Yoga
photo_camera Yoga

Tendencias

Cómo te puede ayudar el yoga y la meditación

La meditación y sus beneficios

Podríamos definir el yoga como una técnica milenaria oriental para el encuentro con lo más profundo y sutil de uno mismo, y a la vez con lo más denso y material, como es el cuerpo. El yoga está directamente vinculado con la meditación, de la que hablaremos más adelante.

El yoga

Hay muchas variantes de yoga, pero todas ellas se dirigen al mismo fin; sintonizar y experimentar conscientemente la coherencia del cuerpo, mente y corazón.

En todas las tradiciones relacionadas con el yoga se transmite la esencia de forma intelectual para posteriormente pasar a las prácticas conscientes cuyos beneficios están más que probados a través de todas las generaciones que lo han experimentado, y la ciencia en la actualidad lo corrobora.

Se sabe científicamente, que todas las tensiones corporales e incluso la mayoría de las patologías físicas están vinculadas a la incongruencia que vivimos en la mente asociada con el miedo.

Este campo de autoindagación es muy poderoso y resulta altamente necesario comprender el funcionamiento mental del ser humano y, desde esta comprensión, su liberación a través de técnicas como el yoga y la meditación fundamentada en prácticas de indagación durante las mismas.

Realizar cualquier tipo de yoga y meditación es beneficioso en cualquier tiempo y época, pero en este momento se hace casi imprescindible. Los beneficios que nos reporta ante la situación sanitaria actual son más de los que podríamos pensar:

Atención al instante, conexión con el presente y el sentir cuerpo para soltar la mente para vivir el presente sin especulaciones y sin miedos.

Percepción de tensiones y recursos para liberarlas, previniendo así contracturas o incluso, terminen dañando algún órgano.

Físicamente ganaremos en ligereza, flexibilidad, equilibrio corporal y mental.

 

El yoga eleva nuestro nivel de energía, por lo que podremos disfrutar plenamente nuestro día a día. 

La meditación y sus beneficios

Hay dos tipos de meditación, la interna y la externa. El yoga estaría en la clasificación de meditación externa en movimiento. Meditación en lo cotidiano sería la práctica del conocido mindfulness, tan presente en nuestros días.

La meditación interna debemos practicarla sentados o tumbados, entregándonos al interior, soltando los sentidos para mirar y percibir conscientemente cómo funciona la mente. Debemos centrarnos sin expectativas en esa mirada curiosa a la observación de la mente. Con la práctica la meditación va cobrando una profundidad y cualidad que no se puede describir con precisión, ya que solo es experimentable.

La meditación nos va manifestando esa esencia que habita en nuestra esencia. Nos revela lo que realmente somos más allá de lo corporal. Desde esa profundidad aparece la comprensión del mundo de una forma no convencional. Según todos los meditadores, la esencia que profundamente somos se manifiesta. Esa esencia es lo que siempre ha buscado la humanidad. Es lo que el budismo define como amor y comprensión.

La meditación nos proporcionará una sensación de profundo descanso. Además, al parar nuestra mente reduciremos nuestro estrés y ansiedad.

Realizar estas prácticas en la situación sanitaria actual se hace imprescindible para una buena salud física y mental. Para experimentar lo importante.

El centro comercial de la ciudad de Kremenchuk después de haber sido atacado por Rusia

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable