La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

Usar al Rey

Pablo Iglesias promete el cargo ante Felipe VI y en presencia de Pedro Sánchez.
photo_camera Pablo Iglesias promete el cargo ante Felipe VI y en presencia de Pedro Sánchez.

Pablo Iglesias asegura que la unanimidad de las encuestas publicadas estas semanas, que dan una mayoría aplastante a la derecha, es un fake. No refleja la realidad, insiste. De hecho, explica, esos trabajos estarían escondiendo algo que él ha detectado gracias a un “algoritmo” (sic) que utiliza Unidas Podemos: una movilización oculta del bloque de izquierdas que le llevará a la victoria final.

Puede ser. No hay que descartar nada. Estas cosas puedan pasar. Las posibilidades de que esto ocurra, según explican los politólogos y expertos demoscópicos, no son remotas. De hecho, hay un periodista de El País llamado Kiko Llaneras que ha concretado en un estudio esta probabilidad, atendiendo a los datos extraídos de todas las encuestas realizadas y la experiencia, es decir, lo sucedido también en anteriores elecciones.

Su conclusión es la siguiente: “la suma de PP y Vox tiene mayoría el 73% de las veces (tres de cuatro), pero hay espacio para empates, para la entrada de Ciudadanos y para una victoria por sorpresa de la izquierda, que ocurre con una probabilidad del 14%, es decir, una de cada siete veces”.

Sin embargo, hay elementos de la recta final de campaña de Pablo Iglesias que parecen confirmar lo contrario a lo que apunta su “algoritmo”. Uno percibe movimientos a la desesperada que, insisto, sugieren más bien que el partido de extrema izquierda constata, con el pasar de los días, que no esta sirviendo de nada ese giro hacia la crispación de su campaña electoral y el cordón sanitario contra Vox.

Para empezar, ha sacado a pasear, ni más ni menos, que a su propio padre. En un mini-mitin celebrado el pasado lunes en el distrito de Tetuán, el candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid se preguntó si su padre estaría hoy amenazado de muerte si la ex portavoz parlamentaria del PP Cayetana Álvarez de Toledo y el eurodiputado de Vox Herman Tertsch no le hubieran llamado terrorista.

No contento con eso, al día siguiente, le tocó al Rey. Acusó a la Casa Real de no haberse pronunciado ante las “amenazas fascistas” recibidas por él mismo, junto con otros ministros como Fernando Grande Marlaska, Reyes Maroto, o la directora de la Guardia Civil, María Gámez.

-- “¿Cómo es posible que con amenazas de muerte reales y verificadas por el Ministerio del Interior no se haya producido todavía una sola palabra de la Casa Real condenando la violencia fascista?”.

Quizás la respuesta a esta pregunta la pueda encontrar el ex vicepresidente del Gobierno en ese vídeo que circula en las últimas horas por redes sociales donde aparece él mismo asegurando que “el rollo victimista” no iba con él. En esa entrevista concedida en abril de 2019 al youtuber ‘Fortfast’ afirmaba con rotundidad que no le gustaba hablar de las amenazas por dos razones:

-- “No me gusta hablar de eso, por dos razones. Primero, si hablas de las amenazas que recibes, estás engrandeciendo al que amenaza. Y el que amenaza normalmente es un mierda al que no hay que darle publicidad".

"Y el rollo victimista de ‘ay, me han amenazado’, pues mira, ha habido gente que se ha jugado la vida y que lo ha pasado muy mal. Y yo voy con escolta, que es algo que no deseo a nadie, pero yo no tengo derecho a quejarme ni a lloriquear de cuantas amenazas de muerte recibo”.

Lo vuelvo a decir aquí: por este caminito, ancho y carretero, ha perdido don Pablo toda su credibilidad. Es lo que tiene no mostrar ni el menor aprecio por la verdad y la coherencia. Usar a tu padre en política (como denuncias que han hecho otros) o intentar politizar al Rey mediante declaraciones que antes calificaste de lloriqueos no tiene un pase. Pero no le arriendo la ganancia: va camino él solito de la irrelevancia política más absoluta.

Más en twitter: @javierfumero

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable