Dinero

Pedro Sánchez subirá las pensiones en enero: 10 euros más al mes

Ha pactado con el resto de partidos el visto bueno a un decreto ley que aprobará en el último Consejo de Ministros del año… pese a las reticencias de la Abogacía del Estado

Imagen de Pedro Sánchez en el debate del 4 de Noviembre de 2019
photo_cameraImagen de Pedro Sánchez en el debate del 4 de Noviembre de 2019

A poco más de dos semanas para que termine el año, los nueve millones de pensionistas no saben todavía cuándo cobrarán la subida de 2020. El Gobierno en funciones tiene las manos atadas para aprobar un incremento de cara al próximo año. Sin embargo, el Ministerio de Trabajo ha pactado ya con los partidos políticos el visto bueno a un decreto ley.

Pedro Sánchez se comprometió, antes de las elecciones del 10 de noviembre, a revalorizar las pensiones conforme al IPC real, que en 2020 ha estimado en el 0,9%. También plasmó la propuesta en el Plan Presupuestario que remitió a la Comisión Europea a mediados de octubre.

En el entorno del presidente en funciones reconocen que Sánchez esperaba un mejor resultado el 10-N y que la formación de Gobierno fuera un mero trámite para aprobar la medida con plenas facultades antes de finalizar este ejercicio.

Pero, enfilando ya el mes de diciembre, la incertidumbre política se mantiene, ERC ha trasladado al PSOE que la investidura se va como mínimo al mes de enero y, con ello, sigue pendiente la actualización de las pensiones antes del primer día del año que viene.

Sin ninguna subida de la pensión en enero

Por el momento, la legislación que sigue vigente es la que incluye que, en caso de déficit del sistema de la Seguridad Social, las prestaciones sólo se incrementarán un 0,25%, esto es, el índice de revalorización de las pensiones.

En 2018 y 2019, como consecuencia de las negociaciones del Gobierno de Mariano Rajoy con el PNV para conseguir su apoyo a los Presupuestos de 2018, se estableció que la mejora sería del 1,6%.

El año pasado, y tras el cambio de Ejecutivo, Pedro Sánchez decidió llevar más allá la subida, hasta el 1,7%. Se argumentó que había que “evitar la pérdida de poder adquisitivo” de los pensionistas.

Para este 2019, el incremento ya aplicado del 1,6% no ha permitido que las pensiones mantengan su poder adquisitivo, sino que les reportará una notable ganancia ya que la inflación no superará el 1%, según las estimaciones del Banco de España o de la Comisión Europea.

Solo una mejora con carácter retroactivo

En estos momentos la incertidumbre se cierne sobre lo que sucederá a partir del 1 de enero de 2020. Los pensionistas deben comenzar el año con una subida del 0,25%, y sin ninguna mejora si el Gobierno no impulsa una solución de última hora.

Los jubilados sólo podrían aspirar a ingresar un incremento con carácter retroactivo a lo largo del próximo ejercicio en el momento en el que el Gobierno pudiera aprobar las diferentes medidas o incluirlas en los nuevos Presupuestos.

Una circunstancia que ha generado cierta intranquilidad entre los 8,7 millones de prestaciones que cobran un total de 9,7 millones de pensiones (alrededor de un millón de ellos reciben dos prestaciones, por lo general de jubilación y de viudedad).

Decreto ley pactado y una subida consensuada

Ante esta situación, Confidencial Digital ha podido confirmar que el Ministerio de Trabajo ha comenzado a trabajar en un plan para evitar que, si no hay formado un Gobierno con plenas funciones antes de final de año, los pensionistas no se vean afectados.

La solución de emergencia en la que se está trabajando es la siguiente. El Ejecutivo tiene pactado con el resto de partidos el visto bueno a un decreto ley, que aprobará en el último Consejo de Ministros del año, pese a las reticencias de la Abogacía del Estado.

Con ello, el Gobierno se garantiza que ningún grupo de la oposición denuncie la subida utilizando este recurso del decreto ley. Tendrían que enfrentarse a reacción de los pensionistas. Por lo tanto, si nadie recurre, la subida puede ejecutarse aunque exceda los límites legales que tiene un Gobierno en funciones.

Según las fuentes consultadas, Trabajo ha logrado también una posición consensuada sobre cuál debe ser el incremento de las pensiones: 10 euros al mes a partir del 1 de enero. O lo que es lo mismo: una subida del 0,9% desde comienzos de 2020.

Las reticencias de la Abogacía del Estado

Pese a todo, existen dudas sobre la capacidad que tiene un Gobierno en funciones para actualizar las pensiones. Hay que tener en cuenta que es una decisión de política económica que compromete al próximo Ejecutivo.

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, puntualizó hace unos días, al ser preguntada por esta cuestión, que el Gobierno se planteaba aprobar la subida por decreto ley, lo que implica que debe ser validado por el Congreso a través de la Diputación Permanente.

A pesar de que durante la campaña electoral Sánchez prometió que, durante el mes de diciembre actualizaría las pensiones según el IPC real, Valerio ha admitido ahora algunas dudas sobre si esto último podrá ser aprobado por un Ejecutivo en funciones. “La idea que tenemos es elevar una consulta a la Abogacía del Estado para ver si ésta es una de las cuestiones que podemos hacer en funciones o no”, explicó la ministra.

Madgalena Valerio ha declarado también en los últimos días que el compromiso del Gobierno en funciones sigue siendo ligar las pensiones a la inflación, con el objetivo de que los jubilados no pierdan poder adquisitivo el año que viene.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable