La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

Al PSOE le conviene que exista Vox

Santiago Abascal, presidente de VOX en la tribuna del Congreso de los Diputados
photo_camera Santiago Abascal, presidente de VOX en la tribuna del Congreso de los Diputados

Las mociones de censura estaban infravaloradas hasta 2018. Hasta ese año, eran un pim, pam, pum tontorrón, voluntarista y prácticamente inútil. Pero hace dos años saltó la sorpresa en las Gaunas, que diría el otro. Y Pedro Sánchez se coló en la historia de España por un resquicio que ni él mismo se esperaba, así lo ha reconocido el actual presidente.

Por eso, la cita de este miércoles en el Congreso para debatir la moción que promueve Vox se presenta con el mismo tono general de antes –menudo paripé, total pa’ná- pero con ese reconcome de fondo que puso de moda el humorista José Mota: “¿y si sí?”. 

Quimeras aparte, lo importante ahora es el llamado ‘día después’: qué consecuencias dejarán en los principales partidos políticos estas dos sesiones parlamentarias. En ese sentido, un servidor está convencido de que el PSOE va a salir fortalecido.

Al PSOE le conviene que exista Vox. Hay pocas dudas al respecto. Es un escenario ideal porque, en primer lugar, el partido verde divide al centro-derecha, divide el voto de la oposición. Y ya sabes: divide y vencerás. Así de simple.

Pero además, con Vox el propio votante socialista, quizás asqueado de algunos guiños populistas de sus propios dirigentes, se mantiene perfectamente movilizado y prietas las filas. Cuando abre la boca la derecha neta y sin complejos sube el pan en la izquierda, se ponen a temblar.

La foto de Colón fue eso, en definitiva. PSOE y Podemos como trinchera ante la derechona que viene. Tápense la nariz, si es preciso, pero es la hora de no dudar. Hay mucho en juego.

El llamamiento suele funcionar… salvo en determinados casos: allí donde la erosión del Partido Socialista o de Podemos es de traca, insoportable, indigerible. Les pongo dos ejemplos: Andalucía y Madrid. En estas dos comunidades autónomas, el PSOE y Podemos capitularon… a pesar de los pesares. Tal era el descrédito entonces del gobierno de Susana Díaz y de Manuela Carmena que no pudieron revertir la situación.

Y esta es una pista para lo que viene. El cambio de Gobierno en España no vendrá tanto, entiendo yo, por un auge del PP, de Ciudadanos o de Vox, como será fruto del hartazgo de los votantes socialistas y podemitas con los suyos. Cuando esa masa crítica en la izquierda esté tan harta de sus dirigentes que decida quedarse en casa, se abrirá una rendija que hará posible un relevo en La Moncloa.

Mientras eso no suceda, Vox seguirá siendo el mejor “movilizador” para la izquierda en general y para el perezoso votante del PSOE en particular.

El vídeo del día

Endesa lanza un 'megaplan' inversor de 25.000 millones a 2030.

Más en twitter: @javierfumero

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?