Dinero

Los pequeños productores de energía reclaman al Gobierno un precio mínimo de 42 euros por megavatio en la subasta de renovables para poder competir

En la última convocatoria las grandes compañías ofertaron electricidad a 12 años a precios que rondaban los 20 euros megavatio

El pasado 19 de octubre el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico celebró la segunda subasta para la asignación del Régimen Económico de Energías Renovables (REER). En esta se adjudicaron 3.124 megavatios de potencia generados por renovables, que deben ser suministrados durante 12 años a un precio que de media alcanzó los 31,65 euros. En la subasta que se realiza en el mercado marginalista el coste del megavatio alcanzó el 26 de octubre máximos de 262 euros.

Rafael Barrera, director general de Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (ANPIER) piensa que la "entrega de potencia a precio fijo durante 12 años, es una noticia fantástica para el sistema, se está garantizando megavatios a un precio bajísimo".

Las cifras también ponen de manifiesto que a medio plazo, hay la previsión de que haya precios muy bajos, si no, no iría nadie a subasta. "Si hubiera sospecha de que los precios iban a estar en 200 euros megavatio, nadie entraba por 30".

La subasta además ha sido un éxito, se ha cubierto prácticamente la totalidad de la potencia ofertada. Sin embargo, hay una pequeña partida, 300 megavatios, que se destinaron a la generación distribuida, es decir la electricidad de muchas pequeñas fuentes de energía en lugares lo más próximos posibles a las cargas, que no se han podido cubrir.

Barrera se lamenta de que no se ha cubierto porque no era rentable para las empresas igualar los precios de las eléctricas. "Las grandes empresas hacen el cálculo de que con sus recursos financieros o sus recursos de generación les interesa entregar la energía a ese precio tan barato durante 12 años", apuestan porque el coste del megavatio descenderá en un futuro.

El experto añade que las grandes eléctricas ofrecen así a las entidades bancarias una garantía de ingresos a través de la subasta que les ayuda a financiar el proyecto energético a un buen precio. 

Competencia

Para las empresas medianas es difícil entrar en ese juego porque los números no les salen. "Solo cuadran cuando las economías son de escala", reseña ANPIER, y añaden que agradecen "el detalle que ha tenido el Ministerio de intentar cubrir el 10% de la subasta con pymes y empresas vinculadas al territorio" pero piden un mayor apoyo.

"Hace falta ajustar la fórmula para que puedan entrar pequeños", denuncia Barrera. Y piensa que de no ser así, los no podrán competir a esos precios. Por ello cree que se debería ofrecer un precio mayor a los pequeños proyectos para que estos entren en rentabilidad. 

 

Por menos de 42 euros megavatio no salen los números a las pymes que operan energía solar. Aún con una subida de los precios en la subasta, el sector piensa que las alzas serían mínimas para el consumidor, ya que la mayoría de la generación distribuida se absorbe en el territorio. No habría pérdidas de potencia por el desplazamiento y los costes de transporte serían mínimos. 

Para poder ser viables participando en esta nueva iniciativa del Gobierno, piden que se planté un precio mínimo que sea tres euros superior a su margen de rentabilidad.

Carolina Darias pone énfasis en la necesidad de las vacunas solidarias

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?