Seguridad

La odisea de un afgano y su familia atrapados 24 horas a 500 metros del avión que les trae a España

Escenas de nervios en un autobús donde continúan bloqueados 100 colaboradores españoles, incluyendo un bebé y dos sillas de ruedas

Avion Kabul
photo_camera Los aviones A400M Ejército del Aire evacuando a afganos. Foto del Ministerio de Defensa

Es la segunda vez que Mikhail (nombre ficticio) intenta llegar al aeropuerto en menos de dos días. Y su particular odisea todavía no ha terminado. Él y otros siete miembros de su familia -incluidos un bebé de algo más de un año y dos personas mayores en silla de rueda- tratan de alcanzar un avión español desde que el pasado domingo consiguieron estar en las listas que maneja el Ministerio de Defensa para ser evacuados a España. Forman parte de un grupo de unas 100 personas que España iba a repatriar, pero que permanecen atrapados en un autobús. 

La historia comienza hace un mes, cuando esta crisis todavía no se había desatado, y Paula Belenda viajó a Afganistán. Compró solo el billete de ida y pasó allí varias semanas. A través de una ‘app’ para viajeros contactó con Mikhail que ofrecía su casa para que los turistas durmieran y fue entonces cuando surgió la amistad entre ambos. 

Mikhail hablaba español porque había trabajado como traductor. Tanto él como su padre tenían cargos importantes en el anterior Gobierno Afganos por lo que, cuando los talibán llegaron a Kabul el pasado 15 de agosto, la vida para ellos se convirtió en peligrosa en su propia ciudad. Estuvieron días escondidos hasta que Paula Belenda desde España comenzó a mover cielo y tierra para que incluyeran a su amigo en las listas de repatriación. 

“Lo he intentado con todo el mundo, evidentemente luego llegué a Defensa, pero antes creé una petición de firmas, he enviado cientos de mensajes, e-mails, llamadas… Finalmente, fue el domingo cuando lo conseguí”, explica Belenda a Confidencial Digital. El proceso burocrático estaba terminado, pero entonces comenzó el largo camino en la capital afgana para llegar al aeropuerto Hamid Karzai. 

Mikhail representa solamente una de las cientos de historias que estos días se están sucediendo en una ciudad sumida en la incertidumbre y el terror tras la restauración del régimen talibán después de 20 años. Él y su familia se trasladaron el lunes al aeropuerto y estuvieron 22 horas tratando de subirse a un avión o de ser reconocido por alguna autoridad española que les indicase el camino. No tuvo éxito. WhatsApp Image 2021-08-25 at 10.37.12

Todos regresaron al centro de Kabul el martes, pero por poco tiempo. Nuevamente, volvieron a embarcarse al viaje hacia el aeropuerto, que apenas está a unos kilómetros del centro, pero que desde hace días es un lugar totalmente taponado y repleto de militares, talibanes y gente de muchas nacionalidades. 

Un autobús recogió a unos 100 afganos con destino a un avión español, según el relato de Mikhail, a la vez que otros autobuses similares recogieron a personas de otras nacionalidades. El ejército de cada país, como Estados Unidos, está saliendo del propio recinto para ayudar a entrar a estas personas. Sin embargo, tanto Mikhail como su familia llevan atrapados en el vehículo más de 18 horas. “Les dijeron que serían 3-4 y van a aceptar casi 24 horas”, expone su amiga. 

 

Los alrededores del aeropuerto se han convertido en un hervidero de gente que trata de salir a toda prisa del país. Un portavoz de los talibán ha asegurado este miércoles que permitirán evacuaciones internacionales hasta el 31 de agosto y su intención es que después puedan volver a operar los vuelos comerciales.  “Las personas con documentos legales pueden viajar a través de vuelos comerciales después del 31 de agosto”, expuso en su perfil de ‘Twitter’ este miembro del grupo armado, Suhail Shaheen. 

 

En este autobús que permanece bloqueado, se une el agotamiento y la desesperación. Han visto cómo otros vehículos que estaban en circunstancias parecidas han logrado entrar con ayuda de los militares de otros países que salen a buscarles. Desde allí aseguran que ningún militar español ha ido a rescatarle, sin embargo, el Ministerio de Defensa confirma que miembros de brigadas especiales de las Fuerzas Armadas están saliendo por las inmediaciones del aeródromo en busca de quienes se identifiquen como colaboradores de España. 

Los que llegan y el largo recorrido del asilo 

La base aérea militar de Torrejón de Ardoz ya ha recibido 1.254 personas, de las que 519 eran menores, según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. El departamento que dirige José Luis Escrivá ha precisado que 975 personas son colaboradores de España, mientras que 146 lo eran de distintos países de la Unión Europea y 131 de Estados Unidos. 

Las instalaciones cedidas por el Ministerio de Defensa son un alojamiento provisional para que los recién llegados puedan completar sus papeles de asilo y, luego, ser evacuados a otros centro de acogida. Un total de 470, de hecho, ya han sido evacuados a otros lugares. Pero el periplo que tendrán que pasar será mayor. Los plazos que la legislación ofrece son, al menos, de seis meses para la concesión del asilo. Momento hasta el que no pueden comenzar a trabajar. Pero el trámite de protección internacional a menudo se dilata en el tiempo y supera los plazos legales. 

Teaser tráiler de Lightyear, lo nuevo de Pixar

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?