Audi Q2 y Audi Q5
photo_camera Audi Q2 y Audi Q5

Motor

Audi Q2 y Audi Q5. Un dúo muy dinámico

La renovación del Audi Q2 y del Audi Q5 pasa por pequeños retoques estéticos y la adopción de nuevos equipamientos

El Audi Q2 por primera vez puede equipar faros Matrix Led y mejora la oferta de sistemas de asistencia a la conducción. Está disponible desde 27.960 euros. En lo que respecta al Audi Q5 estrena un nuevo sistema multimedia, y su precio de partida es 47.610 euros.

Alcanzado el ecuador de su vida comercial, llega el momento de la preceptiva puesta al día del Audi Q2 y del Audi Q5. El Audi Q2, que es el modelo de acceso a la gama SUV de la marca, se lanzó al mercado en julio de 2016, mientras que la segunda generación del Audi Q5 inició su comercialización a principios de 2017. Ambos modelos son fundamentales para Audi en España por el volumen de ventas que suponen.

AUDI Q2

Fiel a la filosofía que le vio nacer, el Audi Q2 mantiene sus particulares señas de identidad a base de un  diseño desenfadado, incluso se podría decir que muy personal  frente a otras realizaciones de la firma de los cuatro aros. Por supuesto que no renuncia al genuino ADN de Audi, pero lo cierto es que se le quiso dotar de un diseño específico, diferenciador. Es en el frontal donde más se percibe que sigue la disciplina de familia, con la parrilla de formato ligeramente octogonal, mientras el lateral y parte trasera ponen de relieve cierta independencia estilística.

Ahora, la actualización del modelo pasa por pequeños retoques estéticos centrados en unos rediseñados faros de led, que opcionalmente pueden ser los sofisticados Matrix Led, una parrilla más baja con tres finas rendijas por debajo del borde del capó que evocan al clásico Audi Sport Quattro y que también tomó recientemente el  A1 Sportback, nuevas entradas de aire poligonales así como nuevos paragolpes. En la trasera destacan unas hendiduras bajo los pilotos y un nuevo paragolpes. El corte del lateral resulta muy personal, donde una línea de cintura muy alta descubre unas inconfundibles formas, poco vistas. Dos líneas sobre los pasos de rueda evolucionan en las puertas para formar un trapecio invertido o, si se mira con mayor detenimiento, un hexágono. Toda una lección de juegos geométricos.

 

Privilegiada posición

Con respecto a su antecesor, el renovado Audi Q2 prácticamente repite dimensiones, tan solo incrementa la longitud 1,7 cm para llegar a un largo de 4,21 m. El maletero tiene un volumen de 405 l, pero las versiones Quattro con tracción integral ven reducido en 50 l este espacio. Hay que tener en cuenta que además del espacio que demanda el diferencial trasero, los modelos con tracción integral montan una suspensión trasera de tipo multibrazo en lugar del eje torsional de sus hermanos de tracción delantera, menos voluminoso. La opción de montar los faros Matrix Led conlleva asimismo la inclusión de intermitentes traseros dinámicos.

Si se echa un vistazo a los posibles rivales del Audi Q2 en la oferta de otros fabricantes especialistas, como Mercedes-Benz o BMW, curiosamente no se encuentra ninguno. A lo sumo, el anterior Mini Countryman, porque la nueva generación creció bastante en tamaño y más bien habría que situarlo dentro del segmento C. Así pues, con este planteamiento, el benjamín de la familia Q se postula como un vehículo sin competencia natural dentro de las marcas especialistas con todas las ventajas que de ello se derivan. Puede decirse que el Q2 milita en la parte alta del segmento  B-SUV, con una longitud por debajo de la habitual en los compactos o C-SUV.

En el interior, al igual que ocurre con el exterior, los cambios son muy sutiles. Afectan al diseño de la palanca de cambios o los aireadores. De serie porta un cuadro de instrumentos analógico, pero en opción puede montar el Audi Virtual Cockpit que sustituye este cuadro por una sofisticada pantalla configurable de 12,3 pulgadas. En lo que afecta al sistema multimedia se puede escoger entre las tres opciones que propone, el de serie con pantalla de 7 pulgadas o los opcionales con pantalla de 8,3 pulgadas, siendo el más completo el MMI Navegación plus.

Tracción delantera o integral Quattro

Versátil y ágil en ciudad pero a la vez muy capaz para largos trayectos interurbanos, el Audi Q2 puede incorporar sistemas de asistencia a la conducción de segmentos superiores, heredados de sus hermanos mayores los Audi A6 y A7. Se beneficia de la dirección progresiva, que se vuelve más directa a medida que aumenta el giro del volante, mientras para la suspensión permite decantarse entre tres tipos, la de serie, una deportiva más firme que rebaja la altura de la carrocería 10 mm y, por último, la tercera opción contempla control de la amortiguación. Hay tres motorizaciones disponibles en la fase de lanzamiento, dos de gasolina y una diésel. En gasolina, el motor de acceso de 3 cilindros en línea con 1 litro de cilindrada impulsa a la versión 30 TFSI (110 CV), y lleva acoplado un cambio manual de 6 velocidades. El siguiente escalón lo ocupa la versión 35 TFSI (150 CV), que monta un propulsor de 4 cilindros en línea con 1,5 litros de cilindrada asociado a un cambio manual de 6 velocidades o bien a uno automático de doble embrague S tronic de 7 relaciones. En ambos la tracción es a las ruedas delanteras. La oferta diésel corre a cargo de la variante 35 TDI Quattro (150 CV) animada por un motor de 4 cilindros en línea con 2 litros de cilindrada. Cuenta con tracción integral Quattro y únicamente adopta el cambio automático S tronic de 7 relaciones. La gama Audi Q2 tiene unos precios que oscilan entre 27.960 euros (30 TFSI Básico) y 40.140 euros (35 TDI Quattro Black line). Posteriormente se unirán los modelos 30 TDI (116 CV) y 40 TFSI (190 CV), mientras en enero pondrá la guinda en el pastel el Audi SQ2 (300 CV), capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 4,9 s.

Una gama muy variada

La gama Audi Q2 se articula en torno a cuatro acabados o niveles de equipamiento: Básico, Advanced, S line y Black line, teniendo en cuenta que la dotación de serie para el mercado español es muy completa. Todas las versiones incluyen elementos como los faros LED delanteros, el Audi Parking System trasero, el control de velocidad (Tempomat), el asistente de arranque en pendientes (Hold Assist), etc. El acabado Advanced implica un sobreprecio de 2.140 euros respecto al acabado Básico, e incluye la línea Advanced exterior (difusor específico delantero y trasero, aplicaciones decorativas en las entradas de aire del parachoques, taloneras específicas, pintura de contraste y blade en gris Manhattan metalizado), llantas de aleación de 17 pulgadas y paquete connectivity (Audi Smartphone Interface y preparación para navegación), así como climatizador de confort y pilotos traseros Led.

Como primer eslabón de las líneas más deportivas se comercializa el Audi Q2 S line, con un sobrecoste de 1.250 euros con respecto al acabado Advanced. Incorpora el equipamiento de diseño específico de la línea S line (paragolpes S line, taloneras específicas S line, carrocería en pintura completa y blade en gris plata selenita), a lo que suma el tren de rodaje deportivo (sin sobrecoste, con posibilidad de mantener el estándar de serie), asientos delanteros deportivos, llantas de aleación ligera de 18 pulgadas de Audi Sport, paquete de iluminación ambiente y Audi Drive Select, además de todo el equipamiento funcional de las líneas básica y Advanced. Esta oferta la remata por todo lo alto la versión que más deportividad y carácter aporta: la Black line (1.250 euros más cara que la S line), con llantas de aleación ligera de Audi Sport de 19 pulgadas, cristales oscurecidos, carcasas de los retrovisores en color negro, paquete de estilo negro y blade en color negro brillante.  

Adicionalmente se ofrecen en opción dos paquetes de equipamiento exclusivos,  el Confort (1.765 euros) y el Técnico (1.395 euros).  El atractivo de estos paquetes es que aglutinan una serie de elementos que saldrían más caros si se escogieran individualmente, es decir, permiten un significativo ahorro. El paquete Confort incluye: Audi Parking System Plus, cámara trasera, espejos exteriores plegables eléctricamente y antideslumbrantes, espejo interior antideslumbrante automático, apoyo lumbar, portón del maletero eléctrico, paquete de iluminación ambiente y llave de confort. En lo que respecta al Técnico incorpora: MMI Navegación Plus, Audi Smartphone Interface, Audi Sound System y Audi Virtual Cockpit.

AUDI Q5

Esta actualización de la segunda generación del Audi Q5 afecta fundamentalmente a ligeras pinceladas en la carrocería y a la introducción de un nuevo sistema multimedia. Cuando se presentó en 2017 la segunda generación del Q5 llamó poderosamente la atención no solo que conservara la elegancia de su antecesor, sino que además mostrara una imagen mucho más deportiva, más dinámica, en la que tiene mucho que ver esa onda que recorre todo el lateral inspirada en la del Audi A5. Ahora, la actualización o puesta al día del Audi Q5 conlleva algunas modificaciones en el frontal, como los faros de nuevo diseño, las nuevas entradas de aire o el rediseño de la parte inferior del paragolpes. Pero sobre todo destaca la gran parrilla octogonal, al estilo del Q8, que abandona las anteriores formas hexagonales. En la parte trasera cabe mencionar el listón decorativo que une las ópticas, un difusor rediseñado y unas ópticas que opcionalmente pueden incorporar tecnología OLED, herencia del refinado Audi A8. Los OLED son diodos orgánicos emisores de luz extremadamente eficientes que generan una superficie luminosa homogénea.

Fuente luminosa inteligente

Los grupos ópticos traseros OLED se dividen en tres secciones con seis segmentos cada una, lo que permite recrear hasta tres formas diferentes (la llamada firma luminosa), cada una con su propia secuencia al abrir o cerrar el vehículo. Así, al seleccionar el programa Dynamic en el Audi Drive Select, se adopta otra configuración específica para ese modo. Las ópticas OLED  cuentan con detección de proximidad y asimismo incluyen intermitentes dinámicos. Si un usuario se acerca a menos de dos metros de la parte trasera del Audi Q5 cuando está parado, todos los segmentos OLED se iluminan, volviendo a su diseño original al iniciarse de nuevo la marcha. Como función de seguridad, automáticamente se enciende un segmento adicional cuando el vehículo está detenido si detecta que se aproximan automóviles por detrás. 

 

La dotación de serie contempla faros Led con la posibilidad de equipar opcionalmente los faros Matrix Led (de serie en los acabados S line o Black line) con una luz de carretera inteligente y adaptativa que ofrece mayor seguridad y confort durante la conducción sin deslumbrar al resto de usuarios sobre el asfalto.

En el interior el acabado se puede tachar de impecable, con unos perfectos ajustes  a base de  materiales de gran calidad. Tanto los distintos botones  como los diferentes mandos transmiten una sensación visual de refinamiento y robustez, sensación que se acrecienta al accionarlos. Los cambios en el interior hay que buscarlos en el nuevo sistema multimedia, que estrena una pantalla táctil de 10,1 pulgadas y forma parte del equipamiento de serie en todas las versiones. Pero el cuadro de instrumentos Audi Virtual Cockpit  de 12,3 pulgadas con tres modos de visualización está disponible a partir del nivel de acabado Advanced o, lo que es lo mismo, forma parte de la dotación de serie de toda la gama a excepción de las variantes con nivel de acabado Básico.

Cuatro niveles de acabado

La gama Audi Q5 se articula en torno a cuatro líneas de acabado. A la variante de acceso (Básico) se unen la Advanced, S line y Black line. Con un precio de partida de 47.610 euros, la Advanced suma sobre la versión de acceso 3.600 euros, mientras  en las versiones S line el incremento respecto de las Advanced es de 2.500 euros. Las variantes Advanced incluyen lamas verticales cromadas en la parrilla, además de protectores en la zona de los bajos de los paragolpes delantero y trasero en color plata, en vez de negro. El acabado S line incluye una parrilla deportiva con trama en forma de panal y un marco cromado para el difusor trasero. Por último, el acabado Black line dota al Q5 de la máxima personalidad y deportividad con elementos característicos de la línea S line en negro. Cuesta 3.000 euros más que los S line. También la paleta de colores introduce novedades, pues dos de los doce colores disponibles para la carrocería son nuevos: el Verde Distrito y el Azul Ultra.

En el apartado de las motorizaciones, el usuario puede escoger entre dos mecánicas diésel y una de gasolina. En ciclo diésel el motor de 4 cilindros en línea con 2 litros de cilindrada se desdobla en dos variantes encargadas de propulsar, respectivamente, a dos modelos, el 35 TDI (163 CV) y el 40 TDI (204 CV). Ambos cuentan con cambio automático de doble embrague S tronic de 7 velocidades, pero mientras en el 35 TDI la tracción es a las ruedas delanteras en el 40 TDI es integral Quattro. A los que prefieran la gasolina va dirigido el modelo 45 TFSI (265 CV), que monta un motor de 4 cilindros en línea con 2 litros de cilindrada. Se comercializa con tracción integral Quattro y cambio automático S tronic con 7 relaciones. Hay que apuntar que el sistema de hibridación suave,  Mild Hybrid (MHEV), contribuye al bajo consumo de combustible en las dos variantes del motor 2.0 TDI. Un alternador de arranque (BSG) proporciona energía al sistema eléctrico de 12 voltios, que cuenta con una compacta batería de iones de litio. El BSG recupera energía durante las frenadas y la almacena en la batería. El sistema MHEV permite que el Audi Q5 pueda desplazarse en modo de marcha por inercia con el motor desconectado, haciendo posible que el sistema start-stop se active desde velocidades inferiores a 22 km/h. En conjunto, la mejora en eficiencia se cifra en un ahorro de alrededor de 0,3 litros de combustible cada 100 km. Los precios oscilan entre 47.610 euros (35 TDI Básico) y 68.333 euros (45 TFSI Black line).

A lo largo de los próximos meses la gama Audi Q5 contará con nuevos miembros. En primavera de 2021 está prevista la llegada del “superdiésel” SQ5 con 341 CV y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,1 s. También para primavera se espera la incorporación de un modelo híbrido enchufable (Audi Q5 TFSIe).

Varios tipos de suspensión

A esta variedad tanto mecánica como de terminaciones se suma la posibilidad  de elegir entre cuatro configuraciones para la suspensión. Como alternativa a la suspensión de serie se ofrece el tren de rodaje deportivo (siendo de serie en los acabados S line y Black line). La suspensión de serie con muelles de acero también está disponible con amortiguación controlada electrónicamente (con amortiguadores de dureza regulable) que ofrece un amplio margen entre un comportamiento confortable y dinámico. Además, la suspensión neumática adaptativa permite variar la altura de la carrocería al suelo en cinco etapas, una característica muy adecuada para un SUV como el Audi Q5. La suspensión neumática permite regular tanto la flexibilidad de los resortes neumáticos como el tarado de los amortiguadores, por lo que el confort de marcha es supremo. Asimismo aumentan las posibilidades en recorridos fuera del  asfalto al poderse variar la altura de la carrocería. Desde el Audi Drive Select (de serie) es posible configurar diversos sistemas del vehículo. En su configuración básica se puede regular la respuesta del motor, el funcionamiento del cambio automático, la dirección y el climatizador conforme a 6 modos o programas: Efficiency, Confort, Dynamic, Auto, Individual y Off-road. Cuando se equipa la suspensión neumática añade un modo más, el Allroad, mientras el Off-road se convierte en Lift/Offroad, que eleva al máximo la altura de la carrocería para sortear obstáculos en la conducción campera. 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?