La guinda

A los bomberos que se jugaron la vida al rescatar a una mujer subida a una viga sobre una autovía


La madrugada del domingo, los bomberos de Sevilla se desplazaron hasta la Ronda Urbana Norte, que rodea la capital hispalense a modo de corcinvalación. Había llegado un aviso a la Policía de que una mujer se había encaramado a una viga que pendía, a ocho metros de altura, sobre la carretera, una de las más transitadas de la ciudad. Una vez cortado el tráfico, tres bomberos subieron al peligroso puente para rescatar a la mujer. Uno de ellos se le acercó por la izquierda, y los otros dos, por la derecha. De esta manera, la rodearon y con un rápido movimiento, se abalanzaron sobre ella y consiguieron retenerla, aun a riesgo de perder el equilibrio y caer sobre el asfalto desde esa altura. Enseguida, un camión de bomberos se acercó y desplegó la escalera para que pudieran descender a tierra. Guinda a los bomberos que salvaron la vida de una mujer a ocho metros de altura, jugándose su propia integridad.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo