Unos niños corriendo.
photo_camera El mini METODO

Innovadores

Tus hijos pueden afrontar el final de curso sin estrés. Y tú también

Se acercan los tres últimos meses antes de las vacaciones escolares y tanto para padres como para hijos puede ser un momento de mayor estrés.  Los niños empiezan a acusar el cansancio de un año curioso entre clases on y off line y vida post COVID. A esto le sumamos los nervios y el estrés propio de la época de exámenes, notas y entregas finales. Los padres también vamos notando la carga del año, cansados de tanto confinamiento y con ganas de volver a salir de nuestras ciudades. Generalmente en nuestros trabajos también es momento de desarrollar más proyectos tras el arranque del año que siempre es más tranquilo.

Sabiendo que el final de curso tiene estas características ya conocidas, hay ciertas rutinas que pueden ayudar a que nuestros hijos lleven mejor la situación y por lo tanto nosotros también. Enseñarles sobre gestión de tiempo y ayudarles a estar más enfocados son puntos fundamentales para que nuestros hijos afronten de otra manera las tareas y los exámenes finales.

Balamodashop-el-confidencial5

1.    Enséñales a gestionar mejor su tiempo

Si hacer una buena gestión del tiempo ya es complicado para un adulto, para un niño puede llegar a ser una penitencia cuando no tienen quien les guíe. Una tarea que en principio podría llevarles 15 minutos puede alargarse durante horas si no saben cómo organizarla en un marco de tiempo.

1.1  Dale herramientas que le enseñen a organizar sus actividades en el tiempo. Nuestros hijos no nacen aprendidos, necesitan que les enseñemos cómo pueden organizar sus ideas y su trabajo. Explícale que debe establecer un plan y que, para conseguirlo, debe asignar un tiempo realista a cada actividad. Apoyar esto en una herramienta física ayudará a que tome forma y sea mucho más fácil de entender. Te recomiendo utilizar herramientas claras, fáciles y con una estructura específica enfocada a la organización; no en una agenda escolar al uso. Por ejemplo, una agenda escolar con tres líneas diarias y el mismo horario para todo el año no es suficiente para que tu hijo comprenda el concepto de que cada día puede organizar su tarde de diferentes maneras.

Por el contrario, un planificador infantil le aportará una guía y un ejemplo visual de cómo tiene que hacerlo.  El mini ME TO-DO de Balamoda es una herramienta creada por y para niños que ya forma parte de miles de hogares. Ayuda a los niños a ordenar sus tareas y marcarse unos tiempos para conseguirlas, de manera se organizan planificando y se familiarizan con el concepto de productividad desde pequeños.

Entre sus apartados, la lista de “to-do” (tarea) diaria le ayudará a reconocer las actividades que tiene que cumplir, y los horarios semanales le enseñarán cómo llevar esas actividades a cabo en el tiempo.

1.2 Marca unos tiempos que le motiven a cumplirlos. La motivación es el motor principal para sacar cualquier proyecto adelante. Si desde un principio tu hijo sabe que tiene 20 min para terminar cierta tarea no dedicará 20 min solo a pensar cómo se hace. El tiempo puede funcionar como motor de ejecución. Por eso plantearse un tiempo le ayudará a ceñirse a él. El mini ME TO-DO cuenta con un espacio, un pequeño círculo al lado de cada línea de “to-do” para que tu hijo pueda plantarse el tiempo que le llevan las cosas. Esto, además de enseñarle sobre sí mismo le dará una idea de qué cosas es capaz de hacer en el tiempo. 

Balamodashop-el-confidencial3

2.    Ayúdales a estar más enfocados

Otro de los problemas que encontramos los padres y que puede empeorar la situación es la falta de foco y la facilidad para distraerse que tienen algunos niños, sobre todo estos meses en los que están tan cansados. Lo que puedes hacer en este caso es ayudarlos a que entren con una mejor actitud al momento de los deberes y del estudio. Te doy algunas ideas:

2.1  Deja que descanse antes de hacer los deberes o ponerse a estudiar. Los niños llegan del cole cansados y, después de estar todo el día dentro de una clase, lo que menos les apetece al llegar a casa es meterse en su habitación a seguir cumpliendo con obligaciones del colegio. Si le dejas un rato de diversión y desconexión cogerá los deberes con más ganas. Una vez estén descansados, pero antes de empezar con los deberes o el estudio, os recomiendo que organicen su tiempo en su mini ME TO-DO, como os he mencionado antes. Al gestionar su tiempo sabrán qué esperar de la tarde y se podrán ellos mismos unos límites que les motivarán a hacer las tareas más enfocados y poder dedicar la tarde a otras aficiones que les diviertan más. 

2.2  Prepara el entorno y haz que las tareas se conviertan en algo placentero. Una de las reglas principales para incorporar un hábito o empezar a hacer una actividad que no nos gusta es convertir lo desconocido en conocido y placentero, es decir, asociarlo con algo que sí nos guste. Una propuesta que os hago es convertir el momento de organizarse en algo apetecible para ellos. Por ejemplo, en el mini ME TO-DO cada día les proponemos que se den una pequeña recompensa. Podemos elegir el momento de irse a organizar el momento de recibirla. No tiene que ser algo extraordinario, sino puede ser tomarse una chocolatina o un bowl de frutas justo cuando se vayan a sentar a organizarse. Tomar la recompensa y marcarla con un tick (el mini ME TO-DO cuenta con un apartado diario para que hagan seguimiento de sus recompensas) en su mini ME TO-DO antes de los deberes, puede ser el incentivo que les motive y les lleve a asociar el bienestar a su momento de estudio.

También, procura que no tenga distracciones en el entorno porque suelen ser una causa clara de la falta de foco de los niños cuando hacen los deberes.

Balamodashop-el-confidencial4

2.3 Di no a las pantallas antes de los deberes. Si lo primero que hace al llegar a casa es coger su Nintendo o tablet estará entrando en un estado del que va a ser complicado sacarle. Obligarle a dejar el juego para hacer los deberes hará que vea esta segunda actividad con desgana y enfado. Si tiene un tiempo dispuesto en su día para estar frente a una pantalla procura que sea después de haber terminado todas sus tareas. De esta manera se convertirá en una pequeña recompensa por haber cumplido con todo lo que tenía dispuesto. Además, os recomiendo controlar el uso diario que hacen de las pantallas. El en mini ME TO-DO tienen un apartado específicamente creado para esto que se llama medidor del uso de pantalla. Aquí el padre les plantea un tiempo máximo y ellos llevan un registro de lo que han estado.

Balamodashop-el-confidencial2

El mini ME TO-DO es en definitiva una herramienta que nace con el fin de ayudar a los niños a organizarse, reconocerse y a vivir una vida con sentido. La organización no es lo único que aprenderán con el mini ME TO-DO sino que ganarán en reflexión y autoconocimiento. Cada día disponen de un espacio donde reflexionar sobre su día, ser agradecidos, reconocer los conceptos que aprenden, entender sus emociones, ganar nuevos hábitos y valores, trabajar su autoestima y su fuerza de voluntad entre otros.

Se trata de una herramienta de organización altamente eficaz y divertida que sigue un sistema de puntos y retos que engancharán a tu hijo en la organización desde una edad temprana. Hay dos volúmenes disponibles y 4 portadas coloridas y divertidas.

Si quieres que tus hijos ganen en autonomía y sean más organizados, te recomiendo hacerte con un mini ME TO-DO y seguir la cuenta de Instagram @minimetodo donde encontraréis muchísimos tips y contenido para padres y para hijos.

Puedes comprar el mini ME TO-DO en www.balamodashop.com ¡Mucho ánimo en la recta final del cole!

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes