La voz del lector

La resaca después de la fiesta de la democracia

Papeletas de votación al Congreso de los Diputados de las elecciones Generales de Abril 2019
photo_cameraPapeletas de votación al Congreso de los Diputados de las elecciones Generales de Abril 2019

A quedado como una locución aceptada que el día que el pueblo vota  se llama «fiesta de la democracia» que se celebró ayer domingo 10 de noviembre, un día gélido desmayado de luz con lluvias en la mayor parte de esta piel de toro que cada día se parece menos a un cuero de toro, sino a una sábana a la que le van cortando trozos para hacer bayetas para limpiar los coches. Han votado un 70 %, lo que supones 1.9 % menos que en las elecciones de abril

Bien yo ayer me fui temprano a mi colegio electoral y ejercí mi derecho al voto, porque pienso que si no voto luego con puedo hablar del gobierno que salga de las urnas. Aunque una vez le dijo una señora que ella votó una vez a Felipe González y ya no ha vuelto a votar más, pero me dijo que aunque no vote, y como ciudadano administrada, piensa habla del gobierno lo que le dé la gana.

Bien, dicho esto, después por la tarde me puso a ver la televisión y a las 21 horas las noticias me ponían de los nervio, todo eran bulos y cifras hasta que  salió el ministro del Interior Marlaska y dio las cifras del resultados de la lecciones, lo más ajustado posible aunque luego resulte un diputado o un senador más o menos. La cuestión es que los resultados son muy parecido a las últimas elecciones y a las encuestas: un empate técnico entre las llamadas izquierdas y derechas. Que seguimos ingobernables porque los españoles nos hemos polarizado. Y los resultados son: 158 escaños para las izquierdas PSOE, UP y Mas País. Las derechas 154 escaños con PP, Vox, Cs, CC y Suma.

Los nacionalistas se fortalecen en esta España de fuerza centrípeta de separación, porque las autonomías así se lo plantean. Las nuevas elecciones no ha sido la solución por la torpeza de los políticos que no querían pactar. PSOE se queda con 120, y pierde tres, alguien se ha equivocado, el NODO de la exhumación de Franco no ha funcionado. Vox sube 28 escaños y se queda plantado con 52, algo se mueve en las conciencia del deseo de unidad de España, que ha funcionado, y ya nadie los puede satanizar. El PP sube 21 escaños y se queda con 88, que es normal porque en las anteriores elecciones tocó fondo con 66 escaños. Ciudadanos se ha quedado con 10 escaños de los 57 que tenía, fue un error evidente no pactar con el PSOE, y ahora Albert Rivera se verá obligado a dimitir porque ser un partido bisagra no funciona ya, el centro político no existe, es un invento. Unidas Podemos pierde 7 escaños y se queda con 35, lo que era previsible por su ambición de querer ministerios estratégicos en la anterior configuración gubernamental. ERC baja 2 escaños, pero se lo reparten sus aliados independentistas.

Pensaban Pedro Sánchez y sus asesores que el pueblo les iba a solucionar la papeleta de gobernabilidad con unas nuevas elecciones, cuando no ha sido así porque el pueblo en una masa de sentimientos y cada cual han votado como en abril. Una experiencia más del problema que tiene España por no tener una segunda vuelta. Lo que no soluciones los diputados, no lo vamos a solucionar los votantes. Nos encontramos con un presidente en funciones más débil, con la pérdida de 3 escaños. Y ahora es cuando ha de pactar con UP, Errejón, y los nacionalistas vascos y catalanes, la deriva hacia el federalismo en evidente, España se fractura, porque se rompió el bipartidismo, que era un salvavidas que no veíamos.

Yo lo veo que estamos peor que antes.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?