La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

La cayetanización de los sindicatos

Manifestación organizada por los principales sindicatos.
photo_camera Manifestación organizada por los principales sindicatos.

Los sindicatos españoles se han quedado afónicos. Llevan años perdiendo credibilidad y se están quedando sin voz, apenas se les escucha. Lo he dicho en otras ocasiones: se les ve el plumero especialmente cuando gobierna la izquierda en nuestro país. Ahí todo son parabienes, diálogo social, palmaditas, buen rollo… como mucho un liviano pellizco, pase lo que pase con la economía. En cambio, cuando la derecha aterriza en La Moncloa, toda ocasión es poca para armar revuelo, desplegar una agresiva oposición, plantes y huelgas.

Fíjense, por ejemplo, en lo que está pasando estos meses en nuestro país. La situación es dramática para muchas familias. Por el alza de los precios de los productos básicos, por el alto coste de la energía y los combustibles, por la inflación que provoca una brutal pérdida de poder adquisitivo, por la dificultad para encontrar una vivienda que poder pagar…

Mientras todo esto sucede, los sindicatos se limitan a amagar con protestas en las calles. ¿Dónde están? ¿Qué más necesitan para exigirle a este Ejecutivo que arregle las cosas de una vez? Están de cayetanos, de compadreo, felices porque “los suyos” están pisando moqueta. La gente les importa un comino.

Si preguntas en UGT por qué no han organizado todavía masivas protestas, como ha sucedido en Francia o Reino Unido sin ir más lejos, te responden que una huelga general siempre tiene “connotaciones políticas”, es decir, que no es sólo una protesta para reivindicar derechos concretos sino una enmienda al Ejecutivo de turno. ¿Y? Pues que ellos están contentos con este Ejecutivo, se sienten en plena sintonía con Yolanda Díaz, la vicepresidenta segunda.

Sólo van a dar la batalla por el Salario Mínimo Interprofesional. Eso, explican, sí que es clave para los sindicatos. Con eso no se juega. El resto, no justifica una protesta masiva en las calles. Por eso digo que los sindicatos se cayetanizan. Esta expresión no guarda relación con San Cayetano, festividad que se celebra el 7 de agosto. El santo, por cierto, al que los fieles acuden normalmente a pedir pan y trabajo. No. Tiene que ver con esa expresión que popularizó Echenique para describir al pijerío con ínfulas. Así están los sindicatos.

Más en twitter: @javierfumero

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?