Dinero

Primera represalia por las bombas de Arabia Saudí: multas por los retrasos del AVE a La Meca

Riad ha recordado que el contrato contempla el derecho a reclamar una penalización por cada día de demora. El consorcio va camino este mes de incumplir un nuevo plazo

Obras del AVE a la Meca.
photo_cameraObras del AVE a la Meca.

La crisis por las bombas de Arabia Saudí amenaza ahora con sanciones al consorcio del AVE Medina-La Meca por los retrasos que acumula en la puesta en marcha del servicio. Unas penalización que hasta ahora, pese a recogerse en el contrato inicial firmado en 2011, nunca se habían llegado a aplicar.

El consorcio que construye la red de alta velocidad consiguió arrancar al Gobierno de Arabia Saudí una prórroga de 14 meses a principios de 2017.

Sin embargo, las compañías españolas no fueron capaces de cumplir con los nuevos plazos y se vieron obligadas a negociar un nuevo calendario para poner en marcha la operación comercial.

El conocido como “AVE del Desierto” no logró entonces comenzar a transportar viajeros el pasado mes de marzo, tal y como había acordado con las autoridades saudíes.

El Gobierno local aceptó retrasar, por segunda vez, el arranque del tren con la condición de que la línea estuviera lista antes de 2019. Por lo tanto, sólo estuvo dispuesto a aplazar la inauguración de su proyecto faraónico unos meses más a pesar de conocer que buena parte de las obras todavía no están terminadas.

Hay que recordar que el AVE Medina-La Meca es uno de los mayores proyectos logrados en el exterior por empresas españolas, valorado en 6.736 millones de euros.

Las sanciones nunca se han llegado a aplicar

En las empresas destacan a ECD que, como prueba de “buena voluntad y de predisposición al diálogo”, la autoridad saudí ha accedido siempre también a no sancionar al consorcio español por incumplir sistemáticamente el calendario.

Ahora, las compañías del AVE La Meca-Medina se han comprometido a prestar servicio comercial a pleno rendimiento, con circulaciones diarias y a una velocidad máxima de 300 kilómetros/hora, en septiembre de 2019, casi tres años después de la fecha inicialmente fijada para comienzos de 2017.

Pero el acuerdo establece también que el AVE se ponga en servicio comercial este mismo mes de septiembre, aunque solo circulará cuatro días a la semana (martes, jueves, viernes y sábado), a una velocidad máxima de 200 kilómetros/hora y con paradas en dos de las cinco estaciones que incluye la línea, la de Yeda y la de Kaec.

Sin embargo, según las fuentes consultadas por ECD, no hay fecha cerrada a día de hoy para el comienzo de esa fase preoperacional. Una circunstancia que ha desatado un “enorme nerviosismo” entre las compañías, especialmente en Renfe. Las alarmas también han saltado en los últimos días en los Ministerios de Fomento y Exteriores.

Amenaza de comenzar a multar por los retrasos

El motivo de ese nerviosismo es el mensaje recibido por parte de las autoridades saudíes de que esa “relación de confianza y colaboración acaba de romperse” después de la crisis de las bombas con Arabia Saudí. Así lo reconocen en privado a Confidencial Digital altos cargos del Gobierno socialista.

Desde el país, han recordado que el contrato inicial, suscrito en octubre de 2011, contempla el derecho a reclamar un millón de dólares de penalización a las empresas del “AVE del Desierto” por cada día que se retrase la puesta en marcha de la línea de alta velocidad que une los 450 kilómetros que separan a las ciudades de Medina y Meca.

Ha accedido a dos ampliaciones del plazo de entrega

El consorcio se ha visto forzado a pactar ya con Arabia Saudí, hasta en dos ocasiones, posponer la puesta en servicio del tren. Se incumplió el plazo original establecido en el contrato a comienzos de 2017, se fijó una nueva fecha para marzo de este año, y que tampoco se pudo acometer.

Las compañías atribuyeron entonces estas demoras a las obras que deben acometer otras empresas en el proyecto, la ejecución de la plataforma de la línea ejecutada por firmas chinas y la construcción de las estaciones por parte de empresas locales.

Con estos argumentos, el consorcio se había salvado hasta ahora de las penalizaciones por retraso. Pero el escenario ha cambiado sustancialmente después de la crisis abierta por el Gobierno de Pedro Sánchez con Arabia Saudí. Una “pérdida de confianza” que las compañías esperan que pueda solucionarse cuanto antes.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo