La guindilla

A Pere Navarro y el show de los monjes budistas organizado por Tráfico para recomendar el uso del casco en la motocicletas

Una cosa es querer a los jóvenes o utilizar campañas creativas y otra es caer en el ridículo. La Dirección General de Tráfico ha recurrido al uso de un casco “portador de paz” para motociclistas, “preparado” en el Laboratorio de los Monjes Budistas del Garraf. Se apela a la concentración, para disminuir los accidentes en las carreteras. En el marco de la presentación del dispositivo de seguridad junto al Manual de conducción de motocicletas, que entre otras cosas recomienda la concentración antes de subir a este vehículo, el director de la DGT, Pere Navarro, explicó que se necesita “un poco de ayuda de la filosofía oriental para el manejo de la moto”. Ya. Y quizá este país necesita también unos políticos de más categoría, que estén a la altura de la misión que le encomiendan los ciudadanos. Políticos que eviten los espectáculos circenses y se preocupen por el bien común. Guindilla concentrada para Pere Navarro, que vuelve a dar la nota.

 

Aragonès convoca una reunión extraordinaria del Govern en plena crisis con Junts

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?