EPI.
photo_camera EPI.

Innovadores

Cómo han ayudado las EPIS y por qué deberías utilizarlas

No hay que relajarse en las medidas de protección contra el virus

Los equipos EPI y los guantes de polietileno han sido dos herramientas imprescindibles durante el transcurso de la crisis provocada por el coronavirus.

Sin embargo, conforme aumenta el porcentaje de personas vacunadas, comienzan a observarse signos de relajación en el uso de estos equipos de protección antivírica y antibacteriológica, un hecho de lo más preocupante.

Utilidad de los equipos EPI durante la pandemia

Utilizados fundamentalmente en los sectores sanitario, alimentario y manufacturero, su uso masivo durante el transcurso de la pandemia ha frenado de forma considerable la propagación de la infección entre los trabajadores de estos sectores.

No solo han evitado miles de decenas de miles de contagios, ingresos en UCI y muertes, sino que han impedido un más que probable colapso de los sectores productivos y sanitarios, debido al elevado número de bajas laborales que podrían haberse producido.

En definitiva, los equipos EPI han conseguido evitar la paralización total del país y salvado un número incalculable de vidas.

Dónde adquirir EPIS al mejor precio

En uniuso.com puedes comprar, al por mayor, todo tipo de productos de un solo uso con unos precios imbatibles, incluidos equipos de protección como las epis desechables o las mascarillas.

También encontrarás prendas desechables específicas para todos los sectores productivos, como gorros, guantes, batas, cubrezapatos, etc.

La oferta se completa con una amplia variedad de productos de embalaje flexible, entre la que destacan las bolsas de autocierre.

Por qué es conveniente seguir usándolos

El buen ritmo de la vacunación en España, el descenso de los ingresos en las UCI y la drástica caída de la cifra de fallecidos han provocado que reine cierto optimismo y que la mayoría de la gente piense que en unos meses la pandemia habrá pasado a la historia.

Este optimismo generalizado ha causado una notable relajación de las medidas de contención, bien visible en las calles y en los locales públicos, y que se está extendiendo a los centros laborales.

Sin embargo, los expertos sanitarios confirman que cualquier persona vacunada puede propagar el virus, y además estiman que en torno a un 10 % de los vacunados sufrirán la enfermedad, aunque probablemente con menor virulencia que las personas que no han recibido la vacuna.

Por tanto, es de sentido común no rebajar las protecciones, especialmente en los centros laborales o productivos que tienen una gran concentración de trabajadores en espacios cerrados.

Los brotes imprevistos de la enfermedad son susceptibles de cerrar una planta productiva o un centro laboral en cuestión de horas, causando un cese obligado de la actividad durante al menos quince días, lo que podría suponer la puntilla definitiva para muchas empresas en dificultades.

Así que siempre será mejor prevenir que curar, y nuestra recomendación es que deben seguir utilizándose las EPIS y demás equipos de protección hasta que las autoridades sanitarias decreten el fin oficial de la pandemia.

No escatimes en medios para preservar tu salud y la de tus empleados, evitando además una posible interrupción de tu actividad empresarial.

Cierto es que lo peor ya parece haber pasado, pero aún existe la posibilidad de que aparezcan nuevas mutaciones del virus y la situación vuelva a complicarse.

Santiago Abascal: “Cada día que pasa este Gobierno merece ser censurado con más rotundidad”

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes