El Chivato

Por qué Rafael Hernando acabó mareado el viernes

Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso.
photo_cameraRafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso.

Después de varios días de negociaciones y disputas, la Junta de Portavoces aprobó este lunes la fecha y la hora definitivas para la segunda votación de investidura: será el viernes 4 de marzo a las nueve de la noche. De esta forma, el PP ha visto escuchadas sus reivindicaciones y ha forzado a Patxi López a cambiar su plan inicial, que pasaba por posponer hasta el sábado ese pleno en el Congreso.

Pues bien. Según le cuentan a El Chivato, este trabajo, realizado por la dirección del Grupo Popular, no ha sido en absoluto fácil. Y ha tenido al portavoz del PP, Rafael Hernando, “pegado al teléfono” durante la última semana.

El peor momento para el diputado por Almería se produjo el pasado viernes, cuando intercambió varias conversaciones, vía móvil, con Patxi López para intentar buscar una solución que contentara a todas las partes. Algo que resultó imposible hasta ayer.

Compañeros de bancada de Hernando explican que el presidente del Congreso telefoneó al portavoz popular en la mañana del viernes para confirmarle que finalmente la segunda votación de investidura se realizaría la noche del 4 de enero, tal y como solicitaba el PP. López “lo dio en todo momento por hecho, por lo que nos lo creímos”, apuntan desde el Grupo Popular.

Tanto es así, que el partido se puso a redactar una declaración institucional después de que varios medios, incluido El Mundo, publicara lo que parecía la solución definitiva a la polémica de la semana.

Sin embargo, cuando el plan estaba ya prácticamente listo, otra llamada de López a Hernando echó todo por tierra: “Nos dijo que ni PSOE ni Ciudadanos estaban convencidos. Y que Podemos podía cambiar de opinión. Por tanto, consideraba que era mejor esperar a la Junta de Portavoces del lunes”.

El cambio de opinión, in extremis, del presidente del Congreso indignó a Hernando, que ya había notificado a Moncloa la decisión de López, y tuvo que volver a ponerse al teléfono para informar “de la buena nueva” al equipo de Rajoy.

Fue, sin duda, un viernes muy intenso para el portavoz popular que “acabó mareado”. Eso sí, este lunes ha logrado que la fecha propuesta por el PP salga adelante.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?