El Chivato

Un dron espía de la unidad de élite de la Armada tiene que pasar por el taller

Un dron espía de la unidad de élite de la Armada tiene que pasar por el taller.
photo_camera Un dron espía de la unidad de élite de la Armada tiene que pasar por el taller.
Miembros del VI Estol 'Illetas' de la Fuerza de Guerra Naval Especial.
Un dron espía de la unidad de élite de la Armada tiene que pasar por el taller.

El uso de drones se está extendiendo en unidades militares con funciones muy diferentes, teniendo también en cuenta la diversidad de capacidades que ofrecen los vehículos aéreos no tripulados, según su tamaño, su autonomía y la tecnología que utilizan, incluido el armamento que llevan.

Las unidades de Operaciones Especiales han ido incorporando este tipo de aparatos. En la Armada, la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) comenzó a utilizar hace unos años los sistemas ‘Black Hornet’, un dron de tipo “micro”, que en su versión 3 pesa menos de 33 gramos y cabe prácticamente en la palma de la mano.

Se utiliza en misiones de reconocimiento especial y de obtención de información, y es muy silencioso, lo que dificulta que sea detectado.

El Chivato ha podido comprobar que recientemente la Intendencia de la Armada en Cartagena adjudicó un contrato menor que tenía por objeto la reparación de un “microvehículo aéreo no tripulado Black Hornet 3” de la Fuerza de Guerra Naval Especial. El importe ascendió a 14.520 euros.

Aunque no se ofrecía mucha información, sí se revelaba que se trataba de reparar “diversos daños producidos en colisión”: después de ese choque, el “microdron” no volaba ni se estabilizaba correctamente.

Los ‘Black Hornet’ van equipados con una cámara que transmite imágenes en tiempo real. El militar de la Fuerza de Guerra Naval Especial que opere uno de estos drones puede pilotarlo a distancia y recabar información, así como reconocer el terreno para ejecutar algún asalto. Este tipo de drones de tamaño “micro” se han entregado también al Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército de Tierra y a la Brigada ‘Almogávares’ VI de Paracaidistas (Bripac).

Estos aparatos potencian la capacidad ISR (“Intelligence, Surveillance and Reconnaissance”, inteligencia, vigilancia y reconocimiento) de la unidad.

La Fuerza de Guerra Naval Especial tiene su base en Cartagena. Depende directamente de la Comandancia General de Infantería de Marina, y se encarga de desarrollar aquellas operaciones especiales que se ejecutan, principalmente, en el ámbito marítimo, marítimo-terrestre o en apoyo a las operaciones navales.

Tiene asignadas misiones como ataques selectivos a objetivos limitados pero de importancia estratégica u operacional, reconocimiento y vigilancia especial, guiado terminal de aeronaves y municiones y conducción de fuegos, obtención de información, neutralización de amenazas, destrucción de obstáculos, así como operaciones de interdicción marítima en la neutralización de amenazas modalidades de mayor riesgo, y acciones directas antipiratería, rescate de rehenes y abandono de buque.

Dos militares de la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) de la Armada, en una lancha.
Un dron espía de la unidad de élite de la Armada tiene que pasar por el taller.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?