Política

La mayoría de sus partidarios se han pasado a Patxi López

Ex sanchistas califican de “viaje a ninguna parte” la nueva gira de Pedro Sánchez por España

Sus antiguos colaboradores le dan por amortizado y concluyen que las visitas a Sevilla y otras agrupaciones solo buscan agradecer a los militantes su apoyo

Pedro Sánchez, en el acto con militantes de Xirivella.
photo_camera Pedro Sánchez, en el acto con militantes de Xirivella.

Pedro Sánchez anunció el jueves que vuelve a la carretera y que visitará diferentes agrupaciones socialistas para “escuchar a los militantes”. Una decisión tomada cuatro días después de que Patxi López oficializara su candidatura a la secretaría general del PSOE, y que muchos han interpretado como una respuesta al ex lehendakari. Sin embargo, sus antiguos colaboradores, sin embargo, piensan diferente.

Según explican a El Confidencial Digital ex colaboradores de Pedro Sánchez, que estuvieron junto al secretario general hasta el Comité Federal del 1 de octubre, la decisión del ex líder del PSOE poco tiene que ver con un plan real para reconquistar Ferraz. Más bien, aseguran, trata de mostrar “su reconocimiento” a los militantes que le han apoyado hasta ahora.

Estas fuentes, que desde la caída de Sánchez han optado, en algunos casos, por apoyar a Patxi López y, en otros, por colocarse en segunda línea, sí han mantenido, sin embargo, contacto con el madrileño. Por eso, tras escucharle sus impresiones, consideran muy difícil que vuelva a optar a la dirección del partido.

Es un viaje a ninguna parte”

Así las cosas, estos ex colaboradores del último secretario general califican su nueva gira por toda España como “un viaje a ninguna parte”. Estiman que “no le va a llevar otra vez a Ferraz” y que, por tanto, su única finalidad es estética.

Afirman que Sánchez es consciente de que, además de los militantes, muchos cargos intermedios en agrupaciones, e incluso varios alcaldes, “se han mojado por él” y ahora no puede dejarles en la estacada sin corresponder. Por eso “viajará a Sevilla y a otros lugares”, pero el único objetivo será “agradecer los servicios prestados”, dicen.

Sobre el empecinamiento de esos cargos locales en seguir exigiendo la vuelta de Sánchez a la secretaría general del PSOE, antiguos inquilinos de Ferraz comentan: “Se han instalado en el extremismo. No quieren la paz en el partido”.

Dos razones de peso para que ellos mismos decidieran dejar de apoyar al ex secretario general.

La visita a Sevilla, planeada desde noviembre

El propio Sánchez, afirman, empieza a ser consciente de que el partido no puede estar en una guerra constante, y por ese motivo no ha anunciado aún su candidatura y ha optado por un discurso ambiguo en sus últimas declaraciones.

Así, a la hora de anunciar la nueva gira por España, aseguró: “Cumplo con mi palabra. La próxima semana iniciaré encuentros para escuchar a quienes no fueron escuchados: los militantes”.

Una formulación que no aclara nada sobre su futuro, y que ya empleó antes de dimitir como diputado, cuando, en la semana previa a la primera votación de investidura anunció que acudiría a votar “No” pero no aclaró qué pensaba hacer en la segunda y definitiva, a la que ya no asistió.

Pese a esas dudas sobre su futuro, que para sus antiguos colaboradores son “prueba” de que “al final no se presentará”, Sánchez ha querido cumplir la promesa de ir a Sevilla y reunirse allí con militantes. Una visita que lleva planeando desde noviembre, y que tan solo un mes después, cuando algunos creían que se había echado atrás, confirmó que se produciría a finales de enero o en febrero.


 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?