Hispano Suiza Carmen
photo_cameraHispano Suiza Carmen

Motor

Hispano Suiza Carmen: Un gran turismo eléctrico “Hyperlux” de nueva generación

El Carmen, diseñado, desarrollado y fabricado en Barcelona y totalmente eléctrico es un gran turismo hiperlujo

Rendimiento incomparable de un chasis monocasco de fibra de carbono y un avanzado tren motriz 100 % eléctrico.

La herencia de la marca queda patente en el diseño elegante y contemporáneo y la atención a los detalles y la artesanía le confieren un lujo sin igual

El Carmen representa el orgullo del espíritu y el sólido legado familiar.

El nuevo Hispano Suiza Carmen tras su debut a nivel mundial en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2019, marcando el resurgimiento de esta emblemática marca española de coches de lujo, se presentará en el Automobile Barcelona el próximo 9 de mayo de 2019.

El Carmen, diseñado, desarrollado y fabricado en Barcelona y totalmente eléctrico es un gran turismo hiperlujo, la máxima expresión de un diseño de inspiración clásica, un chasis y un tren motriz de última generación, una potencia trepidante y una dinámica impecable.

Es el primer modelo de un nuevo segmento de vehículos “hyperlux", que combina el rendimiento de los superdeportivos con un lujo exquisito, una artesanía meticulosa y una atención a los detalles técnicos y de ingeniería. Una propuesta realmente única y un tributo perfecto a la marca emblemática española de coches.

El estreno mundial de este coche de serie es la materialización de un sueño de toda la vida de Miguel Suqué Mateu, actual presidente de Hispano Suiza y sus hermanos y bisnieto del fundador de la marca. El Carmen se inspira en la singularidad y la elegancia de su madre, la señora Carmen Mateu (1936-2018).

Este nuevo modelo de producción propia, ha sido creado desde cero para ofrecer una experiencia de conducción excepcional y lujosa.

El Carmen, que combina una avanzada propulsión totalmente eléctrica de 750 kW (1.019 CV) con un monocasco de fibra de carbono súper rígido, suspensión delantera y trasera de doble trapecio y vectorización de par, ofrece una dinámica excepcional, con una especial atención a un trepidante rendimiento y su facilidad de conducción.

Con una potencia tan prodigiosa y un peso de tan sólo 1.690 kg, el Carmen ofrece unas prestaciones de primera clase alcanzando los 100 km/h en menos de 3 segundos y con una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h.

El diseño impactante y cautivador del Carmen equilibra a la perfección, la deportividad agresiva y la elegancia atemporal, en un perfil que lo hace claramente diferenciable en la carretera.

Su estilo tiene una gran influencia de los coches Hispano Suiza de principios del siglo XX, concretamente el Hispano Suiza H6C Dubonnet Xenia de 1938, del que solo se fabricó un ejemplar. El Carmen compendia el legado de elegancia y diseño de la marca en un moderno coche ‘Hyperlux’.

Hispano Suiza ha seleccionado los mejores materiales para su exclusivo interior, inspirándose en los interiores de los modelos Hispano Suiza más lujosos antiguos. El exquisito habitáculo de dos plazas irradia refinamiento y opulencia y complementa a la perfección su rendimiento reduciendo el esfuerzo del coche.

El estilo de Hispano Suiza para el Carmen queda reflejado en la excepcional atención a los detalles de su producción totalmente artesanal. El diseño, la ingeniería y la fabricación del coche se han realizado en Barcelona, a manos de un equipo de expertos altamente cualificados de QEV Technologies, especialista en ingeniería de sistemas de propulsión eléctrica y de competición.

El precio del Carmen de Hispano Suiza partirá de 1,5 millones de euros (más impuestos), y solo se fabricarán 19 ejemplares desde finales de 2019 hasta 2021.  La homologación del vehículo se finalizará a principios de 2020 y en junio del mismo año, se entregará el primer Hispano Suiza Carmen.

Los clientes potenciales ya pueden inscribirse para adquirir uno de los modelos exclusivos del Carmen a través de la web www.hispanosuizacars.com y poder entrar en el proceso de personalización de su vehículo.

Un diseño elegante y contemporáneo inspirado en el legado icónico de la marca

El equipo de Hispano Suiza tuvo claro el objetivo principal del diseño del vehículo: el renacimiento de la marca tenía que ser un homenaje a sus orígenes.

El mercado de los coches de alto rendimiento está dominado por deportivos agresivos diseñados para parecer futuristas y para demostrar con osadía sus logros técnicos. El Carmen es diferente. Hispano Suiza es diferente. Ya desde sus inicios, a principios del siglo XX, la marca siempre ha sido diferente.

Uno de los pilares fundamentales en la historia de Hispano Suiza ha sido la belleza de su estilo. Y uno de los diseños más llamativos, que más ha servido de inspiración al Carmen, como decíamos, fue el Hispano Suiza Dubonnet Xenia de 1938, una pieza única de arte inigualable que fue encargada por André Dubonnet.

Este legendario piloto de caza de la Primera Guerra Mundial corrió en coches Hispano Suiza y también fue un prolífico inventor apasionado por la aerodinámica moderna.

Él mismo se encargó del diseño de su coche especial, que exhibía la innovadora suspensión de muelles helicoidales de Dubonnet.

Este sistema de suspensión fue cedido posteriormente a varios otros fabricantes de automóviles. El Carmen hace honor a las características tan distintivas de forma y estilo del Dubonnet Xenia y se traduce en un perfil aerodinámico retrospectivo modernizado para los próximos años.

El estilo del Carmen es deliberadamente provocativo y pretende generar una reacción emotiva y ser reconocible al instante.

El frontal del Carmen está dominado por una gran rejilla trapezoidal de marco cromado y profundo, inspirada en sus antepasados de las décadas de 1920 y 1930. En su centro se sitúa el texto en cursiva `Hispano Suiza' y la nueva insignia de la marca, una moderna interpretación de su logotipo original.

Los faros semicirculares están dispuestos como unos ojos de felino con un agresivo “ceño fruncido” que parecen proyectar la luz desde las profundidades de la carrocería del vehículo, con anillos LED concéntricos para las luces de conducción diurna y los intermitentes.

La rejilla del guardabarros delantero está flanqueada por un par de entradas de aire de gran tamaño que acentúan el dominio de la rejilla central y dan la impresión de un movimiento dinámico hacia delante. Un separador frontal "flotante", casi invisible en negro, canaliza el aire por debajo del coche.

A cada lado, un surco pronunciado aporta un cambio drástico de superficie entre el capó y el panel del guardabarros delantero sobre la rueda delantera hasta la base del pilar A.

La línea de la carrocería está muy marcada a través del panel de la puerta, que alberga una salida de aire por detrás de la rueda delantera. Esta silueta cóncava termina justo en el punto en que la parte trasera toma el relevo: una elipsis suave incorpora la rueda trasera cubierta, inspirada en los detalles aerodinámicos de la gota de agua del Dubonnet Xenia.

Vistos desde atrás, los anclajes formados se estrechan ligeramente sobre las ruedas traseras cubiertas, flanqueando un pronunciado estrechamiento de la línea del techo y de la pantalla trasera que termina en un punto marcado, agudo y orientado hacia atrás, la cola trasera de la gota.

El nombre del modelo aparece con orgullo en el borde recto y limpio del panel de la cubierta trasera: en forma de texto aparece "Carmen", una representación clara de la firma original de Carmen Mateu.

Debajo del abrupto borde del panel de la cubierta trasera hay un vacío oscuro, un espacio perforado por los distintivos faros traseros del Carmen y el prominente difusor trasero.

Las luces traseras circulares parecen en principio relativamente convencionales y las luces traseras y de freno se iluminan como anillos LED. Ahí es donde termina la convención. En primer lugar, en el centro de los anillos, el emblemático gráfico de la cigüeña de Hispano Suiza, modernizado para el renacimiento de la marca, se presenta como las luces de marcha atrás del coche.

Los intermitentes traseros ofrecen una mayor libertad de movimiento. Los anillos exteriores de cada faro trasero incorporan ocho pequeños dientes en torno a su perímetro interior.

Estos dientes son, de hecho, las puntas de las tiras de LED longitudinales que se extienden desde lo más profundo de la carrocería del coche. Si se ve desde un ángulo, el indicador “late” a lo largo de los conos de la luz creando un espectáculo visual dramático y fascinante.

Aerodinámicamente, uno de los principales retos para el equipo de diseño era lograr una baja resistencia y, al mismo tiempo, asegurar el flujo de aire necesario a través de los radiadores del coche para enfriar la batería y los componentes del tren motriz de una forma eficiente.

Las pruebas y el diseño se llevaron a cabo utilizando una dinámica de fluidos computacional (CFD) y software de simulación de túnel de viento virtual.

El coeficiente de resistencia es de 0,325 Cd, inferior al del Porsche 918 Spyder (0,34), al Koenigsegg Agera R (0,37) y al Ferrari F12 (0,33).

El splitter delantero, el suelo plano y el difusor trasero funcionan al unísono para reducir la elevación. El splitter delantero crea una zona de baja presión en la parte delantera, mientras que el difusor hace lo mismo entre las ruedas traseras recurriendo a un efecto de geometría convexa.

El suelo plano mantiene la energía de flujo lo más alta posible desde la parte delantera hacia la trasera, aumentando así la eficiencia del difusor trasero.

El aire se canaliza hacia el paso de rueda trasero a través de una toma de aire de bajo arrastre en el suelo plano y hacia afuera a través de la parte trasera del coche: este flujo de aire contribuye a la refrigeración por convección de los frenos traseros.

Un exquisito interior de lujo que combina la tecnología moderna con la sofisticación clásica

El habitáculo de pasajeros del Carmen es una combinación muy bien concebida del diseño clásico del primer capítulo de la historia de Hispano Suiza y de la tecnología moderna y avanzada para ofrecer un lujo, un confort y un refinamiento extraordinarios.

Antes de entrar en el coche, el conductor y el pasajero disfrutan de una espectacular obra a medida que las puertas de tijera se elevan y giran en un movimiento suave y elegante.

A los ocupantes del coche les espera en el interior una combinación de la mejor piel y alcántara que se utiliza para recortar los asientos de compuesto de fibra de carbono regulables eléctricamente y calefactables, así como los paneles de las puertas y el revestimiento del techo.

Todos los tapizados se cortan y cosen a mano en la planta de montaje de Hispano Suiza en Barcelona, lo que garantiza que el conductor y el pasajero se sientan cómodos en un entorno verdaderamente suntuoso.

Tal es la importancia de la experiencia de ser el propietario, que cada Carmen contará con un perfume interior personalizado y diseñado y desarrollado conjuntamente con el comprador para garantizar que el coche se adapte perfectamente a sus deseos y preferencias.

La artesanía que se aprecia en todo el interior está perfectamente alineada con la historia de la marca. Por ejemplo, el salpicadero refleja las características de los predecesores del Carmen, con un estilo tradicional que utiliza placas de madera auténtica y aluminio metalizado de alta calidad, perforado con auténticos interruptores de palanca para garantizar la tactilidad mecánica.

La clásica esfera de reloj en el centro del tablero presenta un mecanismo suizo con diseño y desarrollo de un fabricante de relojes español. Evoca la posición y el estado de los relojes que había en los primeros coches de la marca.

Del mismo modo, la palanca de cambios triangular es una referencia directa al triángulo de acero art decó que aparece en el tablero de los modelos históricos de Hispano Suiza.

Aunque el estilo es descaradamente retrospectivo, las tecnologías empleadas ofrecen la mejor experiencia posible para los ocupantes. Las tiras de luz led ambiental están ocultas a lo largo de los paneles de las puertas y en los espacios reservados para los pies para que el interior sea un espacio acogedor.

Los radios del volante cuentan con controles multimedia y para teléfonos inteligentes, mientras que el centro de la consola de información y entretenimiento para el conductor ofrece una interfaz de usuario muy intuitiva.

La pantalla táctil de alta definición de 10,1 pulgadas permite a los propietarios seleccionar opciones de información y configurar los ajustes del vehículo con facilidad. En la pantalla es también donde aparece la salida de vídeo de la cámara de aparcamiento trasera.

El audio de alta fidelidad se transmite a través de seis altavoces de alta calidad y un subwoofer, lo que proporciona una experiencia de audio única de 360 grados. La conectividad Bluetooth y USB de audio, así como la integración de un CarPlay forma parte del equipamiento estándar.

Una aplicación móvil exclusiva de Hispano Suiza permite a los propietarios determinar de forma remota la temperatura del habitáculo, encender las luces y activar la alarma, así como controlar el estado de carga de la batería.

En el interior del coche, se pueden recargar de forma inalámbrica los teléfonos móviles colocando el dispositivo en el cargador situado debajo de la consola central o a través de la conexión USB.

Un tren motriz eléctrico avanzado que proporciona un rendimiento sin esfuerzo

Una de las decisiones fundamentales en la concepción del primer coche de serie de Hispano Suiza desde finales de la década de 1940 fue la elección de la tecnología del tren motriz.

El equipo de diseño y el propio presidente de Hispano Suiza decidieron rápidamente que el coche debía mirar hacia adelante y abrazar el futuro. Esto está en línea con los valores de sostenibilidad de la empresa matriz de Hispano Suiza, el Grup Peralada, la empresa de la familia Suqué Mateu.

Además, antes de cofundar la empresa en 1904, el director técnico de Hispano Suiza, Mark Birkigt, ya experimentó con los trenes motrices eléctricos. Creó uno de los primeros prototipos de vehículos eléctricos de España, otro factor que influyó en la decisión de optar por un tren motriz totalmente eléctrico para el Carmen.

El socio tecnológico de Hispano Suiza para el diseño y la fabricación del Carmen, QEV Technologies, tiene una amplia experiencia en el desarrollo de la tecnología de transmisión de vehículos eléctricos, específicamente para los equipos que participan en la FIA Formula E y la FIA Electric Production Car Series (EPCS). Como tal, QEV Technologies aporta unos niveles sin precedentes de conocimientos de ingeniería al tren eléctrico del Carmen, contribuyendo así a su excepcional rendimiento, eficiencia, fiabilidad y seguridad.

El Carmen está propulsado por dos motores síncronos de imanes permanentes (PMSM) de 375 kW, uno para cada rueda trasera. El par significativo de cada motor se controla a través de sofisticados sistemas vectoriales de par desarrollados internamente por QEV Technologies.

La potencia totalmente eléctrica de 750 kW (1.019 CV), combinada con un bajo peso en orden de marcha de tan sólo 1.690 kg, permite que el Carmen vaya de 0 a 100 km/h en menos de tres segundos y a una velocidad máxima de 250 km/h (limitada electrónicamente).

El paquete de baterías de alta energía tiene forma de T y funciona como una columna vertebral central del coche situado detrás de los asientos. También sirve como amortiguador de masa (TMD), aportando estabilidad y reduciendo la vibración estructural.

La batería de polímero de iones de litio tiene una densidad de potencia de 230 Wh/kg con un volumen fijo de 560 litros para una capacidad base de 80 kWh. La carcasa de la batería, de fibra de carbono, permite una actualización fácil cuando aparezcan nuevas tecnologías a prueba de futuro para el Carmen: para 2020, se prevé que 300 Wh/kg sea una realidad comercial y se aumentará la capacidad de la batería hasta 105 kWh.

Los componentes mecánicos y eléctricos de alta eficiencia proporcionan una pérdida total de energía desde la batería hasta el suelo de menos del 10%, maximizando la autonomía del vehículo, que está previsto que supere los 400 km.

El paquete de baterías, compuesto por 700 celdas, ha sido diseñado y fabricado íntegramente en la propia empresa, incluyendo un sistema completo de control de temperatura para asegurar que las celdas puedan funcionar de manera óptima.

El sistema de control de batería asegura un rendimiento estable de carga y descarga y proporciona las estrategias de seguridad necesarias para una arquitectura de 750V DC.

El Carmen es compatible con el protocolo de carga rápida CCS2 de 80 kW, así como con las opciones de carga CHAdeMO y GB/T.

Los componentes de la batería y del tren motriz eléctrico se refrigeran por líquido a través de tres radiadores delanteros: uno bajo el capó situado en la parte delantera del vehículo para la refrigeración de la batería, y uno a cada lado, en los pasos de rueda delanteros, para la refrigeración de los componentes del tren motriz.

Las tres tomas de aire delanteras aportan un flujo de aire para ayudar a enfriar el sistema de transmisión eléctrica y la batería.

La ubicación, el tamaño y la forma del difusor de estas tomas, junto con los planos divididos, distribuyen el aire en el núcleo del radiador para lograr el equilibrio óptimo de resistencia y alto flujo de aire a través de los radiadores.

Las salidas del capó que expulsan el aire del radiador delantero, y las de los pasos de rueda delanteros que expulsan el aire de los radiadores laterales, han sido diseñadas y ubicadas para minimizar la resistencia.

La expulsión del calor de la batería se controla mediante el radiador central delantero y el condensador. El sistema de gestión térmica de la batería utiliza un intercambiador de calor pasivo (radiador) y un sistema de refrigeración activo, que comparte su ciclo de refrigeración con el aire acondicionado del habitáculo. Además, un calentador PTC (Positive Temperature Coefficient) calienta la batería en condiciones de frío.

El software de la Unidad de Control del vehículo  (VCU) del coche gestiona la potencia del vehículo y las estrategias de control, analizando continuamente los innumerables flujos de datos y activadores de instrucciones para controlar el comportamiento del vehículo.

Estas estrategias han sido desarrolladas y probadas internamente por los ingenieros de software de Hispano Suiza. Una red compleja alimenta una gran cantidad de datos a la VCU a una velocidad de hasta 1.000 muestras por segundo.

Los datos se envían también a través de la nube a la infraestructura de back office de Hispano Suiza para asegurar que el estado del vehículo sea controlado por Hispano Suiza en tiempo real para asegurar una máxima confiabilidad. Esta funcionalidad también permite el contacto con los servicios de emergencia de eCall si es necesario.

Un chasis monocasco de fibra de carbono a medida

El Hispano Suiza Carmen es uno de los coches más intensos en fibra de carbono del mundo. Los compuestos de fibra de carbono se emplean en todo el vehículo y representan la mayor parte de las estructuras del vehículo.

Incluso en esta, la estructura más elemental del Carmen, Hispano Suiza ha creado una obra de arte única: la fibra de carbono colocada a mano para el chasis monocasco está específicamente orientada siguiendo un patrón de tejido opuesto espejado. El resultado es la forma de una flecha direccional hacia adelante que recorre la línea central del coche de atrás hacia adelante.

El compuesto de fibra de carbono también se utiliza para las estructuras de protección contra choques que absorben y disipan la energía del impacto para proteger el monocasco en la parte delantera y trasera. Excepcionalmente, el bastidor auxiliar trasero también está construido en fibra de carbono y está atornillado a la estructura principal del chasis.

El chasis monocasco pesa tan solo 195 kg y presenta una rigidez excepcionalmente alta para proporcionar una rigidez torsional de 50.000 Nm/deg. Esto no solo contribuye a una célula de pasajeros más fuerte y segura, sino que también beneficia el rendimiento dinámico del coche. La relación rigidez-masa del Carmen (256 Nm/deg por kg) supera a cualquier otro hipercoche: en comparación, la relación rigidez-masa del Lamborghini Aventador es de 237 Nm/deg por kg.

Los 11 paneles de la carrocería de fibra de carbono son también increíblemente ligeros, ya que inclinan la balanza con solo 64,5 kg, incluidos el divisor delantero y el difusor trasero.

Incluso las estructuras de los asientos y los paneles interiores de soporte de la tapicería están compuestas de fibra de carbono. Además, también se utilizan como materiales de aislamiento eléctrico y como parte de la gestión de NVH del automóvil, como sustancia amortiguadora de ruidos y vibraciones.

El mecanismo de apertura de las puertas de tijera utiliza una combinación de un actuador eléctrico y un resorte de gas, que toma el peso de la puerta a medida que se abre.

El equipo de desarrollo del Carmen se centró en honrar el legado de los primeros coches de Hispano Suiza que, desde principios de la década de 1920, crearon una reputación como coches excepcionales; máquinas rápidas, fiables y cómodas que podían hacer que todo viaje fuera agradable y muy rápido.

Los modelos de Hispano Suiza fueron reconocidos como puntos de referencia para la madura industria del automóvil y lograron repetidos éxitos en competiciones de carreras y de resistencia en todo el mundo

Con la inspiración del pasado, centrado en el rendimiento, la velocidad en línea recta se combina con las capacidades dinámicas centradas en el conductor gracias al equipo de expertos de QEV Technologies, que con la experiencia de la Formula E, ha desarrollado e integrado una gama de sistemas de chasis avanzados para lograr los objetivos dinámicos del coche.

El Carmen no solo mostrará un manejo excepcional, sino que las características y el comportamiento del coche deben ser predecibles y fáciles de conducir.

El Carmen no es un coche de carreras para la carretera: más bien, es un gran turismo que adopta y aprovecha las tecnologías y técnicas más avanzadas inspiradas en el deporte del motor para atraer y hacer disfrutar con seguridad al conductor.

La suspensión de doble trapecio está montada en la parte delantera y trasera, que se combina con un control adaptativo de la amortiguación y tecnologías de distribución de la rigidez al balanceo para ofrecer un manejo preciso y sensible, a la vez que mantiene una conducción refinada y confortable.

La verdadera vectorización del par motor gestiona la distribución del par de los dos motores en cada rueda trasera, en función de las entradas del conductor y de los niveles de agarre disponibles. Esto proporciona una serie de beneficios, particularmente en la respuesta dinámica durante la conducción más enérgica, una mayor estabilidad a alta velocidad y una mayor seguridad en superficies de bajo agarre.

El Carmen emplea un sistema de frenos electrónico. En lugar de un sistema de frenado hidráulico regular, el sistema de frenado electrónico ahorra peso y proporciona una respuesta más rápida, además de permitir la recuperación de energía durante el frenado, que puede ser devuelta a la batería.

Otras tecnologías de seguridad activa incluyen sistemas antibloqueo de frenos (ABS), control de tracción (TCS) y control electrónico de estabilidad (ESP). Mientras tanto, los frenos del Carmen son potentes unidades de compuesto de cerámica de carbono de AP Racing.

Los discos cerámicos delanteros y traseros de 380 x 34 mm funcionan con las pinzas Radi-CAL de seis pistones para garantizar que el Carmen pueda perder velocidad de forma rápida y constante.

Pruebas y desarrollo

Sorprendentemente, el Carmen era solo una idea conceptual hace poco tiempo. El programa de diseño comenzó en marzo de 2018 con el objetivo de tener el primer vehículo de serie listo para ser presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra en marzo de 2019 y ahora se presenta en el Autmobile Barcelona con mejoras considerables. Igual de impresionante es que el Carmen no es el resultado de cientos de diseños e ingenieros. Un pequeño pero apasionado equipo de desarrollo de tan solo 40 personas ha sido el encargado de diseñar, desarrollar y fabricar el primer Carmen.

Un factor importante en el corto período de desarrollo es la gran dependencia de las simulaciones de ingeniería que utilizan tecnologías de ingeniería asistida por ordenador (CAE). Las simulaciones han utilizado el software Altair Hyperworks Suite, que ofrece una amplia gama de técnicas de simulación para hacer frente a la problemática surgida durante el diseño y desarrollo del Carmen.

Tras el Automobile Barcelona, Carmen continuará su fase de pruebas y desarrollo en las instalaciones de pruebas del IDIADA (Instituto de Investigación Automotriz Aplicada) en Tarragona, España, así como en otros circuitos de toda España y se prevé que este proceso dure hasta seis meses.

Un espíritu de orgullo español y un fuerte legado familiar

Hispano Suiza fue responsable del diseño y fabricación de más de 12.000 coches de lujo y 50.000 motores de avión entre 1904 y 1946. Antes de incorporarse a Hispano Suiza como director técnico, Marc Birkigt tenía experiencia con tecnologías de vanguardia en la nueva era del automóvil, liderando un equipo que construyó uno de los primeros prototipos de coches eléctricos de España en 1899.  

Algunas de las innovaciones que más tarde desarrolló ayudaron a que los vehículos de Hispano Suiza fueran considerados entre los mejores y los más avanzados del mundo. De hecho, muchos medios de comunicación y entusiastas de la automoción de alto perfil consideraron a los coches de Hispano Suiza entre los mejores del mundo.

Incluso tres décadas después de que Hispano Suiza dejara de fabricar coches, otras marcas de lujo seguían utilizando tecnología automotriz con licencia de Hispano Suiza.

Hispano Suiza es una empresa familiar de cuarta generación. Su presidente, Miguel Suqué Mateu, es el bisnieto del fundador de la marca, Damián Mateu. Hispano Suiza es única en nutrir un linaje familiar intacto en la reintroducción de una marca de automoción nacida en la primera era del automóvil.

La empresa está muy orgullosa de sus raíces españolas: su sede central, su centro técnico y sus instalaciones de fabricación se encuentran en Barcelona, y más de las tres cuartas partes de los componentes de Carmen proceden de España.

A través de su presidente, la familia Mateu mantiene una relación íntima con el renacimiento de Hispano Suiza, participando en la dirección y gestión de la marca, así como en el diseño y especificación del Carmen. La familia Mateu mantiene también un estrecho vínculo, con la familia Birkigt y son buenos amigos tal como eran sus bisabuelos.

Los Suqué Mateu también querían que el Carmen reflejara la herencia y los valores del Grup Peralada, incluyendo innovación, diseño, valores ecológicos y de sostenibilidad, además de un interés en el éxito económico sostenido de España.

Grup Peralada

El Grup Peralada fue fundado en 1904 y desde ese momento es propiedad y está gestionado por la familia Suqué Mateu. El grupo de empresas ha seguido creciendo y representa la cúspide del lujo en gastronomía y entretenimiento.

Destaca el restaurante con estrella Michelin - Castell Peralada - en el noreste de España, donde también posee 12 bodegas galardonadas, un campo de golf de 18 hoyos y un hotel de cinco estrellas que ofrece los primeros tratamientos de salud en spa del mundo.

También es sede del Festival Internacional de Música de Peralada, que se celebra anualmente y que celebra las artes, la ópera y el ballet. Opera 21 restaurantes, ocho casinos y seis hoteles de cinco estrellas en Europa y América Latina.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?