Política

Sánchez logra sacar la discusión sobre el aumento del gasto militar de la cumbre de la OTAN para no enfadar a Podemos

Ha conseguido que no se cierre un acuerdo sobre un calendario en el corto plazo para el incremento del Presupuesto de Defensa de los socios de la Alianza

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
photo_camera El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez ha logrado que el debate sobre el aumento del gasto militar pase de puntillas por la cumbre de la OTAN para no enfadar a Podemos. El presidente reafirmará, en alguna de sus intervenciones públicas, el compromiso de España de llegar al 2% en 2030, pero sin cerrar un acuerdo sobre un calendario en el corto plazo.

Pese a ello, Sánchez defendió este lunes en una entrevista en La Vanguardia que la izquierda debe reflexionar sobre subir el gasto militar para situarlo “dentro de unos años” en el 2% del PIB. El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, recalcó después que “no debería ser prioridad del Gobierno aumentar el gasto en armamento”.

En vísperas de que se celebre en Madrid la cumbre de la OTAN que reunirá a más de cuarenta delegaciones de todo el mundo, y donde sobrevolará la necesidad de aumentar el presupuesto en Defensa, Echenique reivindicó que la prioridad debe ser subir la inversión pública en los servicios esenciales.

El compromiso de Pedro Sánchez

Hace unos meses, Sánchez ya anunció que su objetivo era el de elevar el gasto militar hasta alcanzar el 2% del PIB en 2030. Es una exigencia de la OTAN. Un compromiso que renovó hace menos de un mes en el Teatro Real, durante el 40 aniversario de la entrada de España en la Alianza, con la presencia del actual secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y la mirada de varios ex presidentes del Gobierno.

En Moncloa insisten en que la subida del gasto militar es “un compromiso ineludible” por el mero hecho de formar parte de la OTAN. Pero que además la actual guerra a las puertas de Europa lo justifica plenamente.

No concretar un calendario próximo

Sin embargo, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes de la dirección PSOE, Sánchez cuenta con que la política en materia de Defensa y seguridad va a ser objeto de disputa en el Ejecutivo; y no solo eso, sino que también amenaza con dificultar sobremanera las negociaciones entre los socialistas y Unidas Podemos para elaborar los Presupuestos Generales del Estado de 2023 y agotar la legislatura.

Una circunstancia que ha llevado a Moncloa a presionar a la Alianza para dejar fuera ese debate de la cumbre de la OTAN, y evitarse así una bronca en público con sus socios de Gobierno delante de los aliados extranjeros de España presentes estos días en Madrid.

A dos años de que se cumpla el plazo fijado en la cumbre de Gales (2014) para alcanzar este porcentaje, menos de la mitad de los socios de la OTAN lo cumplen, pero la invasión de Ucrania ha servido de aldabonazo y ya nadie lo cuestiona.

Se espera que el presidente del Gobierno español reafirme el compromiso de llegar al 2% en 2030, y tal vez anticipe algún aumento del presupuesto de Defensa a corto plazo. Pero sin mayor concreción.

 

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable