Política

Moncloa instruyó a los ministros y a los delegados del Gobierno para llamar “ultras” a los transportistas

Presidencia también promovió entre los miembros del Ejecutivo el ataque de que los manifestantes “le están haciendo el juego a Putin”. Malestar en autonomías del PSOE

Caravana de camiones en una carretera de Málaga en el paro organizado por una plataforma de transportistas a nivel nacional.
photo_camera Caravana de camiones en una carretera de Málaga en el paro organizado por una plataforma de transportistas a nivel nacional.

Varios miembros del Ejecutivo insistieron la semana pasada en que la ultraderecha está detrás del paro de los transportistas. Hasta el momento, ninguno de los ministros ha aportado pruebas de esa acusación. Se escudan ahora en que fue una instrucción que salió desde Moncloa y que llegó incluso a los delegados del Gobierno por toda España.

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, fue la más contundente. Vinculó directamente las protestas a la derecha radical. “Son ultras apoyados por la ultraderecha, organizados por la violencia y que no quieren la vía del diálogo para plantear sus reivindicaciones, sino que llaman a actuar con clavos, palos y piedras”.

En el mismo sentido, aunque sin mencionar la palabra “ultras”, se manifestó el titular de Agricultura, Luis Planas. Aseguró que el Gobierno va a actuar “con la máxima firmeza” frente a la situación. “Estas actuaciones son una coacción extremadamente grave sobre los que pretenden llevar a cabo su actividad habitual. Se sitúan fuera de la ley”, insistió.

“Haciendo el juego a Putin”

Incluso, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dijo que “quienes están impidiendo que los productos lleguen” a destino “le están haciendo el juego a Putin”, que busca “la inestabilidad en el conjunto de los países europeos”.

Aclaró antes que “este Gobierno nunca se niega a sentarse con nadie, pero no puede ser rehén del chantaje”. Una idea expresada también por el titular de Presidencia, Félix Bolaños.

Moncloa instruyó al Gobierno

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de la comunicación, Moncloa instruyó a los ministros y a los delegados del Gobierno en todas las comunidades autónomas para culpar a la extrema derecha de la tensión que se vive estos días por la subida del precio de los carburantes.

Y ordenó a los representantes del Ejecutivo en los territorios responder a la protesta social “con policía”, algo que ha irritado a dirigentes socialistas, especialmente en autonomías donde gobierna el PSOE -como Castilla La Mancha, Extremadura y Aragón- que han recibido protestas directas de los profesionales en sus zonas.

De ahí, por ejemplo, que además de Raquel Sánchez, también la portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, asegurara que hay reacciones “orientadas” por los posicionamientos de la ultraderecha con acciones minoritarias de transportistas que están “boicoteando” al resto de trabajadores y del sector que intentan garantizar los alimentos esenciales.

Bolaños acusó a Vox de movilizarse para “agitar los problemas”, citando expresamente la huelga de transportistas, a cuyos organizadores reiteró la negativa del Gobierno a mantener una reunión, por ser unos “irresponsables” que buscan “boicotear la cadena de suministro alimentario”.

 

Las reacciones de los ministros

La titular de Ciencia e Innovación, Diana Morant, también reclamó hace unos días que pare el “boicot” de la “ultraderecha” al sector del transporte porque, de lo contrario, “al final habrá afecciones sobre nuestras industrias”.

En cambio, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha eludido declarar si la protesta, como han hecho otros miembros del Gobierno, está vinculada con la ultraderecha. Se ha limitado a decir que no es una huelga, sino un paro de un sector minoritario con una “violencia inusitada”.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en los actos del día de la Policía

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable