Seguridad

“Aún quedan decenas por aparecer”

ETA no controlaba el zulo con explosivos que se ha encontrado en Francia

Es uno de los múltiples escondites de material al que la banda le ha perdido la pista. Los investigadores no lo consideran un engaño de los terroristas

Los mediadores internacionales muestran un zulo de ETA.
photo_cameraLos mediadores internacionales muestran un zulo de ETA.

ETA entregó –supuestamente- todos sus zulos el pasado mes de abril. Sin embargo, hace unas semanas fue hallado, por casualidad, un nuevo escondite de explosivos en el sur de Francia.  Los investigadores no creen que la banda haya mentido y esté tratando de ocultar material, sino que no controla todas las ubicaciones.


Ocurrió la pasada Nochevieja. Un ciudadano francés afincado en la zona de Las Landas paseaba por un área boscosa de Tosse equipado con un detector de metales. Ante un positivo por parte del equipo, comenzó a escavar hasta encontrar dos cajas de plástico. En ellas halló lo que parecían explosivos y material detonador.

Las autoridades francesas lo pusieron en conocimiento de la Policía española, pero no ha sido hasta este fin de semana cuando se ha conocido públicamente el hallazgo. Los investigadores españoles y de la SDAT francesa confirmaron su pertenencia a ETA: en los contendores había también mapas y emblemas de la banda terrorista.

No estaba en la lista entregada por ETA

El escondite no se encontraba en la lista de zulos aportada por ETA el pasado mes de abril, cuando hizo entrega de sus ubicaciones a través de un grupo de intermediarios, los denominados ‘artesanos de la paz’.

Por aquellos días la banda reveló ocho ubicaciones, en las que había más de tres toneladas de explosivos y mucho material detonante, así como 120 armas de fuego. Sin embargo, tal y como explicaban fuentes de la seguridad del Estado a ECD, en los zulos listados no figuraban todos los escondites en los que ETA guardaba aún material.

No saben donde están todos sus escondites

No se trata de una estratagema de la banda ante un futurible rearme, sino a una cuestión relacionada con los graves problemas logísticos que ha sufrido la banda en los últimos años de lenta y progresiva desintegración.

Según explicaban estas fuentes, las continuas detenciones y golpes policiales al aparato logístico de la banda dejó a ETA sin sus expertos en zulos. Los que tenían datos concretos de la ubicación de los escondites.

En el caso del zulo aparecido en el sur de Francia hace días, los investigadores creen que se trata de un pequeño escondite “más operativo que estratégico” debido a su reducido tamaño. Posiblemente operado por una célula que se sintió hostigada y decidió esconder el material con el que contaba para la preparación de algún golpe, concluyen.

El escenario con la banda no cambia

La noticia ha levantado suspicacias sobre las acciones de la banda y sobre la veracidad de sus intenciones de entregar las armas. Sin embargo, fuentes de la seguridad del Estado aseguran que el hallazgo del zulo “no cambia en nada el escenario”, y dan total verosimilitud a la versión de que ETA no conocía el escondrijo de Las Landas.

A falta de confirmación definitiva no se considera, por tanto, que ETA haya mentido en su declaración de las ubicaciones de zulos del pasado abril. Sin embargo aún se toma con cautela todo lo relacionado a la banda.

Por otra parte, los investigadores sospechan que aún quedan “decenas de zulos por aparecer”. Algunos irán apareciendo progresivamente y otros “quedarán en el olvido”. “Es probable que dentro de 60 años sigan apareciendo escondites de ETA” concluyen las fuentes consultadas por ECD.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo