Vivir

El alquiler de barcos se dispara: duplica las reservas de 2019

Tras el parón sufrido en 2020 por la pandemia la ocupación aumenta más de un 75%. Los turistas quieren conocer las ciudades costeras desde otro punto de vista

barcos
photo_camera Barcos.

La pandemia del Covid-19 ha llevado a gran número de personas a tomarse las vacaciones para conocer más a fondo sus propias ciudades. Gracias a esto muchos se han animado a alquilar un barco, una actividad que se podía entender como elitista, pero que está creciendo en adeptos. Esto se ha visto reflejado en que en las zonas costeras, privadas de sus turistas extranjeros que solían reservar alguna nave para sus vacaciones no solo no han sufrido su falta, sino que han visto aumentado el número de barcos alquilados.

Además, este aumento no ha sido pequeño. Amanda Zaragoza, Country Manager de SamBoat en España confirmó esto a Confidencial Digital: “Desde 2019 a hoy hemos crecido un 75%. A día de hoy tenemos más de la mitad del objetivo global del año ya cumplido”. Una de las causas principales de este crecimiento es el miedo a viajar lejos y con aglomeraciones, “la gente no se atreve a viajar por este tema, y están buscando vías de escape cerca de casa”.

Por otro lado, el alquiler de un barco tiene otras ventajas: “te permite descubrir partes que no conocías antes o que no son accesibles de otra forma, como calas escondidas”. Además, permite gran libertad, y siempre tendrá lugar con un número reducido de personas, lo que lo hace más seguro a la hora de realizar el viaje en la situación de pandemia actual.

El punto que hacía más reticente a la mayoría de los turistas a reservar un barco eran los precios, pero eso ha cambiado: “al democratizarse el sistema de alquiler de barcos la gente se ha dado cuenta de que era un “lujo accesible”, porque a partir de 250 euros por día puedes alquilar una lancha con amigos”.

En esto coincidía también Octavi Uyá, cofundador de Nautal, una de las principales empresas a nivel español, que ahora forma parte de ClickandBoat: “esa ha sido nuestra batalla desde el día uno. En este sector tienes un abanico de precios muy grande, pero cuando a alguien le hablas de este sector en su cabeza se muestra el famoso saliendo de un yate que cuesta cientos de miles de euros”.

Incidía también en la importancia que ha tenido para el sector el “boca a boca”: “tu tienes este estigma, pero te viene un amigo y te dice mira, hemos alquilado una lancha para seis por 100 euros, o hemos alquilado una semana un velero para seis por 1.500 euros. Cuando haces las cuentas, y ves que eso te cubre el dormir, el comer y las actividades entiendes que esto puede ser un muy buen plan”.

Por supuesto el turismo de alquiler de barcos no se ha producido de la misma manera en toda la costa española. Las zonas que más alquiler tienen son el litoral mediterráneo, tanto en las Islas Baleares como la zona de Cataluña y la Comunidad Valenciana. Este año además estos viajes han sido sobre todo de personas españolas: “Normalmente España es bastante receptora de turismo: alemanes, franceses, italianos, etc. Pero este año lo que vemos es que muchos españoles que no eran usuarios habituales en ese año dijeron estar en un barquito con mi burbuja es buena forma de pasar las vacaciones”.

Lo más interesante es la libertad de movimiento que te da el viaje en barco: “En general no hay problema para hacer viajes entre puertos, siempre que se pueda costear el amarre. La navegación siempre va asociada a la aventura: coger el barco e irte a puertos donde nunca has estado, preguntar si tienen amarre, irte a cenar a un restaurante de la otra ciudad…”.

Terremoto de cerca de 6 grados golpea Creta

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?