Política

Moncloa jugará al despiste con las vacaciones de Pedro Sánchez para evitar que le monten escraches

No se dará a conocer cuándo y a dónde viajará, ni cuántos días va a permanecer fuera de Madrid, ni si le acompañarán familiares y amigos en Doñana y La Mareta

Palacio de las Marismillas, en Doñana.
photo_camera Palacio de las Marismillas, en Doñana.

Las vacaciones de verano de este año vuelven a ser complicadas para todos los españoles, y Pedro Sánchez no es una excepción. El presidente se enfrenta a la crisis del coronavirus, cuyos rebrotes están provocando cambios en los planes, aunque en La Mareta (Lanzarote) y en el Palacio de las Marismillas (Huelva) se encuentra todo “preparado” para su llegada.

Según ha podido comprobar Confidencial Digital, Moncloa se resiste a informar sobre cuándo comenzará las vacaciones el presidente, cuándo las terminará -el primer Consejo de Ministros tras el verano será el 24 de agosto-, y cuántos días va a permanecer fuera de Madrid. 

Tampoco da cuenta de si se desplazará a La Mareta y Doñana. Se desconoce incluso si acompañarán a Sánchez sus familiares, por más que se dé por bueno que junto a él viajarán su mujer, Begoña Gómez, y sus dos hijas. 

Temor al rechazo ante la opinión pública

En el equipo del jefe del Ejecutivo explican que, con tantas reservas, se quiere preservar la intimidad de la familia. Y aducen también motivos de seguridad.

De hecho, en Moncloa no han confirmado que Pedro Sánchez vaya a tomarse unas jornadas libres en agosto.

En el equipo de máxima confianza del presidente del Gobierno se resisten además a anunciar antes de tiempo sus vacaciones, por temor a un rechazo ante la opinión pública, sobre todo ante la situación generalizada de rebrotes de coronavirus por toda España.

Esquivar las protestas de los ciudadanos

Por si fuera poco, fuentes del entorno de Pedro Sánchez aseguran a ECD que Moncloa ha decidido “jugar al despiste”, por el sistema de no concretar con demasiada exactitud los pasos del presidente en cada momento, y ello con el fin de sortear posibles protestas, escraches y abucheos por parte de ciudadanos, que desconocerán cuando llega a un destino y cuándo se va.

El despliegue de estas jornadas de vacaciones no se ha improvisado. Ha sido calculado al milímetro. Las consignas vienen recogidas en una estrategia diseñada por el ministro de Presidencia, Félix Bolaños.

Desgaste de imagen

Se ha buscado que la imagen del líder del PSOE sufra el menor desgaste en sus días de descanso, en un momento en el que la popularidad de Sánchez se encuentra en horas bajas, hasta el punto de que ha llegado a ser fuertemente abucheado en alguno de sus últimos desplazamientos por España.

 

La situación es delicada, y los ciudadanos toleran muy mal en estos momentos cualquier exceso

Y para el conjunto del Gobierno, el plan, sintéticamente, se resume en tres ideas clave: “Vacaciones sí, pero con los ministros dando la cara todos los días en la prensa y nada de fotos robadas en saraos veraniegos”.

Poca vida social y actos públicos

Las fuentes conocedoras de la estrategia monclovita revelan a ECD que uno de los principales consejos de los asesores de Sánchez ha sido reducir al mínimo la vida social del presidente en actos públicos: evitar cualquier fiesta y sarao veraniego de perfil polémico.

Se busca que sea especialmente “discreto en el descanso” y huir de fotografías. Hay “pánico” a instantáneas robadas por reporteros gráficos que pudieran resultar negativas para la imagen del presidente en la situación delicada que atraviesa el país.

Así se justificará el hermetismo sobre la actividad diaria del presidente y su familia dentro del Palacio de las Marismillas y La Mareta. El plan contempla “pasar unos días alejado de las cámaras y los micrófonos”, sin apenas comparecencias públicas. Se ha decidido optar por el silencio y marcar distancias.

En esta ocasión, en ese marco del ‘perfil bajo’ que se ha decidido dar al descanso del jefe del Ejecutivo, fuentes próximas al presidente confirman a ECD que se ha descartado cualquier visita oficial a Doñana y La Mareta.

Doñana, primera opción de vacaciones

Fuentes con acceso a La Moncloa dan por hecho que Sánchez se tomará unos días de vacaciones y elegirá como primera opción el Palacio de las Marismillas, en el Parque Nacional de Doñana.

Es una información que ya manejan alcaldes socialistas de la zona, según ha confirmado a Confidencial Digital alguno de ellos. El mensaje que les ha llegado es que la intención de Sánchez es descansar junto con su familia a partir de la primera semana de agosto durante unos días en la finca de la provincia de Huelva.

La finca de Las Marismillas es utilizada como residencia de verano de los presidentes del Gobierno desde que Felipe González le dio por primera vez dicho uso en 1986. Sánchez ha mantenido esa tradición los tres últimos veranos.

Sánchez anuncia 400 millones de inversión para Egipto

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?