BMW Serie 8 Coupé.840d xDrive. vista Frontal
photo_cameraBMW Serie 8 Coupé.840d xDrive. vista Frontal

Motor

Disponible el modelo 840d xDrive desde 112.600 euros

BMW Serie 8 Coupé: heredero de una rica tradición

Ya está a la venta el lujoso BMW Serie 8 Coupé

Se ofertan dos versiones, la  840d xDrive, que monta un motor diésel de 6 cilindros en línea (320 CV) y cuesta 112.600 euros, mientras la M850i xDrive va propulsada por una mecánica V8 de gasolina (530 CV) y tiene un precio de 140.400 euros.

Ambas cuentan con tracción integral.

BMW cuenta con una rica tradición en la fabricación de coupés. Solo así puede concebirse un producto de las características del nuevo BMW Serie 8 Coupé, en el que brillan un sobresaliente dinamismo, un magnífico acabado, un gran confort de marcha, unas prestaciones de genuino deportivo y un diseño de ensueño.

Pero para llegar a esta segunda generación de la Serie 8 de BMW, ha sido necesario que una gran saga fuera cediendo el testigo sucesorio generación tras generación.

Una saga que tiene sus inicios en 1962 con el lujoso BMW 3200 CS, propulsado por un motor V8, continua con el 2000 CS (1965) y, posteriormente, con el 2.800 CS (E9) de 1968.

En el 3200 CS de 1962, el por aquel entonces jefe de diseño de la marca, Wilhelm Hofmeister, aplicó un característico recurso estilístico que ha llegado hasta nuestros días y que toma su apellido, la curva Hofmeister. Dicha curva, hacia la parte delantera del vehículo, se ubica en la parte baja del montante trasero y confiere una personal forma a la ventanilla.

La conocida como Serie 6 sustituyó en 1976 a los modelos E9. Estuvo vigente hasta 1989.

En 1990 debuta la Serie 8, propulsada por motores de gasolina V8 y V12.

Aunque sucede en el tiempo a la primera generación de la Serie 6, muchos no la consideran un sucesor natural por ser unos modelos mucho más ambiciosos a la par que sofisticados tecnológicamente, además de más costosos.

Finalizada la vida comercial de la Serie 8 (1999) llegó la hora del debut de la segunda generación de la Serie 6 (2003-2010).

Estos modelos ya portaban tecnologías punteras, mientras de su propulsión se encargaban mecánicas de 6 cilindros en línea, V8 y V10. Además, por primera vez, se incorporó a la prestigiosa gama  un modelo diésel, el BMW 635d (286 CV).

Estilísticamente esta segunda generación de la Serie 6 lucía un espectacular (para algunos polémico) diseño, fruto del no menos polémico jefe de diseño de la época, Chris Bangle.

Diseño inspirado en el prototipo BMW Serie 8 Concept

La segunda generación de la Serie 6 dio el relevo a la tercera en 2011, que ha llegado hasta nuestros días (2017).

Su gama contempló además de modelos coupé y cabrio, un sedan de 4 puertas (gran coupé).

Todo este rico historial ha servido de fuente de inspiración para el lanzamiento en 2018 del nuevo BMW Serie 8 Coupé, sucesor de la tercera generación del Serie 6 Coupé, aunque a efectos comerciales recupere la denominación Serie 8.

Un rico legado que le ha valido para consolidar su posición de producto altamente tecnológico dentro de una envuelta de gran belleza formal.

El diseño de la carrocería del nuevo BMW Serie 8 Coupé está directamente inspirado en el del coche concepto BMW Serie 8 Concept, que causó impacto por un alto contenido emocional.

Un contenido que ha sido trasferido con mucha fidelidad al coche de producción para realzar su carácter dinámico con mayor intensidad que en cualquier modelo anterior de la marca. Con unas dimensiones exteriores de 4,84 m de longitud, 1,90 m de anchura, 1,34 m de altura y una batalla de 2,82 m, hace gala de unas proporciones idílicas que realzan un diseño basado en una silueta baja y alargada.

En ella imperan una superficie acristalada estrecha y una línea de techo que discurre elegantemente hasta la parte trasera.

En el frontal destaca la parrilla con los tradicionales riñones de la marca de forma hexagonal, con sus elementos rodeados por un marco de una sola pieza. Los faros de Led son los más delgados que se han utilizado en un BMW de producción hasta la fecha.

Lateralmente, las superficies de la carrocería se curvan hacia dentro cuando se alejan de las ruedas delanteras, y hacia fuera de nuevo cuando se acercan a las ruedas traseras. Este efecto se combina con una superficie acristalada que se va estrechando para crear una musculosa línea de cintura.

En la parte trasera, el juego entre líneas horizontales y diagonales pone en evidencia la anchura del vehículo y su bajo centro de gravedad.

Como colofón, el techo se inspira en el libro de estilo tradicional de los clásicos deportivos, con una hendidura central que recuerda el doble abombamiento de algunos automóviles clásicos de competición.

Motores diésel y gasolina con tracción integral

Este segunda generación del la Serie 8 de BMW propone inicialmente dos modelos de corte coupé, el 840d xDrive y el M850i xDrive.

El primero está propulsado por un motor diésel de 6 cilindros en línea con 3 litros de cilindrada que desarrolla 320 CV, lo que autoriza unas prestaciones de primera, con una aceleración de 0 a 100 km/h de 4,9 s y un consumo en ciclo combinado de 5,9 l/100 km.

Su precio es de 112.600 euros. El M850i xDrive monta un motor V8 de gasolina con 4,4 litros de cilindrada que proporciona 530 CV. Un potencial que le permite pasar de 0 a 100 km/h en tal solo 3,7 s, mientras la velocidad máxima está limitada (lo mismo que en el diésel) a 250 km/h. Cuesta 140.400 euros.

Detalle del motor del nuevo BMW

Detalle del motor BMW Serie 8 Coupé

Ambos modelos cuentan con un cambio automático Steptronic de convertidor de par con 8 velocidades y tracción total, como sugiere la denominación xDrive.

Con el objeto de preservar al máximo las sensaciones al volante, en condiciones normales el 100% del par se transfiere al tren posterior, además el M850i xDrive adopta un diferencial autoblocante trasero con control electrónico, que es opcional en el 840d xDrive.

La caja de cambios incluye la función de avance por inercia, que selecciona punto muerto al dejar de acelerar y abordar bajadas pronunciadas para disminuir el consumo, un programa Launch Control para efectuar salidas con la máxima aceleración y la posibilidad de manejo manual-secuencial haciendo uso de la propia palanca o de las levas en el volante.

También los dos modelos cuentan con dirección a las cuatro ruedas, un dispositivo que prima la maniobrabilidad (disminuye el diámetro de giro) girando las ruedas traseras en sentido opuesto al de las delanteras hasta una velocidad de 72 km/h.

Por encima de esta velocidad, las ruedas traseras giran en el mismo sentido que las delanteras para aumentar la estabilidad.

Para la versión de gasolina se reserva en opción un sistema de estabilización de balanceo activo, que permite una compensación rápida (mediante motores eléctricos) del balanceo de la carrocería en curvas tomadas con un fuerte apoyo.

En el interior se dan cita a partes iguales lujo, refinamiento, calidad y un ambiente altamente tecnológico.

Los asientos deportivos vienen tapizados de serie en cuero Vernasca, un tapizado que también recubre las puertas y el cuadro de instrumentos. Los reposacabezas van integrados en los respaldos, mientras los respaldos de los asientos traseros pueden abatirse para aumentar la capacidad de un maletero de 420l.  

El BMW Live Cockpit Professional viene de serie.

Comprende un cuadro de instrumentos completamente digital constituido por una pantalla de 12,3 pulgadas, en el centro de la cual puede mostrarse, por ejemplo, una sección del mapa de navegación.

La pantalla del sistema multimedia de 10,25 pulgadas ahora es táctil, aunque asimismo permite su manejo mediante los botones del volante, los controles (iDrive) situados en la consola, al lado del selector del cambio de marchas, el control por voz o el control mediante gestos.

Detalle del BMW Live Cockpit Professional

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?