La voz del lector

Una ola de solidaridad y ejemplaridad

Guardias civiles con la compra para la viuda de un agente fallecido.
photo_cameraGuardias civiles con la compra para la viuda de un agente fallecido.

Seguimos con la reacción ejemplar de personas, empresas e instituciones que dan generosamente sus recursos y su tiempo para paliar la pandemia del Covid-19. Sintonizar con otros y acompañarles son ahora los objetivos espontáneos que expanden los corazones solidarios.

Las familias y especialmente los niños estamos pendientes de las 20 horas para salir al balcón y aplaudir a quienes están más en primera línea de servicios y atención a los enfermos, solitarios o desanimados. La Conferencia Episcopal ha pedido que, en adelante, a las 12 horas las campanas de las iglesias inviten a la oración, la solidaridad y la ejemplaridad. Hoy nueve meses antes de la Navidad la Iglesia celebra la solemnidad de la Anunciación a María, junto a la Encarnación del eterno Hijo de Dios, cuando la doncella consiente y se compromete llena de gracia y de fe a cumplir la misión que se le ofrece.

 La oración cada uno en su casa y Dios en la de todos, y la de voluntarios jóvenes que acompañan a Jesucristo en la Eucaristía. Basta leer algún salmo para aplicarlo a la situación de epidemia del Covid-19 que paraliza la actividad habitual. Pero no lo normal porque con fe todo es normal en cuanto ocasión de poner las luces largas que iluminan el camino. La solidaridad se manifiesta ahora en gestos como aplaudir desde los balcones a los profesionales de la sanidad excelente que tenemos, porque ahora están desbordados. Los vecinos y muchos jóvenes que se ofrecen para hacer la compra de los mayores imposibilitados. En fin, la ejemplaridad pues los creyentes como ciudadanos estamos cumpliendo las indicaciones de las autoridades, aunque nos cueste no participar presencialmente en la Eucaristía. Tiempos recios y tiempos de esperanza.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable