traductor-profesional

Negocio

¿Cómo contratar a un buen traductor?

La globalización que se está experimentando dentro del mundo de la empresa, hace que la relevancia de las agencias de traducción sea superlativa. No en vano, un negocio puede verse truncado por un documento mal traducido, una reunión cuyo contenido ha sido mal interpretado o, incluso, por un pequeño matiz que no ha sabido comunicarse de la manera correcta.

Por ello, tener siempre a mano un traductor que garantice un buen trabajo se convierte en algo fundamental. Gracias a su función, algunos procesos empresariales, como puedan ser expansiones a nivel internacional, se podrán llevar a cabo de una manera mucho más cómoda.

Sin embargo, siempre surge la misma pregunta. ¿Cuáles son los requisitos que tiene que tener un buen traductor? Podemos encontrar traductores jurados en Alicante, en Madrid o en cualquier provincia pero, en cualquier caso, estos tienen que reunir una serie de condiciones que se hacen imprescindibles. De hecho de ellas puede depender el devenir de una empresa.

Dominio total del idioma

Esto puede parecer evidente. Sin embargo, cuando se trata de lograr una traducción de calidad no solo hay que exigir el dominio de la lengua sino todos los matices que esta pueda tener. Expresiones coloquiales, términos propios de una zona concreta del país así como otros detalles lingüísticos le van a permitir a ambas partes poder conversar de una manera fluida y segura.

Conocimiento de la materia a traducir

Esto es fundamental. No solo se trata de traducir literalmente una conversación sino de darle un cierto contexto. Y es que es precisamente en ese contexto donde se puede perder mucha información. De ahí la importancia de que el traductor tenga cierta formación en el área en el que se va a mover. 

Formación en la tecnología específica

No siempre se tiene una conversación de forma presencial. Ni siquiera solo entre dos partes. Es entonces cuando la tecnología entra en juego. Auriculares, micrófonos, teléfonos y ordenadores, entre otros, son dispositivos que hay que manejar para que la traducción llegue a buen puerto. Del control de estos puede depender el que todas las partes implicadas sigan el desarrollo de la conversación sin problemas.

Buena condición física

Puede parecer un detalle nimio pero no lo es. Un traductor, aunque puede solicitar un relevo, de hecho los hay, puede tener que estar traduciendo conferencias de varias horas de duración. Solo a través de una buena condición física es como se puede mantener la concentración en todos los detalles que se están exponiendo.

Cierta capacidad de redacción

Pero, como es evidente, no solo un traductor juega un papel crucial en conversaciones, ponencias o conferencias. La redacción de contratos, de acuerdos y de otro tipo de documentos puede ser muy importante. Por eso no solo hay que limitarse a la mera traducción sino también a llevar a cabo una redacción coherente y con sentido.

Unas cualidades que son imprescindibles a la hora de contratar a un traductor. A partir de ellas, y en función de las necesidades particulares de cada caso, se podrán fijar otros requisitos que complemente a los anteriores.

 

Marruecos 0-0 (3-0) España
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Busquets dió la charla y la cara Luis Enrique fue de puro bajón
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?