Dinero

Una rebaja de hasta 100 euros al mes, oferta de los bancos para que cuatro millones de clientes no cambien su hipoteca de variable a fija

Están recibiendo una oleada de peticiones para modificar las condiciones tras la subida del Euribor, que desde julio ha encarecido más de 200 euros la cuota mensual

Hipoteca.
photo_camera Hipoteca.

El ascenso del Euríbor, que ha rebasado el 2% por primera vez desde diciembre de 2011, y el encarecimiento del dinero, debido a la subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo, ha puesto en alerta a los clientes que tienen una hipoteca a tipo variable, y la tendencia general, ahora, es intentar pasarla a una de tipo fijo.

Las hipotecas variables se han encarecido hasta 200 euros de media al mes, lo que ha desatado una oleada de peticiones  a los bancos para modificar las condiciones del préstamo y, a su vez, ha disparado los cambios hacia otras oficinas según ha podido constatar Confidencial Digital en varias entidades financieras consultadas.

Hoy en día existen más de 4 millones de personas con hipoteca variable que están siendo duramente castigados por esta subida.

Miles de hipotecados han decidido tratar de cambiar sus préstamos de tipo variable a fijo, desde que en verano empezó a subir el precio del dinero en la eurozona, por considerar que se trata de una opción que aporta certeza y estabilidad, y como una forma de cubrirse ante nuevas subidas mucho más fuertes.

Rebajas de hasta 100 euros al mes

Fuentes financieras de alto nivel, a las que ha tenido acceso ECD, confirman esta tendencia.

Pero aseguran que los bancos están apostando por negociar con sus clientes una rebaja en el diferencial (el interés que se suma al euríbor para calcular la cuota) para que no cambien a fijo su hipoteca variable. Están lanzando ofertas con rebajas de hasta 100 euros en el pago mensual de la hipoteca, según detallan en varias entidades.

Este diferencial suele variar en función de la vinculación de cada cliente, es decir, de los productos que tengan contratados, como seguros o fondos de inversión, con oscilaciones que pueden ir desde apenas un cuarto de punto -en algunas hipotecas concedidas hace años- hasta superar los tres puntos porcentuales.

No cambiar a fijo la hipoteca

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que las condiciones finales de la hipoteca se negocian de forma personalizada con cada cliente.

Afirman que el tipo fijo al 1% se ofertó de forma extendida en 2021, el momento en que el sector competía con más agresividad en este tipo de hipotecas, con anterioridad a las alzas de tipos de interés del BCE, que se están acelerando en este 2022.

 

El fijo al 1% ha desaparecido de los escaparates bancarios, en los que se está empezando a retirar la hipoteca fija. Ninguna es inferior ahora al 2,5% TAE, cuando hace unos pocos meses muchas bajaban del 2% TAE. Varias ya superan el 3% TAE e incluso alguna, como la de Abanca, rebasa el 4% TAE.

Las entidades financieras retocan el precio de las hipotecas casi a diario para ajustarse al nuevo escenario. Las fijas son cada vez más caras, con el fin de dirigir las contrataciones hacia las variables, que resultan más rentables para la banca con un euríbor disparado.

El fijo se reserva para clientes VIP

Con el euríbor en subida libre, las hipotecas a tipo fijo se han convertido en la clara preferencia para los clientes. Pero los tipos más bajos se reservan de forma selectiva para los perfiles más solventes, y son ya muy pocas las entidades dispuestas a competir en precio en la concesión de hipotecas blindadas, ante el alza del precio del dinero.

En un escenario de tipos al alza, en las entidades reconocen que la hipoteca a interés variable es ahora la opción más rentable para la banca si quiere obtener margen de negocio, del mismo modo que años atrás, en un entorno de tipos cero, lo fue la hipoteca a tipo fijo.

“El sector está ante el último tren de los tipos fijos. A los clientes que van más justos ni siquiera se les ofrece”, responden en una de las principales entidades del país.

Las ofertas de las principales entidades

CaixaBank sí mantiene la apuesta por el tipo fijo, incluso con ofertas agresivas, aunque limitadas a clientes de solvencia indiscutible. Llega a ofrecer un tipo fijo del 1% a 25 años a clientes que desean cambiar su hipoteca variable, y también a clientes de otras entidades, en un último esfuerzo por retener perfiles de la máxima solvencia, en un momento en que las alzas de tipos van a poner a prueba la capacidad de pago de muchos hogares.

En el Banco Santander explican que, si bien en la nueva producción ha dominado este año el tipo fijo, con alrededor del 80%, “en las últimas semanas, las solicitudes de hipotecas variables están aumentado respecto a meses anteriores”. Al igual que ING y Evo Banco, la entidad que preside Ana Botín apuesta por la fórmula intermedia de las hipotecas mixtas como alternativa.

Fuentes de BBVA señalan que siguen comercializando hipotecas a tipo fijo y variable, en función de la preferencia del cliente. Kutxabank personaliza las condiciones en función del perfil. Tan solo los clientes más solventes tienen posibilidad de acceder a mejores ofertas de tipo fijo.

Una subida de 200 euros al mes

La subida del Euribor sumado a un diferencial del 1% o 1,25%, hace que las hipotecas a tipo variable se hayan encarecido más de un 3%, y eso se traduce, como mínimo, en una subida de unos 150 euros al mes.

En nuevas hipotecas a tipo variable, que pueden sufrir un incremento de entre 150 y 200 euros, puede suponer un esfuerzo del 40% para un salario medio de 1.500 euros en el pago de la cuota en relación al salario, con lo que la capacidad de ahorro es menor y el riesgo del banco, mayor.

El indicador, que llevaba seis años en negativo, cerró agosto en el 1,242%, su nivel más alto en una década. De hecho, el alza del euríbor en agosto apunta a dejar el mayor incremento desde el año 2000 en la media mensual a la que se revisan estos créditos.

Significa que las hipotecas variables que se actualicen utilizando ese índice se incrementarán en torno a 1.400 euros anuales si el préstamo es de 150.000 euros a 25 años y con un diferencial del euríbor más el 1%.

Si el préstamo es de 300.000 euros con las mismas condiciones, la cuota de 1.064 euros pasaría a 1.300 euros después de la revisión, lo que supondrá una subida de unos 2.800 euros al año, más que suficiente para alarmar a cientos de miles de ciudadanos endeudados, ya castigados por la elevada inflación y la incertidumbre macroeconómica.

Brasil 2-0 Serbia
Copa Mundial de la FIFA Catar 2022

Richarlison alumbra a la
Canarinha en su debut
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?