Negocio

¿Por qué debería incorporar una tienda online a mi negocio?

Tiendas online y las claves de su éxito

Las tiendas online se han convertido ya en un imprescindible para cualquier negocio: no importa el sector en el que este se desarrolla, es necesario ofrecerle a los cliente una alternativa para comprar y contactar por internet. Lo cierto es que esto ofrece muchas ventajas.

Tiendas online y las claves de su éxito

De un tiempo a esta parte, hemos visto cómo las tiendas online están ganando cada vez más terreno entre los consumidores. Y es que cada vez son más las personas que se animan a realizar sus compras a través de internet. Esto provoca, por tanto, que cada vez sean más los negocios que decidan complementar sus opciones de venta ofreciendo también una alternativa online.

¿Pero por qué tienen tanto éxito este tipo de tiendas? ¿Qué las hace tan atractivas y las convierte, casi, en imprescindibles para la subsistencia de cualquier negocio? Lo cierto es que las tiendas online triunfan tanto porque se adaptan perfectamente a las nuevas necesidades de la sociedad.

Hoy en día, los usuarios y consumidores quieren las cosas de manera rápida, casi inmediata; desean comprar cuando ellos desean, sin tener que esperar a horarios y sin tener que salir de casa. Además, les gusta comparar muchos productos hasta que se deciden por comprar uno. E, incluso, en muchas ocasiones quieren comprar un único producto en tan solo unos segundos. Justamente, todo eso es lo que ofrecen las tiendas online.

Se puede decir, por tanto, que los negocios online rentables son ya numerosos.

Ventajas de incorporar una tienda online

Teniendo todo lo anterior en cuenta, no es de extrañar que muchos negocios valoren la posibilidad de incorporar ellos también una tienda online a sus modelos de negocio. Muchas veces, hay quien no se anima a dar el paso porque piensa que no va a saber configurarla adecuadamente o que no le va a reportar tantos beneficios como parece.

Pero esto no es cierto: el proceso es sencillo si se cuenta con la ayuda de profesionales como InSales, quienes se encargan de llevar a cabo las tareas de programación, asegurando un funcionamiento óptimo de la tienda online. Del mismo modo, se pueden encontrar otra serie de ventajas:

Se puede conseguir un mayor número de clientes

Una de las principales ventajas de una tienda online es que está expuesta a un mayor número de usuarios y, por tanto, es posible llegar a un mayor número de clientes. En una tienda física esto no ocurre: al fin y al cabo, los clientes están limitados en función del barrio en el que se ubique la tienda y de la gente que pase por delante de la misma.

Al abrir una tienda online, es posible trabajar diferentes herramientas de marketing para poder llegar a un amplio número de usuarios que quieran comprar los productos de la misma, sin necesidad de que se encuentren, siquiera, en la misma ciudad.

No existen horarios, por lo que se facilitan las compras

Además de llegar a un mayor número de posibles clientes, se facilitan las compras, lo cual acaba atrayendo, inevitablemente, a nuevos consumidores. Las tiendas online no cierran, como ocurre con las tiendas físicas: se puede comprar cualquier día de la semana y a cualquier hora, sin importar que sea festivo o medianoche.

Sin duda, facilitar las compras a los usuarios hace que el negocio se vuelva más atractivo para ellos.

La inversión es mínima

Al contrario de lo que ocurre con una tienda física, la inversión que debe realizarse para abrir una tienda online es mínima: basta con contratar un buen alojamiento web, un dominio adecuado y los honorarios de quien se encargue de diseñar y programar la plataforma. Así, suele ser muy rentable.

Se tiene acceso a estadísticas muy interesantes

Otra gran ventaja para las empresas es que, gracias a las tiendas online, se puede tener acceso a un gran número de estadísticas muy interesantes y necesarias para el devenir del negocio. De hecho, a algunas de estas estadísticas no se podría acceder de otro modo.

Así pues, desde la tienda online se puede ver cuánta gente se conecta, cuánta gente visualiza un determinado producto, cuántos usuarios abandonan el carrito de compra (eso puede dar pistas de que los gastos de envío no les atraen), qué productos son los más demandados y cuáles no, si una oferta funciona adecuadamente, etcétera. Es más, también se puede ver desde qué ciudad y país se realizan las compras, e incluso cuál es el método de pago más utilizado.

Tener en cuenta todas estas estadísticas permitirá ofrecer, cada vez más, un servicio más personalizado y atractivo para los usuarios.

Con todo ello, es posible entender cómo las tiendas online se han convertido en un aliado imprescindible para cualquier negocio actual que se tercie. Sin duda, una tienda online adecuadamente trabajada reportará muchos beneficios que de otro modo no serían posibles.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?