Vivir

“¡Tierra! ¡Tierra! ¡Ascienda!”. Un avión de pasajeros luxemburgués estuvo a punto de estrellarse en Barajas por una mala comunicación. El informe de Aviación Civil califica de “grave” el incidente

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) ha elaborado un informe preliminar sobre suceso ocurrido en el aeropuerto de Barajas (Madrid), en el que un avión luxemburgués de pasajeros estuvo a punto de sufrir un accidente por un presunto malentendido entre la torre y el comandante del aparato.

En el informe preliminar, al que ha tenido acceso El Confidencial Digital, se adelantan algunas informaciones sobre este incidente ocurrido el pasado 4 de agosto de 2011.

Ese día el vuelo LG-3837 de Luxair con 44 pasajeros a bordo, con origen en Luxemburgo y destino Barajas, se encontraba aproximándose al aeropuerto madrileño cuando de pronto, en la cabina de mando, se activo un aviso EGPWS –que alerta sobre la proximidad del aparato a tierra y previene de una posible colisión-.

Instantes antes, la torre de control de Barajas mantuvo una comunicación con el Luxair en la que, según el testimonio de los controladores, se le instó a descender hasta los 10.000 pies –unos 4.000 metros-.

Sin embargo, el comandante del avión asegura que por radio se le transmitió otra cifra, 5.000 pies, cota a la que procedió a descender tras confirmar la recepción del mensaje.

Minutos después, según consta en ese informe de la CIAIAC , la tripulación del aparato –un Embraer modelo ERJ-145- recibió un mensaje de alerta electrónica que indicaba “TERRAIN, TERRAIN, PULL UP” –tierra, tierra, ascienda-. En ese momento, el comandante del Embraer inició un rápido ascenso para evitar colisionar contra el suelo. Finalmente, aterrizó en Barajas sin ningún problema.

Este incidente, pese a que se saldó sin consecuencias, ha sido considerado “grave” por parte de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil, y motivó el inicio de un expediente informativo para conocer sus causas y determinar si existen razones para imponer una sanción.

Error de comunicación

Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes relacionadas con la Aviación Civil, que solicitan el anonimato debido a que los detalles de la investigación aún son secretos, el origen del incidente se debió a un fallo de comunicación entre la torre y el aparato.

La investigación continúa mientras los técnicos de la CIAIAC analizan las cintas de audio en las que quedaron registradas las conversaciones entre el piloto y la torre.

Algunos pilotos extranjeros critican que en algunas torres de control de los aeropuertos españoles se habla “por sistema en español”, y tan sólo se comienza a hablar en inglés si el controlador comprueba que la tripulación contesta en ese idioma.

Un extremo que niegan los controladores consultados por ECD, quienes aseguran que antes de comunicarse con un aparato “se comprueba su procedencia y se utiliza el idioma que corresponda”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?