El Chivato

Sorpresa en el Gregorio Marañón: ‘calma chicha’ durante el parto de Irene Montero

Irene Montero.
photo_cameraIrene Montero.

Es la segunda vez en un año que Irene Montero ha pasado por el Gregorio Marañón para dar a luz. La portavoz parlamentaria de Unidas Podemos sorprendió en las redes hace cinco meses confesando que estaba embaraza de nuevo, después de la llegada a la familia de los mellizos, Leo y Manuel.

Al tratarse de los primeros hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero, la expectación de los medios fue considerable. De hecho, el hospital Gregorio Marañón de Madrid, donde Montero dio a luz de forma prematura en julio de 2018, recibió un sinfín de llamadas y visitas de periodistas que se apostaban a diario en las inmediaciones.

El interés se incrementó dada la circunstancia de que los mellizos habían nacido antes de tiempo, con apenas seis meses de gestación, y por tanto, en un delicado estado de salud.

Esto provocó un cierto quebradero de cabeza en el recinto. Hubo problemas para el normal acceso de las personas, se establecieron turnos para atender telefónicamente a la prensa, se aseguraron los controles de seguridad para que no se colaran extraños…

La llegada de los bebés provocó tal revuelo en el hospital que algunos empleados hablan de un cierto “acoso” por parte de los medios, que querían conocer todos los detalles del parto de Montero: si se habían cerrado plantas exclusivamente para ella, qué visitas había recibido, si el rey o el resto de líderes políticos habían enviado su felicitación, qué riesgo existía para la vida de los pequeños, cómo se encontraba la madre…

Pues bien. Un año después, el nacimiento del nuevo miembro de la familia Iglesias Montero ha sido completamente distinto. Aitana ha llegado de forma… mucho más discreta.

Según testimonios recogidos por El Chivato en el hospital se confiesan “sorprendidos” por la tranquilidad vivida durante el parto y la estancia de Irene en las instalaciones. Se han recibido “muy pocas llamadas” por parte de los medios en comparación con el pasado año.

Es más. Aseguran que han podido trabajar en un ambiente de tranquilidad que en absoluto esperaban, a la vista de la expectación mediática del año pasado. No había cámaras, ni peticiones de la prensa a todas horas, ni rastro del interés del que fueron testigos hace un año. La situación ha sido de ‘calma chicha’.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?