La guindilla

A Antonio Federici, que hace publicidad de sus helados utilizando una imagen de una monja embarazada: ¡basta ya de ofender!

A la compañía de helados Antonio Federici no se les ha ocurrido mejor idea para publicitar su último producto que utilizar la imagen de una monja embarazada acompañada del eslogan “inmaculadamente concebido”. La campaña es una ofensa más: es inadmisible utilizar a algo sagrado, el de una persona consagrada, para intentar llamar la atención. No hay excusas. Existen multitud de maneras de llamar la atención y de conseguir un fuerte impacto publicitario. Pero es inaceptable faltar el respeto de esta manera. Porque los creativos publicitarios de esta campaña sabían perfectamente que estaban ofendiendo de una manera grave. ¿Qué sociedad estamos creando? Se necesita más tolerancia. ¿Utilizará esta compañía para su próxima campaña una imagen de Mahoma pintando con cuernos? Previsiblemente, no. Guindilla a unos irrespetuosos publicitarios de Antonio Federici.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?