las políticas activas de empleo a la última oferta que nos hicieron durante la investidura fallida seguro que llegaremos a un acuerdo en cuestión de horas”, especificó Iglesias.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?