La guinda

Al agente de la Guardia Urbana que salvó a una niña de dos años de morir atragantada

Guardia Urbana
photo_cameraGuardia Urbana

El martes, un agente de la Guardia Urbana de Cornellá de Llobregat (Barcelona) patrullaba por las calles del municipio cuando una mujer salió del portal de un edificio pidiendo ayuda a gritos: su hija de dos años se estaba asfixiando tras atragantarse mientras comía. El agente subió al domicilio y practicó a la niña la maniobra de Heimlich, un procedimiento de primeros auxilios que sirve para desobstruir el conducto respiratorio, normalmente bloqueado por un trozo de alimento o cualquier otro objeto. Más tarde, la pequeña fue trasladada al hospital más cercano, donde pasó un día en observación, antes de que le fuera dada el alta. Guinda al agente de la Guardia Urbana que salvó la vida a una niña de dos años de morir asfixiada por habérsele atragantado un macarrón.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo