Dinero

Arturo Fernández contra Hilario Alfaro

La batalla por la presidencia de CEIM: el partido más sucio de la historia de las elecciones patronales

Arturo calcula que tiene la mitad de los votos gracias al apoyo de Santander, Iberdrola, El Corte Inglés… Alfaro confía en las pymes y la prensa anti PP

Arturo Fernández.
photo_camera Arturo Fernández.

Las elecciones a la presidencia de la patronal madrileña, CEIM, se están convirtiendo en la batalla más sucia de la historia de las elecciones patronales, un enfrentamiento que pueden ganar cualquiera de los dos contendientes, el actual presidente, Arturo Fernández, o el aspirante, Hilario Alfaro.


El hostelero  Arturo Fernández y el comerciante del textil Hilario Alfaro, aspirantes a presidir la patronal de Madrid en la votación del día 24 de marzo, están dando un espectáculo bochornoso desde hace un mes, según fuentes empresariales consultadas por El Confidencial Digital.

La pugna pueden ganarla, tanto el actual presidente, con ayuda  del aparato de CEOE y el PP de Madrid, como el aspirante, con el voto de las pymes cabreadas y la prensa anti-PP.

Política por medio

Es lo nunca visto en unas elecciones a un puesto directivo empresarial en España, un escenario donde se supone que todo es más limpio que en la política, según las citadas fuentes.

Los dos candidatos se acusan de ser unos impresentables, y se han enzarzado en una guerra sucia, con mentiras, calumnias y descalificaciones personales.

Lo peor es que la batalla ha pasado incluso al campo político y afecta al PP de Madrid, dividido en sus apoyos a los candidatos. Incluso en Génova han dejado caer que “el amigo de Esperanza Aguirre (Arturo) podría irse con viento fresco, porque es mala compañía incluso para la lideresa”.

Arturo tiene la mitad de los votos

Según el recuento potencial de votos que hace Arturo, y así lo comenta a su gente, tiene ya en el bolsillo la mitad de las papeletas: 630 de los 1.225 votos posibles.

El motivo es que tiene comprometidos los apoyos que corresponden a las grandes empresas (El Corte Inglés, Banco Santander, Iberdrola, etc.), lo que, con poco más, le garantizaría  la victoria.

 

Además, su entorno argumenta en su solidez como candidato y en los apoyos de la CEOE de Rosell y del PP de Madrid (con Esperanza Aguirre a la cabeza); e incluso en su amistad con el rey y sus buenas relaciones con Rajoy.

La gente de Alfaro, por su parte, cuestiona la realidad de tanto apoyo institucional, por las dudas –dicen- que “ofrece el personaje en lo personal y en lo empresarial”, y con un mandato  a sus espaldas más que cuestionado.

Ajustes de cuentas con el PP

Detrás de la pugna por la patronal madrileña aparecen también ajustesAprovechado del cargoileña aparecen tambiaparecen ambien

 gracias al apoyo de firmas comoandez, o el aspirante, Hilario Alfaro.o de cuentas entre dirigentes de CEOE y algún sector del PP de Madrid, no aguirrista precisamente.

Arturo cree que detrás de Alfaro hay algunas instancia de CEOE ex directivos de la etapa de Cuevas, que “quieren venganza por haber sido despedidos de la patronal por Rosell”. Detrás se esconde una batalla por quitar a Juan Rosell de la cúpula de la patronal.

“Soy el primer peón del tablero: echarme a mi es el camino para tirar a Rosell de CEOE en la elección de diciembre”, e incluso para “atizar a Esperanza Aguirre, de la que soy íntimo amigo”, comenta Arturo.

Su gente sospecha de la ayuda de Fernández Tapias, expresidente de CEIM, a Hilario Alfaro, quien no tiene dinero para campañas, salvo el de los joyeros, que le apoyan incondicionalmente, con su secretario patronal, Armando Rodríguez a la cabeza. Armando no se esconde: es su jefe de campaña y está siendo muy activo.

Aprovechado del cargo

Para el equipo de Hilario Alfaro, “Arturo tiene un historial como para no seguir un minuto más al frente de CEIM. La ha politizado, ha practicado amiguismo con el PP, no ha hecho más que aprovechar el cargo para sus negocios, que además los tiene hechos unos zorros”.

Según la gente del aspirante, “Arturo va a perder. No tiene el apoyo de las pymes ni de los cinturones industriales de Madrid. La elección no la ganan El Corte Inglés y Botín, que suman sólo 100 votos, sino las pymes. Alfaro ha pisado el campo electoral, polígonos, pueblos, corredores industriales, comercios, etc., y tiene 99 propuestas de renovación de CEIM, mientras que Arturo ha hecho un panfleto (el programa) de vaguedades y autobombo: no propone nada, salvo seguir en el cargo. Y se dedica a  llamar por teléfono a los grandes empresarios, ofreciendo sus servicios, en vez de defender a los miles de pymes de Madrid”.

A querella diaria

La situación ha llegado a un punto imposible, según las fuentes empresariales consultadas por ECD.

Arturo Fernández se muestra enfadado y fuera de sí. Acusa a Alfaro de enfangar el proceso y de querer ganar a cualquier precio, con “ataques personales y mentiras”.

El hostelero ha manifestado que se muestra dispuesto a “ir a querella diaria” contra quien le siga calumniando, personas o medios. Comenta que está “hasta las narices de las mentiras y el acoso a que me someten”.

Solo faltan los insultos

Lo cierto es que el candidato Hilario Alfaro no se ha dejado ni una sola baza, en la línea de descalificar a Arturo Fernández: el escándalo del dinero público de la formación desviado en CEIM en su mandato para pagar a directivos; la presencia de la mujer de Ignacio González, Lourdes Cavero, en la cúpula de la confederación, contratada por Arturo, y ya dimitida; su imputación como consejero de Bankia; sus graves problemas empresariales; y la sospecha de pucherazo con el voto delegado.

En privado, el entorno de Arturo Fernández llama a Hilario “el pañero”, y los de Alfaro califican al primero de “el hostelero golfo”. Solo faltan los insultos en público, porque en privado menudean. Se está a cinco minutos de que empiecen los calificativos en público.


Gobierno y oposición difieren en su postura sobre la visita del emérito

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable