La guindilla

A los piquetes que utilizaron la violencia para impedir a otros estudiantes acudir a clase durante la jornada de huelga en la educación pública

La convocatoria de tres días de huelga en todos los niveles educativos terminó ayer con disparidad de cifras en el seguimiento y con algunos episodios minoritarios de violencia y coacciones. Aunque ya es habitual en este tipo de huelgas, hay que denunciar que la actuación violenta de algunos piquetes radicales en centro educativos de toda España impidió que aquellos estudiantes que no secundaban la convocatoria pudiera ejercer su derecho a acudir a clase. Las quemas de contenedores y formación de barricadas, los enfrentamientos con la policía, el bloqueo de puertas y los empujones e insultos a los estudiantes y profesores que trataban de entrar en los colegios, institutos y facultades fueron algunas de las muestras del comportamiento de estos grupos minoritarios. Guindilla para estos grupos radicales que obligan a hacer huelga al resto de estudiantes y coartan con violencia el derecho a ir a clase.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?