La voz del lector

El sentido de la vida

“Nuestro clima psicológico y social es el más infectado de superstición y de irracionalismo de todo tipo, desde el declinar de la Edad Media”.

"Necesitamos encontrar el sentido de la vida, porque eso nos instala en la seguridad y la confianza. Si no sabemos para qué estamos, avanzamos como los equilibristas, apoyados sobre un fino cable, oscilando entre inseguridades y miedos ( "Mujeres brújula en un bosque de retos: Ideas para superar la adversidad" de Isabel Sánchez).

Esta interesante cita me hace pensar si no es la ausencia o pérdida del sentido de la vida, la razón fundamental de que tanto desconcierto, inseguridad y miedo hoy invada nuestras vidas y la de la sociedad en la que nos desenvolvemos.

Resulta sorprendente que sea la juventud de dos emblemáticas Universidades como son las de Granada y Salamanca las más transgresoras de las normas que intentan proteger su salud y la  de sus familiares o conciudadanos. Puedo entender que sean los jóvenes los más intrépidos, arriesgados y valerosos ante situaciones límite que se presentan a lo largo de nuestra existencia: guerras, manifestaciones, actividades deportivas, etc. Es connatural a la edad en la que nos sentimos más inhibidos, rebeldes e incluso generosos para anteponer a nuestra propia vida, valores o empresas que nos exigen una gran capacidad de riesgo personal.

Pero lo que es incomprensible, es que sean la diversión o el consumo de alcohol y otros “alicientes”, los que nublen la visión de la realidad en la que viven y que ni siquiera sean capaces de advertir que sus irresponsables conductas contribuyen a dañar gravemente no solo la salud sino también el bienestar general de toda la sociedad a la que pertenecen. Esa misma irresponsabilidad es achacable también a quienes, a pesar de su edad mucho más madura, organizan reuniones privadas o familiares que demuestran también el escaso valor y aprecio hacia sí mismos y hacia la vida de los demás.

¿Es un problema de ausencia de conciencia por el mal que causan? ¿Es el vacío moral de una sociedad enferma? ¿Es una evasión ante el miedo a la enfermedad, al sufrimiento y a la muerte? ¿Es el resultado de una educación sin poso ni fundamento en las ciencias humanísticas? ¿Está la sociedad occidental inmersa en una crisis de irracionalismo como afirma el intelectual y filósofo de nuestro tiempo George Steiner?

“Nuestro clima psicológico y social es el más infectado de superstición y de irracionalismo de todo tipo, desde el declinar de la Edad Media y quizás incluso desde la crisis del mundo helenístico” dice Steiner. ¿Eran más más valerosos y generosos los millones de jóvenes que dejaron su vida por defender sus ideales o su patria en las grandes contiendas del pasado siglo, que nuestros jóvenes de hoy que irracionalmente ponen en riesgo sus vidas y las de sus compatriotas?

 Creo que las respuestas a estos interrogantes se podría encontrar en la urgente necesidad de una reeducación en los fundamentos religiosos, filosóficos o históricos del hombre para que nuestros jóvenes y también los adultos puedan encontrar el sentido de su existencia, el de pertenencia a una comunidad y el sentido de sus vidas que los haga más fuertes y responsables ante la adversidad, el sufrimiento o incluso la muerte,

No nos aislemos en nuestro propio yo como hoy lo evidencian este tipo de conductas. Nos lo recuerda el Papa Francisco en su reciente encíclica “Fratelli tutti”: “Nadie puede pelear la vida aisladamente. Se necesita una comunidad que nos sostenga, que nos ayude y en la que nos ayudemos unos a otros a mirar hacia delante”.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?