La voz del lector

Raquel Mosquera salió por la puerta grande y mosqueó a todo 'Sábado Deluxe' al percibir las intenciones del programa

Raquel Mosquera.
photo_camera Raquel Mosquera.

Jorge Javier Vázquez dejó claro ser juez y parte, evidenció su falta de escrúpulos y dejó mucho que desear cómo conductor de un programa de televisión en tiempos modernos y con necesidades constructivas. Ya pasó el tiempo del 'tomate' y es obligado rescatar el sentido común, la creatividad y el respeto a los demás. 

Todo estaba preparado para supuestamente hundir en la miseria a Raquel Mosquera y exclusivamente dar crédito a la 'docuserie' de Rociíto y sus acusaciones a tutipley. Y lo que viene siendo un programa donde preguntan sus colaboradores, terminó con una interrogante por parte de Raquel Mosquera directa a la pedagogía sectaria del presentador, que no pudo, ni quiso o no interesó responder al 'macho vara' de las pedagogias ideológicas políticas.

La pregunta de Raquel Mosquera directa se fundamentó respecto a los siguientes términos: 'Si ella es tan buena, los demás tan malos, ¿Por qué la justicia archivó todas las causas por falta de pruebas contra Antonio David?'. La respuesta quedó en el aire y Jorge Javier montó en cólera.

Descubiertas falsedades de Rociíto

El tétrico programa 'Sábado Deluxe', con el amo del corral abriendo paso, Jorge Javier Vázquez, diseñó una estratagema difícil de escapar del linchamiento mediático en la plaza del pueblo, y lo que empezó por la puerta de atrás, con el sombrío recibimiento de la invitada, terminó logrando que saliera por la puerta grande por méritos propios. Fueron varias acusaciones y mentiras de Rocío Carrasco las desmontadas por Raquel Mosquera.

Un formato de programa ya pasado de moda

Un espacio televisivo, ya caduco y con formato pre-histórico, que se caracteriza por hacer 'estrellas' con pies de barros, destripar las 'entrañas' de sus personajes y utilizar a otros que fueron excelentes profesionales, ahora en decadencias y ridiculizarlos a base de suculentos contratos económicos, a la vez que aprovechan el poder público de televisión todavía en España. Es difícil saber si la bazofia que ofrecen hacen al televidente, o es la sociedad española, que está enferma y desahuciada, la que da pábulo a estos depredadores mediáticos, o ambos componen un producto de compañía que es lo que nos merecemos.

El odio causa repugnancia y el respeto admiración

En mi ciclo cómo director de televisión, y coincidiendo con el empleo de profesor de locución radio-televisión, impartido desde la Junta de Andalucía, quise transmitir una de las claves del éxito frente a la pequeña pantalla, y señalaba que; 'La tv es imagen, y hay que intentar cambiar constantemente de planos, paisajes y nuevas caras'. Una frase que pretendía convencer a mis alumnos para no caer en la rutina y la somnolencia del televidente. Ahora estoy más convencido sobre estas técnicas, y psicológicamente es así. Jorge Javier Vázquez se siente idolatrado y muestra adoración por sí mismo. En cambio está muy visto, en plano corto, plano largo, picado y contrapicado. A veces ya ni sirve la avanzada tecnología para él, es muy superior la animadversión que transmite con su verborrea prosaica, sectaria y tendenciosa, cargando sobre todo lo que se menea y sin la más mínima prudencia ante opiniones disidentes que provocan estados alterados al badalonés.

Por ello, se ha llevado un espectacular revolcón de Raquel Mosquera en 'Sábado Delux'. El presentador 'estrella' de Silvio Berlusconi, junto a su séquito, -sálvese quién pueda-, se tragaron muchos sapos de una mujer que llegó para contar su verdad sobre las insidias de 'Rociíto y su docuserie'. La viuda del campeón, Pedro Carrasco, mostró serenidad, equilibrio y saber estar, en un programa del corazón, que más bien pareció de emboscada y caza al personaje. Recordó los peores patios de vecinos mal avenidos de la década de los 60's. Todo apuntaba a masacrar el testimonio de la 'invitada', con ataques estratégicos a su persona, para ganar audiencia, dar crédito a las versiones de la hija de Rocío Jurado y 'salvar' el nefasto serial realizado por 'La Fábrica de la Tele', que perdió adeptos progresivamente en Tele-5.

Se trataba de añadir más leña al fuego y, sobre todo, ridiculizar a Raquel Mosquera y apostillar en la verdad única de Rocío Carrasco. Pero existe tú verdad, mi verdad y la verdad. Sin embargo así no se entendió por parte de los responsables del programa, sólo se pretendían corraborar las argumentaciones, frías e hirientes constantes, de la hija de la 'más grande' y su docuserie 'En Nombre de Rocío', cargando culpas, responsabilidades y desprestigios a todo su entorno, incluyendo en buena medida, a Raquel Mosquera.

La serenidad de la invitada y los puntos sobre las íes

Pero, la señora Mosquera contó su verdad, rebatió los ataques despiadados de Rocío Carrasco y mosqueó a todos. Además, inquietó y dejó clara la falta de profesionalidad y educación de algunos colaboradores. Nada más pisar los entresijos con destino a plató, Raquel Mosquera sutilmente puso los puntos sobre las íes y le cantó las verdades del barquero al presentador, en presencia de los intervinientes y que en contrato permitió asistir al interrogatorio. En ese preámbulo fue Jimmy Giménez-Arnau, que en otra sala estaba vetado para debatir, quién profirió un grave insulto a Raquel Mosquera, llamándole 'cerda'.

Jimmy puso su granito de arena: ' Eres una cerda' 

'Eres una cerda hombre', dijo el díscolo colaborador, y partir de entonces fue cuándo adquirió el más alto nivel de nerviosismo y desconcierto de prácticamente todo el equipo del programa. Raquel Mosquera exigía la presencia de su abogado y amenazaba con no participar en la encerrona de 'La Fábrica de la Tele' si no se retractaba Giménez- Arnau, señalando que; <<si esa ofensa no se retira y pide perdón, aquí termina el programa>>, aseveró seriamente. 

Cruces de llamadas interiores a través de 'pinganillos' aconsejaron al colaborador acudir a disculparse, que aunque al final lo hizo, no dejó de cargar sendos reproches a la invitada. A pesar de todo, en el transcurso del programa Raquel Mosquera le invitó a sentarse, aunque más tarde desapareció de escena. Asimismo, otros supuestamente vetados, cómo Carmen Borrego, saltaron al 'ruedo', y participaron contra la invitada contraviniendo acuerdos firmados previamente.

Mediaset continúa buscando, pero sus proyectos aburren 

Por lo visto, o mejor, por lo no visto, Mediaset España es consciente de su descalabro en el índice de audiencia, siendo superado abrumadoramente en el share por Atresmedia (A-3). Datos contrastables que obligan a Tele-5 a utilizar la creatividad, prescindir de estos bodrios cuanto antes y renovar algunos rostros que poco tienen que aportar a un medio de comunicación del Siglo XXI. Así se pudo comprobar con el estreno del programa del pasado viernes 'Mediafest Night Fever', otra vez presentado por Jorge Javier Vázquez al alimón. Una idea sin chicha ni limoná, capaz de aburrir a los más libertinos, amorales y escasos de valoración artística. El nuevo programa sirvió para hacer ascender el índice de espectadores de la competencia. Y es que hay programas televisivos malos, muy malos y pésimos, pero este es lo siguiente.

 

Marruecos 0-0 (3-0) España
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Busquets dió la charla y la cara Luis Enrique fue de puro bajón
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable