El Chau-Chau

El Rey prefirió otras compañías a la del alcalde de Alicante, Díaz Alperi, porque lo tiene “muy visto”

La estancia de cuatro días de don Juan Carlos en Alicante, donde aprovechó también para practicar el deporte de la vela en su barco, el “Bribón”, tuvo, entre otras celebraciones, una convocatoria con mesa y mantel. El Rey, cuando se enteró de que tendría a su lado al alcalde, Díaz Alperi, planteó informalmente que le cambiaran los acompañantes, porque al alcalde alicantino lo tenía ya “muy visto”. Y así se hizo. Se cambió el orden para que no fueran sólo hombres quienes le rodeaban.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo