La voz del lector

El agro y la subida del SMI

Maquinaria agrícola.
photo_cameraMaquinaria agrícola.

El alza del SMI en el agro y la imposibilidad de trasladar este coste al precio de venta

El sector agrario, que se mantenía alerta ante la nueva subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) ha acabado revelándose y manifestando su disconformidad, y no porque lo consideren más o menos justo, sino sobre todo por la enorme dificultad y hasta imposibilidad de trasladar el alza de ese coste laboral al precio de venta de sus productos en el mercado, como sí sucede en otras actividades, caso de los carburantes o la electricidad.

La organización agraria COAG elaboró una simulación sobre datos reales de una explotación agraria media, con 2-3 trabajadores fijos, y concluye que la subida del SMI a 1.000 €/mes, como estaba previsto para 2020 (al cierre de la edición la CEO-Cepyme y los sindicatos UGT y CCOO acordaron con Trabajo limitar esta subida a la mitad, hasta 950 €/mes) podría haber supuesto un 50’4% más de costes laborales a los agricultores en dos años, desde 967 €/trabajador y mes en 2018 a 1.455 €/mes este año (ahora será algo menos, en torno a 1.380 €/mes), lo que “expulsaría del mercado a muchas pequeñas y medianas explotaciones que están a años luz de poder trasladar al precio de venta de sus productos por el aumento de costes, en un mercado desregulado en el que se impone la "ley de la selva", afirma Eduardo López, responsable del Área de Relaciones Laborales de la organización agraria COAG.

El sector de frutas y hortalizas es uno de los más afectados por el uso de mano de obra intensiva y ligada a las cosechas, aunque también otros, como olivar y viñedo.

Para la patronal FEPEX, este aumento impactará negativamente sobre el futuro de este amplio sector, al elevar entre un 7 y un 22% los costes de salarios y pagos a la Seguridad Social, sin que se pueda trasladar los mismos a precios de venta a la industria o a la distribución, "siendo inasumible para numerosos explotaciones por sus escasos márgenes comerciales."

Además, según esta Federación, la subida de 2019 dejó sin efecto los salarios pactados en la negociación colectiva entre las organizaciones sindicales y empresariales, provocando una mayor conflictividad principalmente por la aplicación de los complementos salariales en los convenios.

Las organizaciones y asociaciones empresariales agrarias abogan por esa mejora salarial de los trabajadores del campo, pero piden también a los sindicatos que tengan en cuenta las peculiaridades de este sector, sometido además a la presión competitiva de las exportaciones de países terceros (por ejemplo, Marruecos con el tomate), con unos costes laborales muy inferiores y a las que no se exige cumplir con las condiciones sociales, ambientales o fitosanitarias comunitarias de aquí.

Como ejemplo: 5 €/día coste laboral medio de un jornalero en Marruecos, frente a 69 € en España

Al respecto, las OPAs piden participar en una mesa de diálogo social con el Ministerio de Trabajo que aborde la situación peculiar del campo español y que, ante previsibles subidas, adopte medidas compensatorias para los profesionales del sector, vía bonificaciones a la Seguridad Social, en el IRPF u otras similares, para evitar también una mayor pérdida de empleo o la contratación irregular e ilegal de temporeros; (Más información en www.agronegocios.es)

SIMULACIÓN DE CALCULO DEL COSTE LABORAL DE LA SUBIDA DEL SMI PARA EXPLOTACIÓN AGRARIA MEDIA CON 2-3 TRABAJADORES FIJOS

El agro y el SMI.

JDM

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes