Vivir

Hablan los expertos en arqueología submarina que lo evaluaron

El tesoro del Odyssey es un fiasco: vale 7 millones de dólares y no 500

Del más de medio millón de monedas, casi la mitad son irrecuperables. La compañía que lo descubrió consiguió una espectacular subida en bolsa tras el anuncio del hallazgo

Imagen distribuida por Odyssey tras el hallazgo del tesoro, y que despertó las sospechas de los expertos españoles.
photo_cameraImagen distribuida por Odyssey tras el hallazgo del tesoro, y que despertó las sospechas de los expertos españoles.

El tesoro recuperado de la bodega de la fragata española Nuestra Señora de Las Mercedes ha estado rodeado de polémica desde el mismo día del hallazgo. Tras años de pleitos, su llegada a España fue recibida como un triunfo. Sin embargo, el valor real de la carga es de 7 millones de euros, muy por debajo de los 500 en los que fue tasado por la empresa ‘cazatesoros’ Odyssey.


En mayo de 2007 Odyssey Marine Exploration –una compañía dedicada a la búsqueda de tesoros submarinos- anunció que había encontrado en el fondo del golfo de Cádiz un pecio español con más de 500.000 monedas a bordo.

Se trataba de los restos de la fragata Nuestra Señora de Las Mercedes, un navío español hundido el 5 de octubre de 1804 por la fragata inglesa HMS Amphion. A bordo iban 300 marinos españoles –fallecieron 249- , además de un importante cargamento de oro y plata procedente de Perú.

En los días posteriores al hallazgo, Odyssey anunció que los primeros análisis permitían concluir que el conjunto de monedas estaba valorado en 500 millones de dólares. La fortuna fue llevada a Estados Unidos pese a las protestas del Gobierno español, que presentó una demanda para reclamar su propiedad.

Tras años de litigio, en enero de 2012 el Tribunal Supremo de Estados Unidos decidió que el tesoro debía ser devuelto a España. El 25 de febrero de 2012, las 17 toneladas de la carga de Nuestra Señora de Las Mercedes llegaron a la base aérea de Torrejón de Ardoz. El tesoro volvía a ser español.

Un fiasco de tesoro

Durante los cinco años que duró la aventura judicial en Estados Unidos, los investigadores españoles no tuvieron acceso directo a la carga. La única información fue la ofrecida por Odyssey y las fotografías que la compañía había ofrecido a la prensa.

Xavier Nieto, responsable en aquel momento del Museo de Arqueología Submarina y una de las mayores autoridades españolas en cuestión de tesoros submarinos, ha reconocido en una conferencia celebrada en la Fundación Juan March que la empresa norteamericana había conseguido “vendernos una moto”. Así lo ha reseñado Javier Peláez en un artículo publicado en 'Cuaderno de cultura científica'.

Las fotografías no cuadraban

Cuando el tesoro volvió a España, los investigadores pudieron confirmar sus sospechas: se trataba de un tesoro sobrevalorado, inflado artificialmente gracias a técnicas de marketing. Llegaron a esa conclusión tras comparar el cargamento con las fotografías que suministró la compañía.

En ellas se veían cientos de cajas blancas de plástico cerradas, excepto una que estaba abierta y mostraba en su interior decenas de monedas de plata relucientes. Las fotografías habían sido hábilmente retocadas –difuminando la efigie de las monedas- para evitar que los investigadores españoles pudieran analizar las piezas.

Sin embargo, tal y como reconoce Xavier Nieto, a los investigadores españoles les llamó la atención una de las inscripciones que figuraba en una de las cajas presumiblemente llenas de monedas: habían escrito el peso de la caja, 18 kilogramos.

Cajas vacías

Los expertos españoles calcularon cuanto pesaría esa caja cargada de piezas de metal, de plata más concretamente. Los 120 kilogramos resultantes quedan lejos de los 18 kilogramos que figuraba en los recipientes. Algo no cuadraba con lo que decía Odyssey públicamente.

Cuando las cajas llegaron a España descubrieron que las valijas “estaban vacías en dos tercios”, es decir, que tan sólo una pequeña parte estaba ocupada por monedas. El resto, por debajo, estaba hueco.

Monedas irrecuperables

El tesoro de Nuestra Señora de Las Mercedes estaba formado por 574.341 reales de a ocho –la moneda que sirvió de base para la creación del dólar norteamericano-, además de 212 doblones de oro.

Basándose en precios actuales del mercado de la numismática y el coleccionismo, los expertos españoles tasaron las monedas. El importe obtenido –a 40 dólares de media cada real, y a 1.700 cada doblón de oro- ascendía a 23,4 millones de dólares. Un importe muy lejano de los 500 millones en los que Odyssey tasó el tesoro.

Pero eso no es todo. Durante las labores de restauración del tesoro, que se alargaron varios años desde su llegada a España, se llegó a la conclusión de que sólo 300.000 monedas podrían ser recuperadas a un estado óptimo como para poder ser consideradas objeto de colección.

Cerca de 275.000 monedas eran inservibles. Estaban rotas, deformadas o destrozadas por la explosión que hundió a la fragata española. Al reducirse a la mitad el tesoro ‘útil’, también se redujo a la mitad el valor: unos 12 millones de dólares en su conjunto.

Entre 4 y 5 millones en restaurarlas

El Ministerio de Cultura dedicó grandes esfuerzos económicos y humanos a la recuperación del tesoro, que posteriormente sería expuesto en Cartagena y en el Museo Arqueológico de Madrid, así como en el Museo Naval.

Xavier Nieto asegura que el coste de los trabajos de laboratorio para reparar las monedas fue muy alto. Y cifra entre 4 y 5 millones de dólares el coste total de restaurar todos los reales –dejándolos listos para su venta en el mercado-. Por lo que el precio final del tesoro quedaría reducido a 7 u 8 millones de dólares. Setenta veces menos de lo anunciado por Odyssey en 2007.

Subidas en bolsa

Para Xavier Nieto, uno de los mayores expertos en tesoros submarinos del panorama nacional, la compañía estadounidense desplegó una gran campaña de marketing de cara a la prensa. Y sobre todo, hacia sus potenciales accionistas.

Según explica, todas las empresas ‘cazatesoros’ norteamericanas cotizan en bolsa y sus descubrimientos suelen reportar grandes beneficios en los parqués estadounidenses.

Así ocurrió precisamente con Odyssey los días posteriores al hallazgo del tesoro de Nuestra Señora de Las Mercedes. El anuncio de la captura de un botín de 500 millones de dólares disparó la cotización de sus acciones.


Vea a continuación la explicación de Xavier Nieto sobre los hallazgos de Odyssey (a partir del minuto 57), o leala en PDF.


Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable