La voz del lector

Leyendas de la Chiquitana

Niños.
photo_camera Niños.

En los albores de los antiguos tiempos en esta zona de Bolivia los padres que cultivaban la tierra y a su vez habían encontrado oro les dejaban solo las tierras a los hijos para que las trabajaran y así se hicieran hombres y no unos dependientes, entonces estos ya podían decir que se podían morir tranquilos.

Se regocijaban cuando veían que su hijo se ganaba el sustento y no dependían, se lavaban la ropa, se hacían de comer...

El oro lo enterraban en un lugar oculto para que nadie lo encontrara ya que este en aquel entonces se dieron cuenta de que era símbolo de codicia, avaricia y corrupción.

Hoy en los lugares donde se ha implantado la decadente "civilización tecnológica" los padres están contentos cuando su hijo es "inteligente" porque sabe manejar la "play" o el móvil.

Están regocijados cuando su hijo se ha comprado un coche o una casa y esa es pues, la meta del mundo consumista e inútil.

¿Qué ocurre si llega una guerra, una devastación, un cambio climático, un giro no esperado en el planeta y esa casa o ese carro se destruyen ?

Esas personas que no han sido preparadas sólo en lo material comenzarán a padecer síntomas mentales de locura, demencia, suicidio y un sinfín de patologías degenerativas del sistema nervioso.

¿Cuál es la educación que nos conviene y cual es la que no nos interesa ?

 

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable