Vehículo para conducir sin carnet.
photo_camera Vehículo para conducir sin carnet.

Motor

El coche sin carnet sale del ‘bache’

La hasta ahora complicada situación del mercado de los coches sin carnet empieza a mejorar. Tras casi una década de caídas de ventas, 2014 refleja un ascenso del 5,9% de las adquisiciones de este tipo de vehículos.

El sector del cuadriciclo ligero sufrió un desplome de ventas continuado en España entre 2007 y 2013 debido dos amenazas principales: la feroz crisis económica y la regulación adversa.

La difícil coyuntura financiera fue doblemente grave. La población en general (y la clase media, cliente principal de los cuadriciclos, en particular) es más reacia a gastar en época de crisis; por otro lado, este ahorro se centra especialmente en inversiones sustituibles por alternativas más baratas, como las motocicletas, en este caso.

Aunque este vehículo sea un coche, está regulado como un ciclomotor, y es precisamente esta licencia la que hay que obtener para conducirlo. Lo que significa que no se trata exactamente de un “coche sin carnet”; no se necesita la licencia B de conducción, que sirve para automóviles estándar, sino la AM, válida para ciclomotores y cuadriciclos.

Es precisamente esta regulación el blanco de las quejas de las empresas del sector. En 2007, la DGT endureció los requerimientos para acceder a estos coches: subió la edad mínima de 14 a 15 años e introdujo una prueba práctica (además de mantener la teórica).

Las dos empresas más importantes que venden estos vehículos en España, Aixam y Driveplanet, coinciden en criticar esta medida. Aceptan la prueba práctica, en cuanto que aumenta la seguridad, pero arremeten contra su complicada preparación, dado que la mayoría de las autoescuelas no tienen cuadriciclos con que entrenar a sus alumnos.

Así son los coches sin carnet

El origen de este tipo de vehículos es francés. Nacieron allí en 1975, pero no llegaron hasta nuestro país hasta 1997. No existe ninguna fábrica de cuadriciclos en España; hubo un breve intento de Santana en Linares, Jaén, pero no prosperó. El 80% de las marcas son galas hoy en día.

Su límite de velocidad no puede superar los 45 km/h, motivo por el que les está vedado el acceso a las autopistas. Sin embargo, pueden circular por autovías si no existe otra alternativa y es un trayecto corto, señala Jaime Gálvez, responsable comercial de Driveplanet.

Las características del vehículo lo hacen perfecto para desplazamientos entre pequeñas poblaciones rurales o por trazados urbanos. Aunque ahora esta segunda posibilidad va ganando fuerza, fue la primera la que triunfó los primeros años, indica Óscar Castellano, director general de Aixam.

“Inicialmente, el 95% de los clientes era de clase media, gente mayor del ámbito rural. De 2002 a 2008 ya no compran tanto estos coches, pero sí lo hacen muchas mujeres, madres de familia de 35 a 50 años que no pudieron sacarse el carnet en su momento. Ya hay tantos compradores en la ciudad como en el campo”, afirma el director de Aixam.

Un poco después apareció la gente joven, generalmente adolescentes de entre 15 y 18 años que no tienen acceso a un coche y encuentra en los cuadriciclos una alternativa. Este tipo de comprador es ya mayoritario en el mercado italiano; en el español, aunque en crecimiento, ronda el 15% del total.

El futuro, en opinión de Jaime Gálvez, pasa por los jóvenes y el motor eléctrico. Ambos existen ya, pero no se han consolidado como una alternativa fiable. La edad media del comprador sigue una tendencia a la baja, mientras que la tecnología eléctrica (y, sobre todo, su difusión) lo hace al alza.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?