Política

Primera investidura fallida de la democracia

Pedro Sánchez consuma el fracaso anunciado: el 62% del Congreso le dice “no” como presidente

Solo arrancó un voto más a favor que el miércoles (CC). Se empleó a fondo sin éxito para “ensanchar el pacto con Ciudadanos hacia la izquierda”, con claros guiños a Podemos

Pedro Sánchez en el discurso de investidura.
photo_camera Pedro Sánchez en el discurso de investidura.

Segunda votación de investidura y segundo “no” para Pedro Sánchez. En las 48 horas que han pasado desde el primer debate, el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno sólo ha conseguido sumar un solitario apoyo, el de Ana Oramas de Coalición Canarias, a los 90 diputados del PSOE y los 40 de Ciudadanos, frente a 219 en contra de PP, Podemos y los nacionalistas que volvieron a tumbar la elección del presidente.

En unos turnos de intervención mucho más breves que los del martes y el miércoles, los portavoces de los grupos han vuelto a repetir las posturas que ya expusieron en la primera sesión del debate de investidura.

Sin embargo, tras casi dos horas de debate, sólo ha habido un cambio en el signo del voto: Ana Oramas, que el miércoles se abstuvo, ha pronunciado un “sí” para así sumar 131 votos en total, con PSOE y Ciudadanos.

Frente a ellos, volvieron a votar en contra los 123 diputados del Partido Popular, los 69 de Podemos y sus confluencias, y los de ERC, Democracia i Llibertat (antigua CiU), el PNV, Bildu y otros pequeños partidos. En total, 219 “noes”.

De esta forma, el 62% del Congreso ha vuelto a negar la investidura a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, frente al 38% de diputados que le han apoyado.

Guiños de Sánchez a Podemos

Dos horas antes, Pedro Sánchez ha subido a la tribuna para defender de nuevos las 200 medidas que incluye el acuerdo de Gobierno firmado entre PSOE y Ciudadanos. Un acuerdo que, según su palabras, incluye propuestas que realmente apoyan otros muchos partidos políticos.

El líder socialista se ha mantenido firme en este documento, pero se ha hecho algunos guiños con los que ha pretendido mostrar una mano tendida dirigida especialmente a Podemos. “Vamos a derogar la ‘Ley Mordaza’”, “vamos a aprobar una ley de muerte digna”, ha recalcado Sánchez para tratar de seducir a los partidos a su izquierda, o al menos para hacerles más difícil la defensa de su voto en contra al PSOE.

Estas promesas han provocado la reacción de Pablo Iglesias. El líder de Podemos ha hecho gestos para dejar claro que esas medidas que hoy ha propuesto no están en el programa de Gobierno firmado con Albert Rivera, y por ello ha mostrado su queja porque ahora Sánchez trate de seducirle con lo que había rechazado.

Pablo Iglesias quiere volver a comenzar

“Pedro, sólo quedamos tú y yo”: Pablo Iglesias ha utilizado un tono irónico al comienzo de su intervención, en la que ha comenzado recordando su polémico beso con Xavier Domènech. Después incluso se refirió al comentarios de Andrea Levy sobre el atractivo de un diputado de Podemos. Todo, aseguró, para intentar rebajar la tensión que impera en el Congreso estos días.

Si Pedro Sánchez ha defendido su acuerdo con Ciudadanos pero ha tendido la mano a Podemos, Pablo Iglesias ha sido mucho más directo para requerir al líder del PSOE que, después de este intento fallido, se vuelva a sentar con el partido morado para forjar un gobierno de izquierdas, sin Ciudadanos.

 

“Un gobierno de coalición a la valenciana”, ha repetido varias veces Iglesias para exigir al candidato del PSOE que tome el ejemplo de Ximo Puig y acepte un acuerdo con las izquierdas y las integre en el Gobierno.

En esta ocasión, Pablo Iglesias ha sido menos ácido con otros partidos (el tiempo era más limitado) pero sin embargo ha apelado a Pedro Sánchez a que venza las presiones de su partido y de los grandes empresarios que no quieren ver a Podemos en el Consejo de Ministros: “A las oligarquías de este país les preocupa que usted y yo nos pongamos de acuerdo”.

Para que no quedaran dudas de su verdadera voluntad de que haya un gobierno de izquierdas, el líder de Podemos remarcó que “a partir de esta noche nos podemos atrever a intentar un gobierno a la valenciana”. “Ojalá que el acuerdo al que lleguemos pueda llamarse el acuerdo del beso”, terminó Iglesias.

Rajoy ataca el acuerdo con Ciudadanos por “socialista”

En la línea de la primera sesión, Mariano Rajoy dedicó su tiempo a atacar con mucha dureza el pacto de PSOE y Ciudadanos, que tildó de “contrarreforma”. Los votantes del PP, explicó el presidente en funciones, no les habían elegido para respaldar “la voladura de nuestra obra” y para apoyar “un programa socialista”.

El líder popular también provocó risas al comenzar su investidura al decirle a Sánchez: “Vamos a votar que no, ¿no lo sabía?”. Después criticó el acuerdo de Sánchez con Rivera, que definió como “un improvisado paquete de medidas que cada cual interpreta a su manera, arrimando el ascua a su sardina” por las distintas interpretaciones que Ciudadanos y PSOE han hecho de algunos puntos.

Rajoy ha hablado del “síndrome de Adán” de Pedro Sánchez y Albert Rivera por querar “cambiar por cambiar”, tirando por la borda las reformas que el PP ha hecho y que han dado buenos resultados, según ha remarcado.

Pero las palabras más duras las dedicó personalmente a Pedro Sánchez. “Señor candidato, su fiesta ha llegado al final. Ha perdido las elecciones con el peor resultado de la historia de su partido”, en una frase muy celebrada en su bancada y abucheada por los socialistas, que también han provocado un gran revuelo al decir que el líder del PSOE “ha puesto las instituciones al servicio de su supervivencia y eso también es corrupción”, algo que el portavoz del Grupo Socialista Antonio Hernando ha pedido (sin éxito) que Rajoy retirara del diario de sesiones.

Mariano Rajoy ha terminado su discurso pidiendo a Sánchez que “no bloquee más la situación y deje gobernar a quien los españoles han dado mucha más confianza que a ustedes”. El presidente en funciones ha destacado que el PP fue el partido más votado el 20-D, y por eso, tras este intento fallido, ha exigido a Sánchez que se siente con el Partido Popular y no fuerce a repetir las elecciones el 26 de junio.

Rivera pide a PP y Podemos que se abstengan

En el cuarto turno de intervención, Albert Rivera se dedicó a repartir por igual golpes a Rajoy y a Pablo Iglesias. “Señor Rajoy, las 200 reformas ni se las ha leído”, le ha reprochado para luego destacar que la gran mayoría de las medidas contempladas en el documento de acuerdo con el PSOE podrían ser suscritas por muchos populares.

Sin citar esa expresión, el líder de Ciudadanos ha utilizado “la pinza”: “Lo último que nos faltaría por ver sería al señor Rajoy y el señor Iglesias en el mismo Gobierno”. Rivera terminó haciendo un último llamamiento a que al menos, PP y Podemos se abstuvieran.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes