La guinda

A Jorge Arnaldo Hernández, para que los racistas tomen nota: un español de nacimiento no ha muerto porque un español de adopción estaba en su lugar

El soldado paracaidista Jorge Arnaldo Hernández Seminario, falleció el pasado sábado en la región de Farah (Afganistán) cuando el vehículo en el que viajaba resultó alcanzado por la explosión de una mina. Su muerte, aparte de la tragedia que supone como cuando fallece cualquier ser humano, sirve de ejemplo sin embargo sobre los efectos beneficiosos de eso que se llama inmigración. Porque el soldado Hernández, nacido en Perú, defendía los intereses de la patria que le acogió. Por esto ha muerto en una tierra lejana. Tal vez sea necesario repetir muchas veces su nombre cuando los racistas y los xenófobos identifiquen siempre a inmigrantes con delincuentes, o se atrevan a poner en duda lo que aportan a nuestra sociedad estas personas capaces de venir a morir por una tierra extraña que sienten como suya. Esos fanáticos deben tomar nota: un español de nacimiento no ha muerto porque un español de adopción estaba en su lugar. Guinda a ese inmigrante ejemplar

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?