La guindilla

A Freixenet, que consolida su colaboración con el régimen de los Castro al instalar en La Habana una filial comercial

El grupo vinícola Freixenet consolida su presencia en Cuba situando allí su representación comercial para el Caribe, como si no hubiera en el Caribe lugares donde la libertad de comercio, entre otras, fuera realidad y no sueño. La empresa ha brindado asimismo “cooperación permanente” con el Régimen para la formación de cubanos en el área vinícola. Todo se ha hecho con las bendiciones del ministerio castrista de Comercio, que deposita toda su confianza en una empresa que lleva veinticinco años instalada en Cuba en régimen casi monopolístico, dando de beber a los jerarcas de la dictadura. Guindilla a una colaboración sin escrúpulos.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?