Ahorro de combustible.
photo_camera Ahorro de combustible.

Motor

¿Cómo podemos ahorrar combustible mientras conducimos?

Ahorrar mientras conducimos se ha vuelto una obligación si no queremos acabar con un roto en el bolsillo

Con el alza continua del importe de los combustibles, los cuales han alcanzado precios históricos y suben casi a diario, ahorrar mientras conducimos se ha vuelto una obligación si no queremos acabar con un roto en el bolsillo.

Hay varios consejos que podemos aplicar y también ayudarnos de portales como Gasogenio, que nos facilitan herramientas para conseguir un gasto menor en combustible, de modo que obtendremos un ahorro que notaremos al no tener que llenar el depósito tan a menudo.

Hay que vigilar las revoluciones a las que llevamos el vehículo

Una de las mejores maneras de ahorrar combustible es llevando el vehículo a bajas revoluciones en marchas largas, ya que cuando el motor gira a pocas vueltas gasta menos combustible.

Por ejemplo, en un coche de gasolina el régimen óptimo estaría alrededor de las 2000 RPM, mientras que en un diésel sería algo más bajo, de unas 1500 RPM.

Aquí conviene consultar con nuestro mecánico de confianza, en especial si tenemos un diésel con filtro antipartículas, ya que es posible que llevarlo siempre “bajo de vueltas” pueda atascar el filtro convirtiendo el ahorro de combustible en una avería muy cara.

Desterrar los acelerones

Los acelerones no suelen servir de mucho, en especial en ciudad, de manera que si queremos ahorrar combustible nos tenemos que olvidar de ellos a no ser que sean estrictamente necesarios.

Si estamos atentos a las circunstancias del tráfico no tendremos que usarlos, lo que nos permitirá ahorrar combustible al no obligar a trabajar tanto al motor, aprovechando las inercias del automóvil.

De hecho, en muchas ocasiones solo nos sirven para acercarnos antes al coche que nos precede y tener que frenar, ya que hay tráfico o nos es imposible adelantar en ese momento.

Aprovechamos los descensos

En el caso de que circulemos por una zona con muchas cuestas, hay que aprovecharlas, porque nos permitirán gastar menos.

 

Conduciendo un coche manual, dejamos la marcha más larga que podamos y soltamos el acelerador, lo que permite caer al automóvil como lo hacen los camioneros, siempre controlando la velocidad máxima con el fin de no excederla.

Cuando llevamos un coche automático exclusivamente hay que dejar de acelerar, ya que se pondrá en lo que llaman “modo vela”, que es una especie de punto muerto gestionado de manera electrónica con el cual siempre tenemos el control del automóvil.

Vigilar la presión de los neumáticos

Algo que nos hace gastar más combustible sin darnos cuenta es una presión baja de los neumáticos, puesto que en este caso hay más superficie de contacto con la carretera, lo que se traduce en un consumo mayor.

No cuesta nada revisarlos todas las semanas e incluso podemos comprar un compresor portátil para hacerlo en casa y así llevar las presiones siempre perfectas, lo que hará que las ruedas nos duren más (y el ahorro sea mayor).

Parece que el precio del combustible no va a bajar, sino todo lo contrario. En esta situación no queda más remedio que acostumbrarnos a hacer una conducción eficiente con la idea de ahorrar todo lo que nos sea posible cuando nos movamos con nuestro vehículo.

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable